Ivannia Varela. 17 agosto
Las pulgas tienen un ciclo de vida que es relativamente rápido, cuando tienen las condiciones de temperatura y humedad adecuadas, y la presencia de un hospedero (animal) a quién picar. Shutterstock
Las pulgas tienen un ciclo de vida que es relativamente rápido, cuando tienen las condiciones de temperatura y humedad adecuadas, y la presencia de un hospedero (animal) a quién picar. Shutterstock

Debido a la estrecha relación que pueden tener las personas con sus mascotas, las pulgas y garrapatas que se encuentran en estos animales sirven, muchas veces, como vectores de algunas bacterias patógenas que pueden enfermar al ser humano.

De este tema, precisamente, trata Pregúntele al Científico de esta semana, a cargo de la microbióloga e investigadora Adriana Troyo, quien se dio a la tarea de contestar las interrogantes formuladas por lectores de nacion.com mediante correos electrónicos y post en redes sociales.

Esta sección es un proyecto conjunto entre La Nación y la Academia Nacional de Ciencias que se publica desde hace cuatro años en agosto, mes de la Ciencia.

A continuación las inquietudes planteadas en esta oportunidad.

--¿Cuál es la mejor manera de proteger a los habitantes de una vivienda en la que tienen varias mascotas (gatos y perros)?

La mejor manera de proteger a los habitantes de una vivienda de las enfermedades que pueden transmitir las garrapatas y pulgas de perros y gatos es mantener a las mascotas libres de estos parásitos.

“El control de las pulgas y las garrapatas requiere un abordaje integral, en el cual se debe tratar directamente a la mascota para eliminar las pulgas y garrapatas presentes, además de hacer un tratamiento del medio ambiente en el que se encuentran estos animales, ya que muchas de las formas de estos ectoparásitos pasan parte de su vida en el medio ambiente (en el suelo) y no en el animal.

“Existen muchos productos para tratar al animal directamente, la mayoría de ellos contienen insecticidas y/o acaricidas, pues las pulgas son insectos, mientras que las garrapatas son ácaros (arácnidos), y, aunque hay productos que sí sirven para ambos simultáneamente, existen algunos que no funcionan para los dos.

“Dichosamente, ahora se consiguen formulaciones para tratar a las mascotas contra pulgas y garrapatas que además tienen larga duración (varios meses), lo que también previene nuevas infestaciones durante ese periodo de tiempo.

“En el ambiente podemos encontrar los huevos y las larvas de las pulgas (en el animal están solo los adultos), así como los diferentes estadios de las garrapatas en momentos en los que no se están alimentando. Todos estos están en los sitios que más frecuenta el animal y donde generalmente se da la acumulación de polvo y pelos, como por ejemplo las orillas de la cama o casa de la mascota, en las esquinas o grietas del suelo, en alfombras, entre cojines de sillones, etcétera.

“Por esta razón el tratamiento del entorno es también importante, donde se debe mantener limpio, usando aspirador, barriendo, lavando camas y cojines, entre otros.

“Si hay una infestación severa, se pueden aplicar insecticidas/acaricidas en esos sitios. Para la aplicación de se recomienda que lo aplique una persona o compañía experta en control de plagas”.

--¿Cuáles bacterias nos transmiten las pulgas y garrapatas y qué síntomas dan? ¿Cuál es el tratamiento?

El tema es algo amplio, pero podemos detallar al menos las enfermedades que pueden transmitir a humanos las pulgas y garrapatas de perros y gatos en nuestro país.

“Las pulgas más comunes que encontramos en estas mascotas son de la especie Ctenocephalides felis, que pueden transmitir bacterias que causan la “enfermedad de arañazo de gato” (Bartonella henselae y similares) o la “fiebre manchada transmitida por pulgas” (Rickettsia felis).

“Por otro lado, las garrapatas más comunes en los perros son Rhipicephalus sanguineus s. l., que en el país no se ha asociado con la transmisión de bacterias a humanos. Sin embargo, en otras naciones se ha visto que estas garrapatas de perros pueden servir como vectores importantes de “fiebres manchadas” (Rickettsia rickettsii y otras) y además podrían ser capaces de transmitir “erliquiosis” y “anaplasmosis” (Ehrlichia cheffeensis y Anaplasma phagocytophilum) a las personas.

“Con mucho menor frecuencia se pueden encontrar garrapatas Amblyomma (por ejemplo, A. mixtum y A. ovale) en los perros o gatos, que también se ha vinculado con la transmisión de fiebres manchadas y erliquiosis.

“La ‘enfermedad de arañazo de gato’ se transmite por la salida de las bacterias en las heces de las pulgas infectadas, que contaminan las uñas de los gatos o la piel de las personas. Cuando se da una ruptura de la piel (rasguño o cortada), las bacterias pueden ingresar e infectar a la persona.

“En los seres humanos generalmente no se presenta ningún síntoma o se da una enfermedad leve con fiebre, malestar general e inflamación de ganglios, aunque se ha visto que el padecimiento puede ser grave en personas que tienen inmunosupresión (respuesta inmune disminuida o defensas bajas).

“Algo similar pasa con R. felis, pues ingresa por la piel de manera similar o durante la picada de la pulga, y al parecer la mayoría de las personas no presentan síntomas de enfermedad o se da una enfermedad leve con fiebre, aunque puede haber salpullido, dolor de cabeza, dolor muscular y de articulaciones y síntomas digestivos.

“Por otro lado, la fiebre manchada, erliquiosis y anaplasmosis se transmiten a través de la picada de la garrapata. La R. rickettsii causa un cuadro muy severo de enfermedad llamada fiebre manchada de las Montañas Rocosas, que tiene una alta mortalidad en los casos que no sean diagnosticados y tratados a tiempo.

“Esta enfermedad genera fiebre, salpullido, dolor muscular y articular, náuseas, diarrea, fallo en hígado y otros órganos, hemorragias y eventualmente choque y muerte.

“La erliquiosis y la anaplasmosis cursan con síntomas similares como fiebre, malestar general, dolor de cabeza y cuerpo y náuseas, pero algunos casos pueden complicarse presentando problemas respiratorios, renales (riñones), alteración sistema nervioso central, afectación vascular y hemorragias.

“En Costa Rica se presentan casos de erliquiosis y esporádicamente se dan casos de fiebre manchada de las Montañas Rocosas, pero aún no ha habido personas diagnosticadas con anaplasmosis, enfermedad de arañazo de gato, o fiebre manchada transmitida por pulgas, a pesar de que sí se sabe que las bacterias están presentes en el país.

“En cuanto a tratamiento, todas estas infecciones se tratan con antibióticos, y el antibiótico de elección para estas bacterias es la doxiciclina. También se puede usar cloranfenicol y algunos otros, en caso de que sea necesario o no esté disponible la doxiciclina.

--¿He escuchado hablar de la enfermedad de Lyne en personas?

Lyme es una enfermedad producida por la bacteria Borrelia burgdorferi, que es transmitida por garrapatas. Es un mal presente en varias partes del mundo, donde la mayoría de los casos se reportan en Estados Unidos de América y países de Europa.

“Al ser una bacteria que se transmite durante la picada de la garrapata, al inicio se puede presentar un enrojecimiento en el sitio donde el insecto picó y un halo rojo que se va haciendo cada vez más grande. Luego queda una mancha central y se genera la lesión en forma de “ojo de buey”, que es típica al inicio de la infección.

“La primera etapa de la enfermedad se presenta en los primeros días y semanas después de la infección y puede cursar con síntomas poco específicos (como fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, cansancio, malestar general, dolor de músculos y articulaciones).

“Posteriormente, los síntomas pueden desaparecer, pero la bacteria permanece y puede presentar una fase crónica de la enfermedad, meses o años después.

En la fase crónica se presentan diferentes afectaciones por ejemplo en corazón, sistema nervioso (parálisis parcial en cara u otras partes del cuerpo), dolores musculares, artritis, y síndromes neuropsiquiátricos.

“Los vectores (transmisores) más importantes son especies que no se han encontrado en Costa Rica, como Ixodes scapularis, Ixodes ricinus, e Ixodes pacificus, que parasitan principalmente venados (en sus estadios adultos) y roedores (en estadios de larvas y ninfas).

“Dichosamente, las garrapatas que encontramos comúnmente en nuestros perros en el país son Rhipicephalus sanguineus s.l., y con menos frecuencia el género Amblyomma, pero estas no transmiten la bacteria que causa la enfermedad de Lyme.

“Por lo tanto, este problema no se asocia con nuestras mascotas y no es una enfermedad que se presente en el país (existe solo un caso autóctono reportado)”.

En el mercado hay muchos productos para combatir las pulgas. Si nota que su gato está anémico, llévelo al veterinario. Shutterstock
En el mercado hay muchos productos para combatir las pulgas. Si nota que su gato está anémico, llévelo al veterinario. Shutterstock

--¿Qué le puedo poner a mi mascota que sea efectivo para eliminar garrapatas y pulgas?

En cuanto a productos que se pueden utilizar hay muchos disponibles en el mercado, se pueden comprar en veterinarias y tiendas de artículos para mascotas. Lo ideal es que se aplique un producto con larga duración durante varios meses (de tipo “pipetas”), para eliminar las garrapatas y pulgas y prevenir que se les peguen de nuevo a partir del ambiente u otros animales cercanos.

“Lo más efectivo son productos con insecticidas y acaricidas, cuyos nombres comerciales pueden variar, pero que incluyen ingredientes como metopreno, imidacloprid, fipronil, piriproxifen, permetrina, entre otros”.

--¿Existen remedios caseros para eliminar estos problemas?

Existen algunos remedios caseros y naturales a base de aceites esenciales. Sin embargo, su efectividad no está comprobada con estudios científicos, o se ha visto que es menor al efecto que tienen los productos con insecticidas.

“Se puede aplicar la eliminación manual de las pulgas, con peines finos especiales para este fin, y procurando limitar la reinfestación. Se debe eliminar y controlar las formas de pulgas (huevos, larvas y pupas) que están en el ambiente con limpieza y aspiración de los sitios que frecuenta el animal, y procurar mantener a las mascotas libres de pulgas, lo cual es más efectivo si se usan productos con insecticidas”.

--¿Los repelentes son efectivos contra pulgas y garrapatas en personas?

Los repelentes que contienen DEET (N, N-Dietil-meta-toluamida) sí son efectivos contra pulgas y garrapatas. Sin embargo, hay que considerar que la aplicación de los repelentes se debe repetir luego de algunas horas, y las zonas en las que no se aplique quedan desprotegidas.

“Otros repelentes naturales o a base de aceites esenciales pueden tener un efecto sobre pulgas y garrapatas, sin embargo este sueles ser menos efectivo y poco duradero”.

--¿Si sospecho que las garrapatas me transmitieron alguna enfermedad, qué tengo que hacer? ¿Hay pruebas de laboratorio?

Si hay sospechas de enfermedad por alguna bacteria transmitida por garrapatas, debe acudir al médico.

“El médico lo podría referir a algún especialista y/o le podría solicitar una muestra de sangre para ser analizada. En laboratorios privados no se realiza estas pruebas, pero sí las pueden enviar fuera del país o al INCIENSA para tener un diagnóstico de laboratorio”.

--¿Por qué se propagan tan rápido las pulgas?

Las pulgas tienen un ciclo de vida que es relativamente rápido, cuando tienen las condiciones de temperatura y humedad adecuadas, y la presencia de un hospedero (animal) a quién picar.

“Los adultos (hembras y machos pueden vivir sobre el hospedero (por ejemplo, perro o gato) entre dos y seis semanas, pero a veces pueden vivir varios meses.

“Durante este tiempo, cada hembra puede poner unos 3 a 25 huevos por día, y un total entre 300 y 1000 huevos durante su vida. Esto hace que las poblaciones crezcan rápido.

“Además, el ciclo de vida puede ser relativamente corto: los huevos caen al ambiente y pueden madurar en 2 a 5 días, y la larva que emerge vive y se desarrolla ahí entre una y tres semanas. Luego, se forma una pupa y después de unos 5 a 12 días sale el adulto a buscar un hospedero.

“En resumen, desde huevo a adulto podrían transcurrir apenas 2 a 3 semanas, y ya estarían las nuevas pulgas en el animal”.

--¿Cual es mayor portador de bacterias dañinas para humanos el perro o el gato?

No es posible establecer si un perro o gato porta más bacterias dañinas para el humano, pues esto dependerá de muchos factores, como el estado de salud del animal y de la persona, así como la presencia de garrapatas y pulgas y el control que se haga de estos.

--¿Qué médicos están evaluando los casos de Erlichiosis en humanos, qué laboratorio está haciendo las pruebas?

La erliquiosis no es una enfermedad fácil de diagnosticar clínicamente en humanos. Los médicos más familiarizados con este tema son los infectólogos.

“En cuanto a las pruebas de laboratorio, en el ámbito privado generalmente se envían fuera del país, pues no hay un laboratorio privado que las haga.

“En algunos de los hospitales nacionales (CCSS) existe la posibilidad de realizar estos análisis, pero también está disponible en INCIENSA. En el INCIENSA se realiza diagnóstico para casos agudos de erliquiosis, anaplasmosis y rickettsiosis, por lo que las muestras que provienen de clínicas y hospitales de la CCSS se realizan generalmente ahí, así como algunos de laboratorios privados que los solicitan.

“Además, tanto la Universidad de Costa Rica (Facultad de Microbiología) como en la Universidad Nacional (Escuela de Medicina Veterinaria) tienen la capacidad de detectar infecciones por estos agentes, y se han realizado análisis y estudios en garrapatas, pulgas y animales domésticos y silvestres.

--¿Podrían ocurrir infecciones urinarias por dormir con la mascota?

Las infecciones urinarias no son producidas por bacterias que provienen de nuestras mascotas o sus ectoparásitos (garrapatas, pulgas, piojos).

En realidad las garrapatas más comunes de las vacas (Rhipicephalus microplus) rara vez parasitan a las personas, y no hay bacterias que ellas nos transmitan que generen enfermedad en el país. (Foto: GIZ para EF, con fines ilustrativos).
En realidad las garrapatas más comunes de las vacas (Rhipicephalus microplus) rara vez parasitan a las personas, y no hay bacterias que ellas nos transmitan que generen enfermedad en el país. (Foto: GIZ para EF, con fines ilustrativos).
Otros tipos de problemas

--¿Los piojos también transmiten enfermedades en los humanos?

Afortunadamente, los piojos que podemos encontrar en perros y gatos son específicos para cada uno de estos animales, así que las personas no nos veremos afectadas por piojos de animales.

“De igual manera, los piojos de las personas no se pasan a los perros o a los gatos, por lo que no hay transmisión entre unos y otros. Además, los piojos de la cabeza de humanos (llamados Pediculus capitis), y los de la región púbica (Pthirus pubis), no se han asociado con transmisión de enfermedades entre humanos.

“Estos piojos están presentes en nuestro país. El piojo del cuerpo sí se ha asociado con transmisión de enfermedades entre las personas (tifus epidémico, fiebre de trincheras, fiebre recurrente), pero este piojo no se ha detectado en Costa Rica”.

--¿Las garrapatas de las vacas y caballos, pueden ser peligrosas para la gente?

En realidad las garrapatas más comunes de las vacas (Rhipicephalus microplus) rara vez parasitan a las personas, y no hay bacterias que ellas nos transmitan que generen enfermedad en el país.

“Por otro lado, una de las garrapatas más comunes en los caballos es Dermacentor nitens, que tampoco parasita al ser humano ni le transmite bacterias.

“Sin embargo, los caballos, y en menor frecuencia los bovinos (vacas), también son parasitados por garrapatas del género Amblyomma, muy comúnmente con Amblyomma mixtum (anteriormente llamada A. cajennense s. l.) y esta sí es un vector muy importante de Rickettsia rickettsii, bacteria que causa la fiebre manchada de las Montañas Rocosas.

“Esta enfermedad más bien proviene de los roedores y otros animales silvestres, no de los caballos, pero si en el entorno hay garrapatas y caballos, algunas garrapatas pueden infectarse con la bacteria temprano en su vida (como larvas o ninfas) y luego llegar al ser humano.

“Por lo tanto, sí hay algunas especies de garrapatas que se pueden encontrar en vacas y caballos que, aunque no siempre son las más comunes, tienen la capacidad de transmitir bacterias que causan enfermedades severas en las personas".

--¿Los ácaros también tienen bacterias riesgosas para nosotros?

Los ácaros son un grupo de arácnidos que incluyen muchos organismos, con gran diversidad en cuanto a su comportamiento. Dentro de los ácaros también se incluyen las garrapatas, aunque a veces se habla de ácaros cuando se quiere hablar de los que no son garrapatas o similares.

“Como ya se han hecho algunas respuestas sobre las garrapatas y las enfermedades que transmiten, acá mencionaré sólo los otros ácaros, y específicamente los que ‘pican’ a los vertebrados e ingieren sangre.

“Dentro de estos ácaros ectoparásitos se puede citar a los de las familias Dermanyssidae y Macronyssidae, cuyos hospederos sueles ser aves y roedores, dependiendo de las especies. Estos ácaros chupan sangre de sus hospederos, y en este proceso pueden ser vectores de algunas bacterias.

“En Costa Rica no hay casos diagnosticados de enfermedades producidas por bacterias que transmitan ácaros. Sin embargo, en otras partes del mundo sí se dan casos de enfermedades por ácaros de estas familias, entre ellas se puede mencionar a Rickettsia akari, que es transmitida por ácaros de roedores (como Liponyssoides sanguineus) y genera un cuadro llamado “rickettsialpox”.

“En algunas circunstancias específicas como muerte de sus hospedadores, abandono de nidos o manipulación de los animales o su entorno, estos ácaros pueden llegar a las personas y picarlas, transmitiendo la bacteria.

“Las personas con esta enfermedad presentan fiebre, sudoración y una erupción con vesículas en la piel similares a las de la varicela. Aunque puede haber algunos casos de enfermedad severa, la casi siempre es autolimitada (se cura sola) y sin complicaciones.

“Otros ácaros que podrían mencionarse como vectores de bacterias al ser humano son los trombicúlidos, conocidos comúnmente como ‘coloradillas’. Estos ácaros pueden transmitir una bacteria llamada Orientia tsutsugamushi, causante de la “fiebre de las malezas”.

"Esta enfermedad genera fiebre, dolor de cabeza, malestar general, ganglios inflamados, salpullido, y puede afectar hígado y generar enfermedad grave. De nuevo menciono que ninguna de estas bacterias se ha reportado como presente en nuestro país”.

Adriana Troyo, microbióloga. Foto: Cortesía
Adriana Troyo, microbióloga. Foto: Cortesía
¿Quién es la científica?

La microbióloga y química clínica, Adriana Troyo es especialista en epidemiología de enfermedades transmitidas por vectores, ecología de vectores, rickettsias, garrapatas, mosquitos, arbovirus y ectoparásitos.

Además es profesora catedrática en la Facultad de Microbiología e investigadora en Laboratorio de Investigación en Vectores (LIVE) del Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales (CIET), Universidad de Costa Rica.

 Irina Katchan, coordinadora del Observatorio Climático del CENAT-CONARE. Fotografía: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo
Irina Katchan, coordinadora del Observatorio Climático del CENAT-CONARE. Fotografía: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo
Próximo tema: Todo lo que quiera saber sobre el cambio climático

La próxima semana continuaremos con otra entrega de Pregúntele al científico. En esta oportunidad se invita al público a participar del siguiente tema: Cambio climático, todo lo que quiera saber. La meteoróloga Irina Katchan, coordinadora del Observatorio Climático del Centro Nacional de Alta Tecnologia (CeNAT-CONARE), ofrecerá respuestas. Los interesados pueden enviar sus consultas a: ivannia.varela@nacion.com