Salud

CCSS reduce camas para pacientes con covid-19 por baja en hospitalizaciones

En las últimas tres semanas ha disminuido la cantidad de enfermos leves y moderados, pero no así los de cuidados intensivos

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) anunció la mañana de este viernes que debido a la baja en la cantidad de personas hospitalizadas por covid-19 se procederá, de manera paulatina y gradual, a reducir el número de camas destinadas a la atención de esta enfermedad.

“Debemos de tomar esto con mucha cautela. En las últimas tres semanas se han disminuido, especialmente, las camas de pacientes leves, pero no así las de cuidados intensivos”, aseveró Mario Ruiz Cubillo, gerente médico de la institución, en conferencia de prensa.

“Vamos a aprovechar para atender otras patologías, en el entendido de que los casos pueden volver a aumentar y así otra vez volveremos aumentar las camas covid. Aún no se sabe por qué se da la disminución de los casos y pueden volver a subir”, añadió.

Este viernes se reportaron 289 personas hospitalizadas con covid-19 en el país: 134 en salón y 155 en una Unidad de Cuidado Intensivo (UCI). De ellos, 296 estaban en centros médicos de la CCSS y ocho en hospitales privados.

La cifra de los 289 internados es la más baja desde julio, cuando se registraban menos de 300. A partir de aquel mes comenzó el incremento hasta llegar a más de 600.

Ruiz manifestó que la desescalada de camas será heterogénea e individualizada, según la cantidad de casos y comportamiento de cada región, por lo que no será igual en todo el país.

“Esta disminución de camas es transitoria, y en el caso de que el país presente un aumento de casos podemos hacer la reconversión otra vez”, aclaró.

La medida también es posible por el avance en la vacunación de personal hospitalario.

Medida paulatina

De acuerdo con Yerly Alvarado Padilla, asesora de la Gerencia Médica, la reducción comenzó en lugares en donde la cantidad de camas lo permite como el Hospital San Juan de Dios, el Hospital de Alajuela, el Enrique Baltodano de Liberia, Tony Facio de Limón y el Hospital San Carlos.

“Este es un proceso que se inició hace tres semanas de forma paulatina y según la ocupación lo fue permitiendo, en aras de recuperar capacidad hospitalaria para atención no covid”, manifestó la funcionaria.

“La condición de los pacientes también permitía darle una atención integral en el Hospital Calderón Guardia o en el Ceaco (Centro Especializado de Atención a Covid-19)”, agregó.

Sin embargo, el abordaje de las emergencias se mantiene igual. Si una persona se encuentra en condiciones de hospitalización y tiene covid-19 será atendida en su hospital más cercano y de ahí referida.

El estudio del comportamiento regional del virus es vital. Por ejemplo, se determinó que el grueso depersonas que requieren atención severa y crítica ―cuidados intensivos― son de la región Brunca y Huetar Atlántica.

Un plan con cuatro fases

La asesora de la Gerencia Médica señaló que este plan de reducción de camas covid-19 consta de cuatro fases, las cuales se aplicarán según la situación que enfrente cada región del país.

Fase 1: enfoque en camas leves. Considera la concentración de la atención de pacientes leves en el Hospital Nacional Psiquiátrico. Esto implica que se suprime el 100% de camas leves asignadas a covid-19 en todos los hospitales y se habilitan espacios de atención integral para el abordaje agudo que requieran rehabilitación.

Se suprime al menos el 25% de camas para pacientes moderados en hospitales regionales y periféricos.

Fase 2: enfoque en camas moderadas. Se plantea la reducción de al menos 50% de camas moderadas en hospitales regionales y periféricos y el 50% de camas severas en hospitales regionales y en los nacionales México y San Juan de Dios.

Fase 3: enfoque en centralizar atención. Concentración de abordaje de todo paciente covid-19 que requiera hospitalización en el Calderón Guardia y en el Ceaco.

Esto supone suprimir el 100% de camas moderadas en hospitales regionales, periféricos, Hospital México y San Juan de Dios.

El Hospital Nacional Psiquiátrico mantiene la concentración de la atención de pacientes leves.

Fase 4. Mayor centralización. Abordaje de todo paciente covid-19 positivo se da en el Calderón Guardia.

Cenare y Hospital Nacional Psiquiátrico volverían a sus actividades ordinarias, con atención especializada, como antes de la pandemia.

Estas fases también comprendieron una estrategia con el servicio de ambulancias y traslados, para que, si una persona requiere ser hospitalizada pero en su hospital no hay internamiento por covid-19, sea trasladado a un hospital donde sí hay unidad covid.

Sin embargo, si un paciente tiene la enfermedad y requiere hospitalización por otra causa, sí permanecerá en el hospital que le corresponde, según su zona de residencia.

Alvarado ratificó que estas fases están previstas para revertirse en cualquier momento si las condiciones cambian.

Dar atención a otros servicios

Estas medidas buscan incorporar servicios que se han dando en forma virtual durante la pandemia, así como reanudar cirugías que se habían paralizado.

“La pandemia nos hizo innovar, cambió la forma en la que damos nuestros servicios. Estamos utilizando las camas que eran para covid en otras patologías que requiere la institución”, dijo Ruiz.

“Vamos a aprovechar esta oportunidad que nos da la pandemia para atender la mayor cantidad de personas posibles”, agregó.

Ruiz aseguró que las consultas virtuales no se detendrán del todo.

“Vamos a mantener consultas virtuales porque no podemos atender a todos al mismo tiempo, porque entonces los aforos se romperían, habría tumultos y eso es precisamente algo que debemos evitar en una pandemia”, aseguró el jerarca.

Con esto se pretende retomar cirugías, descongestionar las listas de espera, preservar la seguridad de los pacientes y reforzar los servicios de Emergencia de cara a la estación lluviosa, cuando pueden presentarse más urgencias de algunos tipos.

Comportamiento del virus

De acuerdo con Ruiz, en este momento se registra una reducción del 50% de casos de covid-19, en relación con los vistos en la primera semana de diciembre.

Hay una ocupación del 61% de UCI y del 23% en salón. Esto representa una disponibilidad de camas de 93 camas UCI y 310 salón.

“Posiblemente estén influyendo aspectos del virus que aún no conocemos como estacionalidad, no sabemos si la época seca ayuda a que el virus circule menos. También puede haber otros factores. Por ejemplo tal vez ahora las personas se cuidan más, o hay mayor vigilancia de las diversas sectores para hacer cumplir las medidas, puede ser una mezcla de todas”, señaló el gerente médico.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.