Irene Rodríguez. 24 septiembre
Adolfo Chaves Jiménez es el coordinador de laboratorio de Sistemas Espaciales del Instituto Tecnológico de Costa Rica en Cartago (SETEC Lab). Fotos Melissa Fernández
Adolfo Chaves Jiménez es el coordinador de laboratorio de Sistemas Espaciales del Instituto Tecnológico de Costa Rica en Cartago (SETEC Lab). Fotos Melissa Fernández

El costarricense Adolfo Chaves Jiménez se prepara para un sueño que tuvo desde su niñez: viajar al espacio. Él fue seleccionado para ser uno de los cuatro astronautas que viajarán en la primera misión latinoamericana junto con un ecuatoriano, un mexicano y una estadounidense de ascendencia latina.

Esto convertiría a este ingeniero de 40 años en el segundo costarricense en el espacio, después del físico Franklin Chang.

La fecha de la misión aún no es pública, pero la preparación ya comenzó.

“Esto lo visualizo solo como uno de los muchísimos pasos que han dado muchas personas en Costa Rica por promover el área espacial como una herramienta de desarrollo e inspiración”, señaló Chaves.

Esta misión no lo llevará a la Estación Espacial Internacional (EEI), más bien es un viaje suborbital, en donde se explorarán “los inicios del espacio”.

“Se trata de un vuelo de aproximadamente 15 minutos, donde cruzaríamos la Línea de Kalman, a una altitud de 100 km sobre la superficie terrestre, que es considerada la línea donde inicia el espacio", explicó Chaves.

La misión será liderada por el comandante Ronnie Nader, de Ecuador, y también viajarán el mexicano Alberto Ramírez y la estadounidense de ascendencia mexicana Margot Solberg.

(Video) Adolfo Chaves Jiménez: Segundo tico en el espacio

¿En qué consiste la misión?

Este es el primer trabajo del programa LatCosmos, que busca demostrar el potencial espacial de los latinoamericanos o personas con ascendencia latinoamericana.

El programa es una iniciativa del Grupo Regional de América Latina y el Caribe (Grulac) de la Federación Internacional de Astronáutica (IAF, en inglés), organización que aceptó al Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec) entre sus filas en 2017, como la primera universidad de Centroamérica en lograrlo.

Los cuatro astronautas viajarán en un cohete Blue Sheppard, de la empresa Blue Origin, que tiene una línea de naves que se especializa en ese tipo de recorridos.

Nader indicó que una misión suborbital, como esta, puede ser incluso más demandante para los tripulantes que un viaje a órbita terrestre.

“En una misión orbital se pueden llegar a experimentar fuerzas de 3 a 4,5 veces la gravedad que sentimos todos en la Tierra (de 3 a 4,5 G). En el caso de un viaje suborbital, al ser más corto, hay un punto en que se pueden experimentar fuerzas de 8 hasta 11 G”, manifestó Nader en un comunicado de prensa difundido por el Tec.

Cada uno de los cuatro especialistas que viajarán en esta misión realizará un experimento científico durante los 10 minutos de microgravedad en los que estarán en el espacio.

Para soportar el viaje y mantener las facultades, de manera que se puedan realizar los experimentos, los tripulantes deberán hacer un entrenamiento de ocho meses en varios países.

No hay mayores detalles de cómo será la misión. La Agencia Espacial Civil Ecuatoriana (EXA) –que coordina esta misión por parte de LatCosmos–, firmó un acuerdo de confidencialidad con Blue Origin y por ello se resguarda información como la fecha del viaje.

Sin embargo, Nader adelantó que el punto de despegue seguramente será en Texas o Florida, en Estados Unidos.

Selección

Para Chaves, el proceso de selección no fue corto.

Nader explicó que hay una lista de los requerimientos necesarios y por ello la selección es rigurosa.

“Entre ellos (los requisitos), un altísimo nivel académico, pero también ser profesores, porque en realidad para ellos, la misión empieza cuando ponen el pie en la tierra de nuevo, porque van a inspirar a los jóvenes a través del ejemplo. Van a demostrar la unidad latinoamericana, que somos capaces de dejar de lado las diferencias para atreverse a hacer cosas grandes”, enfatizó Nader.

En el caso de Chaves, también pesó su experiencia con temas espaciales y su investigación en ellos.

Esta no es el primer proyecto espacial en el que participa este ingeniero en electrónica y doctor en sistemas espaciales, oriundo de San Ramón de Alajuela.

Él trabajó en la creación de la primera Agencia Espacial Costarricense y uno de los coordinadores del proyecto Irazú, que puso en órbita al primer satélite centroamericano. También es el coordinador del Laboratorio de Sistemas Espaciales del Tec (SETEC-Lab).