Pablo Gabas. 30 agosto

Podrán aparecer comentarios, quejas y hasta diferentes puntos de vista, pero al final si termina siendo importante en un funcionamiento, no hay como ponerlo en tela de duda, por eso los casos de Junior Díaz y Michael Barrantes calzan perfecto en este escrito que describirá lo que vienen haciendo cada uno de estos jugadores en sus respectivos clubes y desde hace un tiempo para acá.

Junior termina alargando su contrato un año más con el equipo manudo a raíz de su rendimiento, que no es una sorpresa. Luego de su salida del Herediano, cuando uno podía llegar a pensar que su fútbol podía venir a menos o recalar en un club de menos prestigio, aparece en La Liga e inmediato se gana un puesto en la titular y hasta el derecho de ser uno de los capitanes.

¿Y por qué se gana esto?

Jugó durante muchos años en el exterior, fue un jugador muy importante en varios de sus equipos. Una de estas ligas fue la alemana, conocida por su orden táctico y el aspecto físico de sus ofensivos. Además, al sumar eliminatorias, mundiales y diferentes procesos le dieron a Junior mucha experiencia en la parte de vestidor, de controlar el momento, ser señalados para sumar paciencia.

Y el futuro es el presente. Hoy es uno de los líderes, al punto que si hay algo que no está bien tendrá la voz autorizada para comunicarlo.

Dentro de este proceso que armó Alajuelense, Junior calza perfecto por su experiencia, ya que sumo varios jóvenes como Ordain, Lassiter y López entre otros, que por más que tengan tiempo de jugar en Primera División, hacerlo en la Liga es muy diferente y por eso deberá tener el tacto con esta nueva generación que tendrá otra forma de pensar y de ver el fútbol.

Por el otro lado, en el Deportivo Saprissa aparece su capitán Michael Barrantes, hoy pieza clave en el equipo morado.

Aunque volvió hace ya algunos años al país le costó llegar a tener la posibilidad de sumarse al equipo que le dio sus mejores momentos, pero que hoy goza de un prestigio y admiración de sus seguidores por el gran rendimiento en cancha que hasta se vuelve más importante cuando por una cosa u otra no está dentro del once inicial.

Lo de Barrantes es muy parecido a lo de Díaz; sin embargo, tiene mucho más tiempo en el club morado y lo conoce a perfección para poder, desde cualquier lugar, dar su punto de vista.

También con jóvenes figuras como Ugalde, Leal y Zúñiga, que en un tiempo serán base en el Saprissa como en la Selección. Ellos se apoyarán en Barrantes para que les adelante cosas que puedan ir viviendo.

Los clubes deben proteger a los que algunos llaman viejitos y otros les dicen veteranos, pero en mi caso los llamaría consejeros y porque así es; simple, ellos pasaron por todo lo que hoy afrontan los de la edad promedio.

Están en extinción, no hay muchos que logren representar liderazgo, rendimiento y admiración.

¿A quién ven ustedes como los próximos jugadores con estos perfiles?