Michelle Soto. 2 julio, 2016
Esta imagen de satélite muestra nubes que fueron atravesadas por aviones, donde aún se ven las estelas. | CORTESÍA DE NASA
Esta imagen de satélite muestra nubes que fueron atravesadas por aviones, donde aún se ven las estelas. | CORTESÍA DE NASA

Las nubes altas que son atravesadas por aviones son ópticamente más delgadas que aquellas que están más lejos de la estela que estos dejan a su paso.

La profundidad óptica permite a los científicos saber cuán transparente es un medio. Por eso, dichas nubes altas –ubicadas en la troposfera– tienden a ser más brillantes y, por tanto, reflejan más la luz solar de vuelta al espacio.

Esto es importante porque, mientras que las nubes más densas podrían tener un efecto de enfriamiento en la temperatura superficial de la Tierra, las nubes ópticamente más delgadas o brillantes harían lo contrario.

Estas provocarían un efecto de calentamiento similar al que tienen los gases efecto invernadero, los cuales ocasionan el calentamiento global y, por ende, el cambio climático.

Investigadores de la Universidad de Estocolmo, en Suecia, llegaron a esta conclusión al cruzar datos de las estelas de los aviones en nubes altas –conocidas como cirros– con mediciones tomadas con el instrumento CALIOP (Cloud-Aerosol Lidar with Orthogonal Polarization) que pertenece al satélite CALIPSO.

“El aprender sobre el efecto de las estelas al atravesar nubes cirros, mejora nuestro entendimiento del impacto de la aviación en el clima, el cual podría ser de suma importancia conforme el tamaño del sector aeronáutico continúe creciendo”, destacó Matthias Tesche, principal autor del estudio, en un comunicado.

Los científicos suecos publicaron los resultados de su investigación en la revista científica Nature Communications .