Cables

Daños importantes en Tonga tras erupción que causó alarma en Pacífico

La capital de Tonga sufrió daños importantes por el tsunami causado por una potente erupción volcánica submarina en el Pacífico, que generó alarma desde Japón hasta Chile aunque el riesgo de mayores estragos ya ha pasado.

A través de imágenes tomadas desde el espacio, se pudo observar el momento en que la última erupción del volcán Hunga Tonga-Hunga Ha'apai envió un hongo de humo y ceniza al aire y una onda expansiva a través del mar circundante.

La erupción se sintió por todo el mundo. En Alaska, a 10.000 kilómetros, se escuchó un potente rugido, y en Escocia, en las antípodas del volcán, la estación meteorológica de Fife registró un salto en la presión del aire debido a este fenómeno.

En California, la ciudad de Santa Cruz se vio afectada por las inundaciones debidas a un maremoto generado por un tsunami, según los vídeos compartidos por el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos.

Perú, donde se observaron "olas anormales", según Defensa Civil, cerró 22 puertos por precaución y la policía dijo que rescató a 23 personas en la costa, sin especificar las circunstancias.

El volcán provocó una ola de 1,2 metros en la capital de las islas Tonga, Nuku'alofa, cuyos habitantes se refugiaron a zonas elevadas dejando atrás casas inundadas y con daños estructurales.

"El tsunami ha tenido un impacto significativo en la banda costera de la parte norte de Nuku'alofa, con barcas y grandes piedras lanzadas a la orilla", dijo la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, añadiendo que por ahora no había noticias de muertos.

"Nuku'alofa está cubierta de una gruesa capa de ceniza volcánica, pero las condiciones son calmadas y estables", añadió Ardern, que enviará un avión de reconocimiento al archipiélago.

"La nube de ceniza ha provocado la contaminación" por lo que Tonga necesita agua, explicó.

Su gobierno consiguió contactar con su embajada en la capital de Tonga, donde las comunicaciones están caídas, lo que complica la evaluación de los daños causados por el tsunami.

"Fue una explosión masiva", explicó al sitio de noticias Stuff la residente Mere Taufa que estaba en su casa preparando la cena. "El suelo tembló, la casa entera estaba sacudida. Venía en olas", contó.

"Supimos enseguida que era un tsunami, con el agua que llegaba en la casa", añadió.

La erupción duró ocho minutos, y fue tan fuerte que se escuchó "como un trueno lejano" en las islas Fiyi, a más de 800 km de distancia, dijeron funcionarios en Suva, la capital.

En Tonga, las autoridades pidieron a la población alejarse de las playas, los arrecifes y las costas planas y usar mascarilla en el exterior.

La potente erupción provocó una cascada de alertas por todo el océano Pacífico: Nueva Zelanda, Fiyi, Vanuatu, Australia, Estados Unidos, Japón, Ecuador, Chile, entre otros, aunque en la mayoría de lugares no ocurrieron grandes percances.

A las 03H00 GMT, el Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico envió una notificación para señalar que "en base a los datos disponibles, la amenaza de tsunami de esta erupción volcánica ha pasado".

El fenómeno provocó una ola de 1,2 metros en la remota isla japonesa de Amami y un tsunami de menor amplitud en otras partes del litoral. En el otro extremo del Pacífico, en Chile, el oleaje alcanzó entre 30 centímetros y un metro.

Todas las playas del país, donde miles de chilenos disfrutaban del verano austral, fueron evacuadas mientras los bañistas recibían estridentes alertas en sus teléfonos

En Ecuador se registraron "importantes perturbaciones del nivel del mar" de hasta medio metro y Perú también reportó inundaciones leves en algunas localidades costeras y "oleajes anómalos" que llevaron al cierre de 22 puertos por precaución.

En Australia, las autoridades dijeron que una parte de la costa, incluyendo Sídney, podía ser golpeada por las olas. También se aconsejó a los habitantes de los alrededores del estado de Nueva Gales del Sur que "salieran del agua y se alejaran de la orilla".

El Servicio Nacional del Clima de Estados Unidos también emitió avisos de tsunami en la costa oeste, desde California hasta Alaska, pronosticando olas de hasta 60 centímetros, fuertes corrientes e inundaciones costeras. También Canadá puso en alerta a la provincia de Columbia Británica.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, se mostró preocupado por las consecuencias en Tonga de la doble catástrofe y aseguró que su país "está preparado para brindar apoyo a nuestros vecinos del Pacífico".

El volcán Hunga Tonga-Hunga Ha'apai se encontraba bajo del mar a unos 65 kilómetros al norte de la capital de Tonga. Sin embargo, sus recientes erupciones lo hicieron emerger a la superficie y han formado una pequeña isla deshabitada.

burs-je/jv/sag/eg/dbh/gm/pc

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.