Ivannia Varela. 4 enero, 2019

(Video) +cotas: ¿Qué hacer si mi perro muerde un sapo?

Cuando los sapos sienten que corren peligro, tienen una reacción natural: lanza una sustancia o especie de lechilla tóxica. Lo hacen mediante sus glándulas parótidas para defenderse de sus depredadores.

Por lo general, los perros (más que los gatos) sienten curiosidad por estos anfibios y al querer atraparlos, se convierten en sus víctimas pues se exponen a una letal intoxicación.

La veterinaria Victoria Jiménez aclaró en esta edición de +cotas que no necesariamente la emergencia ocurre porque el can se come al sapo, con solo que sus mucosas o piel entre en contacto con el veneno que tira, la reacción puede presentarse en cuestión de minutos.

Shutterstock
Shutterstock
Reacciones comunes

¿Qué síntomas son comunes en estos casos? “Los perros envenenados pueden sufrir pérdida de marcha (se comporta como mareado), babeo, pedaleo (movimiento de patas), pupilas dilatadas y convulsiones; algunos se defecan, orinan y por la confusión, muerden. A nivel interno, se produce taquicardia y fallo cardíaco”, contestó Jiménez.

¿Qué hacer si algo así sucede con nuestra mascota? La veterinaria solicitó no emplear remedios caseros y, en vez de eso, recurrir lo antes posible a un veterinario de confianza y debidamente autorizado para que haga un manejo apropiado de la situación.

“Se le pueden lavar las patitas y las mucosas con agua fría para producir vasocontrucción (nunca agua caliente) y darle una pastillita de carbón activado, mientras llega la atención profesional. Pero lo mejor es no perder tiempo y acudir a la clínica veterinaria”, recalcó la especialista.