Política

Jeanine Áñez: Detenida expresidenta de Bolivia por la caída de Evo Morales

La Fiscalía emitió el viernes una orden de detención contra la exmandataria y varios de sus ministros, denunciados por los delitos de sedición, terrorismo y conspiración

La Paz. La expresidenta de Bolivia Jeanine Áñez fue detenida este sábado en una investigación sobre un supuesto golpe de Estado contra el exmandatario izquierdista Evo Morales en el 2019 y pidió a la OEA y la Unión Europea que sigan de cerca su caso.

Áñez, arrestada en la ciudad de Trinidad, capital del departamento amazónico del Beni, 600 kilómetros al noroeste de La Paz, llegó al aeropuerto de El Alto, que sirve a la capital, escoltada por el ministro del Gobierno (Interior), Carlos Eduardo del Castillo, y el comandante de la Policía.

Desde un cuartel policial en La Paz, la expresidenta remitió luego cartas a la Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA) para que envíen misiones de observadores al país para seguir este caso.

El objetivo es que “evalúen de manera objetiva e imparcial, la ilegal aprehensión de la cual hemos sido víctimas mi persona y mis dos exministros, el viernes y la madrugada de este sábado”, escribió Áñez en una misiva de la que la AFP obtuvo una copia.

El ministro del Interior confirmó la detención de Áñez y felicitó a las fuerzas del orden por la “gran e histórica tarea de dar justicia al pueblo boliviano”.

La exsenadora de 53 años fue llevada trasladada luego a las dependencias de la Fiscalía, donde debía declarar.

Áñez considera su detención “un acto de abuso y persecución política” del gobierno del presidente Luis Arce, que la acusa “de haber participado en un golpe de Estado que nunca ocurrió” y en el marco de un proceso que “no tiene ni pies ni cabeza”, según dijo en varias declaraciones en redes y a la prensa.

Tras conocerse su detención, dirigentes de los comités cívicos de Santa Cruz (este), Cochabamba (centro) y Tarija, unos influyentes conglomerados políticos y empresariales, demandaron que cesen las capturas.

Esas agrupaciones, que impulsaron la renuncia de Morales a la presidencia, dijeron estar dispuestas a retomar sus protestas, según el dirigente civil de Santa Cruz Rómulo Calvo.

“No vamos a permitir que ningún cruceño (gentilicio de Santa Cruz) o boliviano sea perseguido por resistir y protestar contra el fraude electoral. Exigimos la liberación de los detenidos”, dijo.

Exviceministro de Áñez, el dirigente aymara Rafael Quispe señaló a su vez que ella “debe ser juzgada por el parlamento, con una proposición acusatoria desde la Fiscalía, no (mediante) una detención arbitraria”. Pues tal es el procedimiento que fija la Constitución para un exdignatario, explicó.

Sedición, terrorismo, conspiración

La Fiscalía de Bolivia emitió el viernes una orden de detención contra la expresidenta derechista y cinco de sus ministros, denunciados por los delitos de sedición, terrorismo y conspiración.

Dos de ellos, Álvaro Coímbra, extitular de Justicia, y Rodrigo Guzmán, de Energía, fueron también detenidos en Trinidad y trasladados a La Paz.

La orden judicial partió de una denuncia presentada en diciembre por Lidia Patty, exlegisladora del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS), de Morales.

En su denuncia, Patty sostuvo que el líder civil de la región de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, Áñez, varios exministros, exmilitares, expolicías y civiles, habían promovido el derrocamiento de Morales en noviembre del 2019, tras 14 años en el poder.

Áñez reemplazó constitucionalmente a Morales tras su renuncia en noviembre del 2019 en medio de protestas después de unas elecciones calificadas de fraudulentas. Ejerció el gobierno hasta noviembre del 2020, cuando asumió el actual mandatario.

En una carta, Camacho advirtió que “los bolivianos no se quedarán de brazos cruzados ante el abuso” y aseguró que no abandonará el país. Camacho ganó la elección del pasado domingo para gobernar la rica región de Santa Cruz.

La orden de los fiscales alcanza además a los exministros Arturo Murillo (Interior), Luis Fernando López (Defensa) y Yerko Núñez (Presidencia).

Evo pide sanciones

El expresidente Morales pidió desde Twitter “justicia y verdad” para las víctimas fatales de aquel “golpe de Estado”.

“Que se investigue y sancione a los autores y cómplices de la dictadura que saqueó la economía y atentó contra la vida y la democracia en Bolivia”, añadió.

Morales, quien dimitió dos días antes de la asunción de Áñez, sostiene que fue a raíz de un golpe de Estado que renunció y partió a México. Un mes después se fue a Argentina como refugiado, desde donde retornó a Bolivia en noviembre del 2020, tras el triunfo de su delfín Arce.

Líderes opositores impulsaron protestas en todo el país en el 2019, tras las elecciones de octubre de ese año, denunciadas como fraudulentas en favor del cuarto mandato de Morales.

Un grupo de investigadores de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) está en Bolivia indagando lo sucedido a fines del 2019.