Por: Irene Rodríguez.   30 agosto, 2017
Javier Pizarro Cerda es microbiólogo molecular y trabaja en el Instituto Pasteur de Francia desde 1999.
Javier Pizarro Cerda es microbiólogo molecular y trabaja en el Instituto Pasteur de Francia desde 1999.

El microbiólogo celular costarricense Javier Pizarro Cerda fue galardonado con el premio Georges, Jacques y Elias Cannetti, uno de los máximos reconocimientos que otorga el Instituto Pasteur en Francia a los trabajos en el campo de las enfermedades infecciosas.

"¡Lo primero que pensé fue en la alegría que iba a compartir con mis padres y hermanos cuando les contara del premio! (pues estaba en Costa Rica cuando le dieron la noticia). También pensé en el orgullo de ser un costarricense y dejar en alto el nombre de mi país en el extranjero", contó Pizarro a La Nación.

Pizarro trabaja desde 1999 en dicho centro francés y funge como director de investigación en el Departamento de Biología Celular e Infección.

Desde su laboratorio ha trabajado en el estudio minucioso de la bacteria Listeria monocytogenes, responsable de la listeriosis. Esta enfermedad puede causar abortos en embarazadas en cualquier etapa de gestación, meningitis en recién nacidos o septicemia (infección general de la sangre) en personas de la tercera edad o con sistemas inmunitarios debilitados .

"Gracias a la utilización de diversas tecnologías de punta , el investigador y su equipo han identificado nuevas cascadas de señalización celular que participan activamente en las etapas precoces de la infección por Listeria monocytogenes", cita un comunicado de prensa del Instituto Pasteur.

Uno de sus principales logros consistió en liderar una investigación científica que dio con una nueva molécula antibiótica.

Tras años de investigar la Listeria monocytogenes, el equipo de Pizarro halló que una pequeña toxina secretada por este microorganismo, denominada Listeriolisina S puede matar a otra bacteria, "prima" de la Listeria.

Esta última es la Staphylococcus aureus, que causa infecciones en la piel, neumonía e intoxicación en la sangre.

Aún se debe estudiar muchísimo esta molécula, pero ya da una esperanza.

Otra de sus investigaciones también le llevó a dar con un tipo de Listeria que antes era desconocida para la ciencia y que, además, se halló en suelo costarricense.

"Creamos una alianza con el Instituto Tecnológico de Costa Rica en Cartago y les pedimos que buscaran nuevas formas de Listeria. No esperábamos encontrar nada, era más que todo un ejercicio que se hacía en varios países, hacía como 90 años no se descubría una Listeria, y sí, se halló una en Costa Rica", manifestó Pizarro en febrero pasado.

El galardón que aplaude estos logros será entregado el próximo 5 de setiembre.

El reconocimiento se otorga desde el 2006 y recibe su nombre gracias a los tres hermanos Cannetti Georges (investigador científico), Jacques (productor musical) y Elias (Premio Nobel de Literatura).

Georges Canetti consagró toda su vida al estudio de la tuberculosis y fue uno de los pioneros en los tratamientos que consisten en combinar más de un antibiótico. Además, descubrió una bacteria rara que lleva hoy su nombre: Mycobacterium canetti (también relacionada con la bacteria de la tuberculosis).

Más logros

Pizarro se graduó de Biología en la Universidad de Costa Rica 1988 y culminó su maestría en 1994 en la misma casa de estudios. Comenzó su relación con Francia meses después de culminar su maestría, cuando obtuvo una beca de la Embajada de Francia en Costa Rica para integrar el laboratorio del Dr. Jean-Pierre Gorvel (Centro de Inmunología de Marsella-Luminy). En 1998 obtuvo un doctorado en Inmunología.

En ese mismo año descubrió el nicho intra-celular del patógeno Brucella, que causa zoonosis (transmisión de enfermedades propias de animales a seres humanos). Este logro le valió el Premio Nacional de Ciencia 1998.

En menos de un mes, Pizarro se enfrentará un nuevo reto profesional a partir del mes entrante. Este setiembre será nombrado Director de la Unidad de Yersinia del Instituto Pasteur.

Este centro investiga las yersinias, un tipo de bacteria dentro de las cuales la más popular es la Yersinia pestis, causante de la peste, una enfermedad altamente mortal y que todavía continúa siendo un reto para la salud pública.

"Es un laboratorio que está íntimamente ligado a la historia del Instituto, puesto que Alexandre Yersin, discípulo de Pasteur, descubrió en 1894 la Yersinia pestis. Este laboratorio no solo realiza investigación fundamental, también coordina el Centro Nacional de Referencia de Yersinias en Francia y el Centro Internacional en Yersinias asociado a la Organización Mundial de la Salud (OMS)", explicó Pizarro.

"Dirigir este laboratorio es un inmenso honor e igualmente un reto importantísimo que espero poder llevar a cabo de la mejor forma posible", concluyó.