Andrea Solano B.. 29 marzo, 2016
El presidente Solís y el físico Franklin Chang. | CASA PRESIDENCIAL
El presidente Solís y el físico Franklin Chang. | CASA PRESIDENCIAL

Un autobús mediano, impulsado por hidrógeno y con una capacidad para trasladar a 40 personas desde el aeropuerto internacional Daniel Oduber, en Liberia, hasta el centro de esa ciudad guanacasteca, es uno de los componentes del llamado ecosistema de transporte autosostenible en la zona.

Dicho programa es implementado por la compañía costarricense Ad Astra Rocket, en asociación con otras empresas, la Universidad Earth y el Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD).

Este lunes se firmó un convenio marco entre Ad Astra Rocket, la Earth y el SBD para impulsar el desarrollo de tecnologías limpias a base de hidrógeno.

El monto inicial que inyectará Banca para el Desarrollo es de $432.000, que serán para realizar estudios preliminares, diseñar y ejecutar el plan piloto del ecosistema de transporte.

Según Franklin Chang, presidente de Ad Astra Rocket, el autobús –que utiliza hidrógeno como combustible– es uno de los componentes del ecosistema. “El vehículo se está gestionando con la empresa de autobuses Caribeños , que también opera las rutas de Liberia. Probablemente, lo vamos a traer de Brasil o Europa. Es un bus mediano pero moderno. Será para dar servicio, desde Liberia, a los trabajadores del aeropuerto Daniel Oduber. Es una ruta corta de unos 26 kilómetros (ida y regreso)”, detalló Chang.

El físico y exastronauta aclaró que el ecosistema es un “experimento”, el cual debe ser sometido a varias pruebas. “Esperamos algunas dificultades; eso es completamente normal, pero queremos aprender de ellas”.

En 15 meses. Chang detalló que el ecosistema tiene cuatro componentes independientes que, en su mayoría, ya están funcionando. Esto son: una planta de producción, almacenamiento y compresión de hidrógeno; una turbina eólica que produce electricidad; un conjunto de paneles solares que también genera energía, y el autobús.

“El proyecto dio inicio en noviembre del 2015 y tenemos 15 meses para desarrollarlo. La inversión de Banca para el Desarrollo es como el pegamento para amalgamar todos esos componentes. Ya tenemos a los músicos de la orquesta, lo que nos hace falta es hacerla sonar”, agregó.

El presidente Luis Guillermo Solís reconoció, durante la firma del convenio, que es necesario bajar el nivel de emisiones de gases de efecto invernadero.

“Gracias a este préstamo estamos dando un paso real y sostenible para que la matriz energética contribuya a que el país avance a la carbono neutralidad”, dijo.