Cables

Canciller alemán pide a Rusia "señales inmediatas" de desescalada en crisis ucraniana

El canciller alemán Olaf Scholz pidió el lunes a Rusia "señales inmediatas de desescalada" en la crisis ucraniana antes de viajar a Kiev y Moscú, en un momento en que la diplomacia no parece dar frutos en esta crisis entre Rusia y los países occidentales, de un nivel sin precedentes desde la Guerra Fría.

"Esperamos de Moscú señales inmediatas de desescalada (...) Una nueva agresión militar tendría duras consecuencias para Rusia", declaró en un tuit Scholz, calificando la situación de "muy, muy seria".

Con sus viajes a Kiev y Moscú, Scholz pisa el acelerador diplomático, como ya hizo la semana pasada el presidente francés Emmanuel Macron.

Alemania, a menudo acusada de ser demasiado complaciente con Rusia debido a sus intereses económicos, ha endurecido el tono en los últimos días.

"Estamos frente al riesgo de un conflicto militar, de una guerra, en Europa oriental, y Rusia es responsable", dijo el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier.

Una fuente del gobierno alemán dijo que la situación ahora era "crítica y muy peligrosa".

Por su parte, Estados Unidos sigue insistiendo en que Rusia puede lanzar una invasión militar "en cualquier momento" y ha pedido a sus ciudadanos que salgan de Ucrania, un gesto imitado por otros países.

El viaje de Scholz a Moscú es "probablemente la última oportunidad" de lograr la paz, dijo el domingo el embajador de Ucrania en Alemania, Andrii Melnik, a la cadena alemana Bild TV.

"Tenemos la sensación de que la guerra es algo cada día más inevitable", hay que prepararse "para lo peor", dijo.

Rusia, que ya se anexionó la península de Crimea en 2014 y apoya los separatistas armados prorrusos en el este de Ucrania, niega cualquier intención de invadir a su vecino, pero vincula la desescalada a una serie de exigencias, comenzando por la garantía de que la OTAN no admitirá a Ucrania como miembro, algo que los países occidentales consideran inaceptable.

Este lunes, los ministros de Finanzas del G7 subrayaron que están dispuestos a imponer "en un plazo muy corto" sanciones "con consecuencias importantes e inmediatas para la economía rusa", en caso de agresión militar contra Ucrania.

"Nuestra prioridad inmediata es apoyar los esfuerzos destinados a hacer avanzar la situación", dicen los ministros de Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Canadá, Alemania, Italia y Japón, en un comunicado.

Pero "cualquier agresión militar de Rusia contra Ucrania merecerá una respuesta rápida y eficaz", afirmó el G7, presidido actualmente por Alemania.

Sobre las posibles sanciones y ante el disgusto de Alemania, las autoridades de Estados Unidos ya mencionaron el futuro del gasoducto Nord Stream 2, construido para transportar gas ruso hacia Alemania, evitando a Ucrania.

Alemania también se ha visto criticado por su negativa de entregar armas a Ucrania.

"Pido oficialmente a nuestros socios que se aclaren para saber de qué lado están: del de Ucrania, que se defiende, o del lado del agresor", pidió el alcalde de Kiev y excampeón de boxeo, Vitali Klitschko, la semana pasada en una entrevista con la AFP.

En total, hay más de 100.000 militares rusos en la frontera con Ucrania y otros miles participan en maniobras militares en Bielorrusia y en el Mar Negro.

En una conversación telefónica mantenida el domingo por la noche, el presidente estadounidense Joe Biden y el mandatario ucraniano Volodimir Zelenski "coincidieron en la importancia de continuar por la vía de la diplomacia y la disuasión".

La presidencia ucraniana agregó que Zelenski urgió a Biden visitar Kiev "en los próximos días", un viaje que sería "una señal de gran peso y contribuiría a estabilizar la situación".

El primer ministro británico, Boris Johnson, también va a viajar al norte de Europa, concretamente a los Estados bálticos, esta semana, para hacer avanzar la vía diplomática en esta crisis.

Por su parte, Ucrania ha exigido una reunión urgente con Rusia y los 57 países miembros de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Ucrania acusa a Rusia de no respetar las reglas de la OSCE al no compartir informaciones sobre los movimientos de tropas en su frontera.

El ministro ucraniano de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba, afirmó que Rusia había ignorado una demanda de Kiev sobre el llamado Documento de Viena, un texto de la OSCE que pide transparencia entre las fuerzas armadas de todos sus miembros.

"Pasamos a la etapa siguiente: Ucrania convoca una reunión con Rusia y todos los Estados miembros en un plazo de 48 horas para mencionar la intensificación y los desplazamientos de las tropas rusas en nuestra frontera y en la ocupada Crimea", dijo.

burs-bl/zm

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.