A finales de la década de los 80 esta enfermedad, por ejemplo, solía causar la muerte de más de 700.000 recién nacidos al año en América

Por: Irene Rodríguez 25 septiembre, 2017
El estudio demostró que la respuesta inmunitaria de una mujer puede tener efectos nocivos en el cerebro del feto en desarrollo.
El estudio demostró que la respuesta inmunitaria de una mujer puede tener efectos nocivos en el cerebro del feto en desarrollo.

El continente americano logró eliminar el tétanos materno e infantil, según dio a conocer la mañana de este lunes la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Este logro fue posible gracias a que Haití, último país donde era común la infección, ya eliminó esta enfermedad.

El tétanos es una enfermedad que causa espasmos dolorosos de los músculos de todo el cuerpo; también puede "bloquear" la mandíbula, e imposibilitar abrir la boca o tragar.

En el caso del tétanos neonatal, por lo general se da cuando el muñón umbilical del recién nacido, aún sin cicatrizar, se infecta con la bacteria Clostridium tetani, responsable de la infección.

Este tipo de contagio ocurre principalmente cuando el instrumento usado para cortar el cordón umbilical no es estéril, la superficie donde nace el bebé está contaminada, las manos de quien ayuda en el parto están sucias o se aplican sustancias tradicionales nocivas al muñón umbilical.

En estos casos, el mal a menudo es mortal, pues la parálisis impide al bebé respirar y amamantarse.

Se previene inoculando a las embarazadas mediante la vacuna contra el tétanos y la difteria o la vacuna antitetánica, y garantizando prácticas higiénicas durante el parto y después del alumbramiento.

"La eliminación del tétanos materno y neonatal constituye otra prueba de que las vacunas funcionan y salvan la vida de innumerables madres y bebés", dijo a la prensa Clarissa Etienne, directora de la OPS.

Bacteria sigue presente

Antes de que la vacunación generalizada contra el tétanos materno y neonatal empezara en la década de 1970, estaba enfermedad era de las más mortales.

La vacunación se fue dando poco a poco. En 1988, por ejemplo unos 787.000 recién nacidos murieron por el tétanos en su primer mes de vida, pero en el 2015, la cifra bajó a 34.000.

A diferencia de otras enfermedades prevenibles mediante vacunación, el tétanos materno y neonatal se considera eliminado cuando la tasa anual es de menos de 1 caso por 1.000 nacidos vivos a nivel distrital y no cuando pasan varios años sin casos.

Esto se debe a que el tétanos no puede erradicarse plenamente, porque la bacteria que causa la enfermedad se encuentra en todo el ambiente: en el suelo o en las heces de muchos animales.

"Dado que el tétanos nunca puede erradicarse, aún puede ocurrir algún caso aislado de tétanos neonatal en la región", manifestó Cuauhtémoc Ruiz, jefe de la Unidad de Inmunización Integral de la Familia de la OPS.

"Si eso sucediera, los países deben llevar a cabo una minuciosa evaluación para determinar cómo se lo podría haber evitado y prevenir nuevos casos", agregó.

El tétanos materno y neonatal es la sexta enfermedad prevenible mediante vacunación que se elimina en la región, tras la erradicación de la viruela en 1971, la poliomielitis en 1994, la rubéola y el síndrome de la rubéola congénita en el 2015 y el sarampión en el 2016.

En el mundo, 16 países todavía tienen pendiente la eliminación de esta enfermedad.