Irene Rodríguez. 12 diciembre, 2016
Las relaciones impropias son aquellas en que la menor de edad sostiene encuentros sexuales con una personas que es al menos cinco años mayor que ella. Esta situación, según estudios del Ministerio de Salud, las pone en desventaja (FOTO CON FINES ILUSTRATIVOS). | JOSÉ CORDERO
Las relaciones impropias son aquellas en que la menor de edad sostiene encuentros sexuales con una personas que es al menos cinco años mayor que ella. Esta situación, según estudios del Ministerio de Salud, las pone en desventaja (FOTO CON FINES ILUSTRATIVOS). | JOSÉ CORDERO

El 60% de las costarricenses que tuvieron su primera relación sexual con penetración antes de los 15 años, lo hicieron dentro de una relación impropia, es decir, con un mayor de edad que podría aprovecharse de su condición de vulnerabilidad.

Así lo señala la Segunda Encuesta Nacional de Salud Sexual y Reproductiva presentada la mañana de este lunes.

¿Cómo es la vida sexual y reproductiva del tico?
¿Cómo es la vida sexual y reproductiva del tico?

De acuerdo con dicha información, el 37,6% de las quinceañeras o menores de esta edad tuvo una pareja de cinco a nueve años mayor que ella y el 22% se emparejó con alguien 10 o más años mayor.

En el caso de los hombres, el 22,3% de los jóvenes que se iniciaron sexualmente antes de los 15 años, tuvo una pareja de cinco a nueve años mayor y el 9,7% 10 años mayor.

Para los investigadores, este es uno de los mayores retos que plantea el estudio en materia de la salud sexual y reproductiva del país.

"Esto lo que nos dice es que las muchachas no son las novias de los compañeritos de colegio, sino de personas mayores que pueden ponerlas en una situación de abuso", explicó Arodys Robles, director del Centro Centroamericano de Población, durante la presentación de la encuesta.

Virginia Murillo, viceministra de Salud agregó: "Esto es algo alarmante, debemos proteger a nuestros adolescentes de este tipo de relaciones abusivas".

¿Por qué este tipo de relaciones puede representar un riesgo para un adolescente? Evelyn Durán, asesora del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés) en temas de salud sexual y reproductiva explicó que la diferencia de edades hace que el mayor ejerza una autoridad abusiva y manipuladora con la persona menor.

"Cuando conversamos con muchachas que han estado en este tipo de relaciones ellas nos dicen que no querían tener relaciones sexuales con esos hombres, pero que ellos las amenazaban con dejarlas, les decían que se iban a buscar a otra mujer y tendrían relaciones con ella; les decían 'usted es muy pollita y así no se puede' e incluso amenazaban con contarles a los papás de las jóvenes acerca de la relación. Ante la presión, ellas ceden", aseveró Durán.

"Además, en estos casos, muchas jóvenes no pueden negociar que él use condón porque él se niega, también tienen menos acceso a pastillas anticonceptivas. En muchos casos, las muchachas ni siquiera saben el pasado sexual de la pareja, o si mientras mantienen relaciones con ellas lo hacen con otras personas, todo esto aumenta el riesgo de una infección de transmisión sexual", agregó.

Despertar temprano

La encuesta también detectó que los jóvenes comienzan su vida sexual a edades más tempranas. En el 2010, los hombres tenían su primera relación sexual a los 17 años y las mujeres a los 18; para el 2015 ambos sexos habían bajado en un año su primera experiencia coital: ellos a los 16 años y ellas a los 17.

Para cuando cumplen 18 años, el 53,2% de las mujeres y el 69,4% de los hombres ya han mantenido relaciones sexuales.

"Puede parecer que un solo año es muy poco tiempo, pero en realidad no es así. Estadísticamente nos dice mucho, en cuestión de solo cinco años se bajó un año completo en promedio, dentro de este número hay gente teniendo relaciones sexuales a edades aún más tempranas", manifestó Durán.

"Si este despertar sexual no viene acompañado de una buena información y educación sexual, los jóvenes van a tener menos poder para tomar decisiones acerca de cómo vivir su sexualidad y negociar el uso de métodos anticonceptivos", añadió.

Apoyo a educación sexual en escuelas

Los encuestados señalaron que la educación sexual debería comenzar desde la escuela primaria. El 86,3% de los hombres y el 83,5% de las mujeres indicaron que la estos temas deben verse desde edades escolares. No se encontraron mayores diferencias entre edad, zona geográfica y religión de los participantes.

Cuando se les consultó la edad en la que debería iniciarse la educación sexual, tanto hombres como mujeres indicaron que debería comenzarse a una edad promedio de 10 años.

La educación sexual que ya se ve en algunos colegios comienza a hacer la diferencia en las fuentes de información sobre sexualidad. Aunque los padres –y en especial las madres– siguen siendo quienes tienen la labor principal, cada vez más educadores toman las riendas de la formación de los jóvenes.

Por ejemplo, cuando se les preguntó a las mujeres entre 15 y 19 años cuáles eran los medios por los que obtenían información sobre sexualidad (podían mencionar más de una fuente), el 53,9% dijo que su madre era la principal fuente, seguido de un 24,9% de profesores de colegio, un 20,4% de los papás, un 14% de maestros de escuela y 11,2% de amigos.

En el caso de los hombres entre 15 y 19 años, la mamá también lidera como fuente informativa con un 43,7%, seguido del papá con un 34,9%, los profesores de colegio con un 23%, los amigos (15,7%), y los maestros de escuela (10,7%).

"La encuesta no exploró la calidad de la información que obtienen los jóvenes, por lo que es algo a lo que como sociedad debemos prestar atención", advirtió Durán.

La encuesta. Esta investigación fue organizada por el Ministerio de Salud, el Fondo de Población de Naciones Unidas, el Centro Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica y la Asociación Demográfica Costarricense.

Se tomaron en cuenta 3.216 entrevistas personales. El cuestionario utilizado incluyó 200 preguntas sobre educación y sexualidad, historia de embarazo, salud sexual y uso de servicios de salud, consumo de tabaco, planificación familiar, preferencias de fecundidad, opiniones sobre derechos reproductivos primera relación y prácticas sexuales, infecciones de transmisión sexual, conocimientos, actitudes y prácticas hacia el VIH, actitudes hacia la diversidad sexual, violencia sexual y roles sexuales.