Política

Nicola Sturgeon, la carismática defensora de la independencia de Escocia

Estudió Derecho en la Universidad de Glasgow y trabajó como abogada en un centro municipal. A los 29 años, en 1999, pasó a dedicarse a tiempo completo a la política, al ser elegida diputada en el primer Parlamento escocés

Reino Unido. La líder del Partido Nacional Escocés (SNP) y primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, logró una victoria electoral con la que espera encaminar a esta nación británica hacia el sueño de su vida: la independencia.

La victoria en las legislativas regionales de su partido, que actualmente gobierna en minoría esa región de 5,4 millones de habitantes, parecía garantizada incluso antes de los comicios del jueves.

A falta de un escaño para la mayoría absoluta, el SNP de Sturgeon obtuvo un cuarto mandato con 64 escaños de los 129 del Parlamento escocés, según los datos finales difundidos este sábado.

Un resultado que los independentistas esperan que les permita presionar a Londres para organizar otro referendo de autodeterminación tras el del 2014, en que el “no” a la separación del Reino Unido se impuso por 55%.

Sturgeon, de 50 años, ha propulsado el proyecto independentista apoyándose en el amplio rechazo de los escoceses a un brexit que les fue impuesto por el resto del país.

Desde hace un año,¿ su popularidad se disparó, por su gestión de la pandemia con prudencia, determinación y empatía, una política que no quiere sacrificar para acelerar el reclamo de una nueva consulta pese a las presiones.

“Quiero que Escocia sea independiente, pero primero tenemos que sacar al país” de la crisis del coronavirus, dijo recientemente a la BBC.

“La gente que se toma en serio la independencia lo entiende”, afirmó.

Muestra de su buena imagen es que tras lucir una mascarilla de cuadros escoceses, durante una visita a comercios en Edimburgo el pasado verano, las ventas del producto se dispararon.

Impulso a su carrera

Sturgeon nació el 19 de julio de 1970 en Irvine, en el oeste de Escocia. Es hija de un electricista y una enfermera. Está casada con otro político del SNP, Peter Murrell, y no tiene hijos.

"Nada en mis orígenes hacía predecir que me convertiría en una política importante", estimó una vez.

Fue precisamente la derrota en 2014 del proyecto destinado a acabar con más de 300 años de unión entre Escocia e Inglaterra la que propulsó su carrera: un día después del referendo, el 19 de setiembre, su mentor y entonces primer ministro, Alex Salmond, dimitió y ella ascendió al frente del partido y del gobierno regional.

Según afirma, fue una mujer la que le sirvió de inspiración: "Margaret Thatcher fue la principal motivación de mi carrera política. Odio todo lo que defendía".

La primera mujer en liderar Escocia estima; sin embargo, que la dureza de las mujeres en política tiene una explicación: los hombres.

“Cuando eres una joven en el mundo de la política, con pocas mujeres alrededor, empiezas a comportarte inconscientemente como los hombres. Eso significa parecer dura y con poco sentido del humor, pero es que estás tratando de que te tomen en serio”, dijo a la revista Grazia.

Acérrima defensora de los derechos de las mujeres, se vio muchos años después enzarzada en un conflicto con Salmond, juzgado y absuelto en 2020 por agresiones sexuales a nueve mujeres.

Sturgeon tuvo que negar haber intervenido para que su exmentor acabase en la cárcel, pero reconoció que "cometió errores" y defendió que en pleno #MeToo había que actuar aunque ahora "la gente piense que era una reacción excesiva".

A los 16 años, Sturgeon canalizó su rebeldía adolescente ingresando en el SNP, tras flirtear brevemente con el movimiento punk. "Es horrible cuando sale alguna foto" de aquella época, afirma.

Estudió Derecho en la Universidad de Glasgow y trabajó como abogada en un centro municipal. A los 29 años, en 1999, pasó a dedicarse a tiempo completo a la política, al ser elegida diputada en el primer Parlamento escocés.

Escocia acababa de recuperar el Parlamento tras casi tres siglos y Sturgeon representa a la primera generación de nacionalistas que desarrolló su carrera en un marco institucional.

Esto les distancia del estilo más guerrillero de sus padres políticos, la generación de Salmond.

Aún así, el tabloide de derechas Daily Mail la definió como la mujer más peligrosa del país.

“Me encantó, es lo más bonito que ha dicho el Daily Mail de mí”, respondió Sturgeon.