Política

Kamala Harris empieza gira en Guatemala para abordar causas de la migración a EE. UU.

Vicepresidenta llegó con unas dos horas de retraso a la capital guatemalteca, luego de que el avión en el que viajaba tuviera que dar media vuelta por problemas técnicos

Ciudad de Guatemala. La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, llegó este domingo a la capital de Guatemala en una misión para enfrentar las causas que provocan la migración ilegal desde Centroamérica a su país y para abordar la lucha contra la corrupción.

Vistiendo traje oscuro y mascarilla, la vicepresidenta arribó a las 6:18 p.m. (hora local) a la base de la Fuerza Aérea Guatemalteca (FAG), en el sur de Ciudad de Guatemala, en su primer viaje a América Latina.

Fue recibida por el canciller de Guatemala, Pedro Brolo, y el embajador de Estados Unidos en el país, William Popp.

Harris llegó con unas dos horas de retraso a la capital guatemalteca, luego de que el avión en el que viajaba tuviera que dar media vuelta por problemas técnicos, minutos después de despegar. La vicepresidenta retomó su viaje en un nuevo aparato.

“Estoy bien, estoy bien”, aseguró Harris tras su breve retorno a Estados Unidos. “Todos rezamos un poco, pero estamos bien”, agregó.

“Tengo la certeza que será una visita exitosa y que continuaremos fortaleciendo las relaciones bilaterales en beneficio de nuestros pueblos”, escribió en Twitter el presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, al dar la “más cordial bienvenida” a Harris.

‘La ayuda está en camino’

Antes de iniciar el periplo, que también la llevará a México, la vicepresidenta aseguró que su viaje buscaba “darle a la gente un sentido de esperanza, de que la ayuda está en camino, de que si se quedan, las cosas mejorarán”.

La gira de la vicepresidenta está vinculada a la promesa del mandatario estadounidense, Joe Biden, de una política migratoria más “humana” luego de la dura represión de su predecesor, Donald Trump.

Pero Harris enfrenta retos aún más complejos que los que encontró Biden cuando, como vicepresidente de Barack Obama, estuvo a cargo del mismo tema.

“Las condiciones se han deteriorado drásticamente desde 2014”, con una peor situación económica y de violencia, agravada “considerablemente” por la pandemia, opinó Michael Shifter, presidente del centro de reflexión Diálogo Interamericano, con sede en Washington.

El sacerdote católico Mauro Verzeletti, director de la Casa del Migrante de Guatemala, agregó que debe “haber un tratamiento distinto [a la migración] en este contexto de pandemia” que ha agravado la situación económica y social.

En declaraciones a la prensa, señaló que los países involucrados tienen que responsabilizarse “en crear políticas públicas para que las personas no se vean forzadas a migrar, y que el sistema de asilo de Estados Unidos sea más eficiente y que no sigan repitiendo lo que ha hecho Donald Trump”.

Regresión en derechos humanos

Harris se reunirá el lunes con Giammattei, actualmente cuestionado por su falta de compromiso en el combate contra la corrupción. El encuentro tendrá lugar en un ambiente tenso por críticas a jueces y fiscales independientes, un tema que preocupa a Washington.

Uno de los casos es el hostigamiento que ha denunciado Juan Francisco Sandoval, jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI).

“Guatemala está sufriendo una regresión acelerada en el campo de los derechos humanos. Se ha instaurado un clima de persecución contra los disidentes (...), lo cual recuerda a las dictaduras militares que creímos haber erradicado a finales del siglo XX”, señaló el ombudsman guatemalteco Jordán Rodas.

Rodas, quien pidió a Harris presionar a Giammattei, aseguró que las “condiciones” descritas hacen “imposible esperar progresos reales en la lucha contra la corrupción y remover las raíces que causan las migraciones irregulares”.

Sobre el tema, Harris ha asegurado que buscará “conversaciones muy francas y honestas” en Guatemala sobre la lucha contra la corrupción, el crimen y la violencia.

‘Kamala Go Home’

Un pequeño grupo de manifestantes guatemaltecos, vinculados a grupos de derecha y militares retirados, simpatizantes del expresidente Trump, rechazó la llegada de Harris fuera de la FAG al acusarla de “marxista” y de querer manipular al país con sus “políticas de izquierda”.

“Ella viene a manipularlos [a los ciudadanos] políticamente, con sus políticas de izquierda, de socialismo, y nosotros no comulgamos con eso”, consideró durante la manifestación el exdiputado derechista Fernando Linares, que cuestionó además la posición favorable de Harris ante el aborto.

Los manifestantes integran grupos que frecuentemente cuestionan la labor de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) y que apoyaron el cierre de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente adscrito de la ONU, que culminó sus funciones en el 2019.

También extienden sus críticas a procesos del Ministerio Público sobre temas de derechos humanos.