Cables

En la narrativa de los medios de ultraderecha, el asalto al Capitolio de Estados Unidos no fue tan grave

Medios ultraconservadores de Estados Unidos minimizaron el miércoles la gravedad del asalto de partidarios de Donald Trump al Capitolio, evocando una furia legítima y acusando sin pruebas a la ultraizquierda de haberse infiltrado en la multitud.

"La mayor parte de lo que vimos hoy fue magnífico", dijo la noche del miércoles frente al edificio del Congreso Ben Bergquam, reportero de Real America's Voice, un pequeño canal que transmite online, un comentario que dista mucho del de la mayoría de los observadores.

Los nuevos actores ultraconservadores de la información televisada, que tratan de arrebatar parte del mercado al medio de referencia Fox News, intentaron insistentemente disociar a los adeptos de Trump del caos en la sede legislativa, considerada el templo de la democracia estadounidense.

Por un lado, "una enorme mayoría de manifestantes pacíficos", según Ben Bergquam, y por otro, un "pequeño grupo" de elementos perturbadores, como lo describió Chris Salcedo, uno de los presentadores del canal Newsmax, por el que ha desfilado un número importante de republicanos desde las elecciones presidenciales.

Desde Newsmax hasta Real America's Voice, pasando por One America News Network (OAN), que Trump ha recomendado en varias ocasiones en las últimas semanas, varios medios denunciaron la supuesta infiltración de grupúsculos de ultraizquierda, sin respaldarla con pruebas.

"Creo que eran antifas encubiertos", dijo Gina Loudon, presentadora de Real America's Voice, sobre los alborotadores que vio de primera mano en los pasillos del Congreso.

Los antifa --abreviación de antifascistas-- son un movimiento de extrema izquierda al que Trump ha acusado repetidas veces de estar formado por "terroristas", y también por "alborotadores, anarquistas, agitadores y saqueadores".

"Ni siquiera sabemos quién estaba al otro lado de esas puertas", entre quienes irrumpieron en el Capitolio, lanzó a Newsmax el congresista republicano en la Cámara de Representantes Pat Fallon.

Al denunciar la violencia perpetrada en el recinto del Congreso, Greg Kelly, de Newsmax, consideró lógicos los hechos del miércoles que conmocionaron al mundo entero.

"Si robas una elección", dijo, haciéndose eco de las acusaciones del bando de Trump, "habrá mucha gente enojada".

A las puertas del Capitolio, los manifestantes "empujaron, forcejearon, pero en su mayoría, eso fue todo", dijo Kevin Corke, reportero de Fox News, sobre lo que varios líderes extranjeros han calificado de ataque a la democracia.

"Todo esto está sucediendo porque la gente en el poder ha decidido reprimir tan duramente a la población que las cosas han acabado explotando", justificó el presentador estrella de Fox News, Tucker Carlson.

"Nunca había visto al gobierno oponerse a los 'patriotas'", criticó por su parte Gina Loudon, refiriéndose a los enfrentamientos entre partidarios de Trump y la policía.

Aunque manifestando su rechazó a cualquier forma de violencia, otro presentador de referencia de Fox News, Sean Hannity, acusó, como lo hicieron muchos otros comentaristas conservadores, a los grandes medios de hacer una cobertura tendenciosa de los hechos.

"Van a decir que todos los partidarios de Trump son violentos", dijo Grant Stinchfield, de Newsmax. "Me hubiera gustado que simplemente denunciaran el hecho de que muchas ciudades resultaron dañadas" durante las protestas contra el racismo en la primavera boreal.

En estos medios no se mencionó en ningún momento la eventual responsabilidad de Donald Trump, que ha incitado de manera reiterada a sus seguidores a cuestionar los resultados de las elecciones, incluso más allá de los recursos legales para ello.

Todos, con Sean Hannity a la cabeza, destacaron en cambio los llamados a la calma del presidente saliente en Twitter, lanzados después de que la situación se había desbordado.