Interés Humano

Pandemia acecha a las escuelas en una Nicaragua que nunca detuvo las clases

La cifra real de infectados y fallecidos por la covid-19 es incierta, aunque el gobierno de Daniel Ortega afirma que se registran hasta ahora 6.898 casos y 182 decesos

Managua. Varios colegios privados de Nicaragua optaron por suspender sus clases presenciales, en medio de un aparente repunte de casos de la covid-19, que también afecta a escuelas públicas, en un país donde no se adoptaron grandes medidas de contención por la pandemia.

El incremento de contagios de la covid-19 fue alertado por especialistas independientes, sobre todo después de actividades que generaron aglomeración tras las celebraciones realizadas durante la Semana Santa.

Sin embargo, el tema es tratado como tabú ante el riguroso celo del gobierno del presidente Daniel Ortega, que pide no generar alarmas, mientras se producen discrepancias respecto a la cifra real de contagios.

Según la coordinadora de la opositora Unidad Sindical Magisterial, Lesbia Rodríguez, en los colegios públicos el Ministerio de Educación manifestó a los directores que, en caso de alumnos o maestros afectados con tos, fiebre u otros síntomas, “no sean alarmistas, que es una gripe y que ahora todo lo ven como covid-19”.

Por su parte, un alumno de cuarto año en un colegio público identificado como Jorge, comentó: “Los profesores nos han dicho que han salido algunos estudiantes contagiados y los regresan a sus casas, pero no dicen si van a suspender las clases. Yo tengo miedo que me dé eso (covid-19)”.

Nunca pararon

Las escuelas de Nicaragua, con una población de más de un millón de alumnos, no paralizaron en ningún momento sus clases por la pandemia durante el 2020 y comenzaron normalmente el ciclo este año 2021. Una medida de la que el gobierno se enorgullece.

El colegio privado Pureza de María, al este de Managua, anunció que varios padres de familia han informado sobre casos positivos de la covid-19 en sus viviendas.

“Analizando la situación hemos visto que afecta a diversos grados”, por lo que la dirección decidió, como medida de prevención, “suspender las clases presenciales (...) pasando a la modalidad en línea”, según un documento distribuido a los padres y madres de familia.

La escuela normal María Mazarrello y el centro escolar Enrique de Osso, ubicados en Managua, al oeste y al sureste, respectivamente, así como el Colegio Divino Pastor (en Diriamba), todos privados, tomaron decisiones similares ante casos sospechosos de la covid-19, y pasaron a la modalidad de clases virtuales.

Otros colegios como el Centroamérica, de los Jesuitas nicaragüenses, retiraron a sus alumnos de una sección donde se detectó a un niño con síntomas.

La suspensión de las clases es temporal y en algunos colegios se extendió hasta el próximo 10 de mayo.

De igual forma, la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) detectó brotes del virus entre estudiantes y sus familiares, además del personal administrativo y sus entornos familiares, pero no optó por suspender clases y pidió a la comunidad observar las medidas de bioseguridad, según una circular divulgada en las redes sociales de esta universidad privada.

Repunte ‘evidente’

“Es evidente que hay un repunte de covid-19, tenemos una mayor consulta de casos, hospitalización y cierre de colegios por personas infectadas en la comunidad”, explicó el infectólogo Carlos Quant.

Consideró que era algo previsible, porque la población relajó las medidas de seguridad sanitaria para la Semana Santa, cuando se movilizaron más de 300.000 personas a las playas del país centroamericano.

La vicepresidenta Rosario Murillo en su discurso diario en medios oficiales, no se ha referido a lo que ocurre en las escuelas ni a las alertas de especialistas, aunque llamó a “seguir cuidándonos”, usar mascarillas y lavarse las manos.

Sin embargo, la también primera dama instó a “continuar realizando nuestras actividades culturales, sociales y deportivas en espacios abiertos”.

Para el epidemiólogo Leonel Argüello, los contagios que están apareciendo en las escuelas son un síntoma de que la curva de infectados va hacia arriba. “Las aglomeraciones siguen, eso es sembrar la enfermedad para cosecharla posteriormente”, comentó.

Nicaragua, con 6,5 millones de habitantes, no adoptó medidas de restricción para contener la covid-19 y según reportes oficiales suma 6.898 casos y 182 fallecidos.

No obstante, el Observatorio Ciudadano, una plataforma de médicos y ciudadanos, contabiliza en 13.806 los contagios y 3.055 las muertes sospechosas o asociadas con la pandemia.

El país lleva adelante una vacunación voluntaria para personas mayores de 60 años, con vacunas de AstraZeneca donadas vía el mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Recientemente recibieron un crédito de 100 millones de dólares del Banco Centroamericano (BCIE), para la compra de 6,8 millones de dosis.

Si bien la sindicalista Rodríguez consideró que lo mejor para los escolares es la enseñanza presencial, como lo ha recomendado Unicef, mencionó que algunas escuelas no cuentan con agua o no se aplican las medidas de prevención necesarias para evitar el contagio.

Rodríguez estimó que en el gremio escolar hubo 52 maestros fallecidos en el 2020 y este año contabilizan al menos tres, aunque cree que la cifra puede ser más alta. “Lo que pasa es que (al covid-19) lo disfrazan de otras enfermedades”, lamentó.