El Explicador

Qué pasa con los talibanes en Afganistán y qué sucederá con las mujeres

Estados Unidos se retira de Afganistán tras una guerra de 20 años que deja sabor a fracaso, y deja a 31 millones de personas en manos de los talibanes. Se teme que su régimen de 1996-2001 se repita, para el desamparo de millones de mujeres.

Imágenes de barbarie que resultan increíbles en 2021. Personas agarradas del tren de aterrizaje de un avión para tratar de huir de Afganistán tras el regreso de los talibanes al poder, pero que caen en pleno vuelo tras su despegue y mueren aplastadas a los pocos kilómetros.

En el aeropuerto de Kabul las últimas aeronaves despegan en una pista abarrotada de personas que buscan cómo irse de su país. La razón se escribe en pocas palabras: el temor a un nuevo régimen talibán.

¿Pero quiénes son los talibanes? ¿Por qué regresan al poder después de 20 años? ¿Por qué Estados Unidos abandona a este país de Medio Oriente en 2021? ¿Y qué pasará con los derechos de las mujeres una vez el régimen talibán se haga con el control del país?

Los talibanes son una facción política y paramilitar fundamentalista islámica sunní. Ellos se refieren a sí mismos como Emirato Islámico de Afganistán. Su primer gobierno fue entre 1996 y 2001. Esto pasó:

--Prohibieron el cultivo de amapolas para el comercio de opio (actividad económica crucial para miles de agricultores en las zonas rurales).

--Aplicaron la ley islámica mediante ejecuciones públicas, azotamientos públicos y amputaciones.

--Estados Unidos se negó a reconocer la autoridad de los talibanes.

--El terrorista Osama Bin Laden dirigió sus bases de entrenamiento y desarrollo de su célula al-Qaeda en Afganistán, lugar desde el cual planeó y llevó a cabo atentados contra embajadas estadounidenses en África, según Washington DC.

--Un millón de afganos huyeron a Pakistán entre 1996 y 2001. En Pakistán la mayoría terminó en campos de refugiados con condiciones de vida infrahumanas.

--El gobierno talibán restringe totalmente la educación, el empleo y los derechos de las mujeres de las siguientes formas:

-No podían ir a la escuela

-No podían tener trabajos remunerados a excepción de trabajos en salud (ya que los médicos hombres no podían atender a mujeres)

-No podían ver televisión ni escuchar música

-En lugares públicos, debían vestir burka en todo momento y ser acompañadas por un familiar hombre

-Si una mujer no cumplía con una o más normas, eran azotadas en público o ejecutadas

Uno de los principales temores de las afganas es que todo esto se repita tal cual en 2021. Aunque hay talibanes menos radicales que otros, todo indica que el país está cerca de repetir el modelo de nación ultraconservadora que tuvo en los noventa, basado en una interpretación religiosa radical del Corán.

Esta será la segunda vez que los talibanes gobiernan en Afganistán. Estados Unidos falló estrepitosamente en su intento de establecer una democracia en el país.

Veamos cronológicamente para entender todo más fácil. Vamos bastante atrás en el tiempo porque es muy interesante ver cómo llegamos a lo que vemos actualmente, pasando por la Guerra Fría y por Osama Bin Laden.

1838-1921: Reino Unido intenta en tres ocasiones tomar el control de Afganistán en un esfuerzo por alejar a Rusia del Raj Británico (llamado también Imperio Indio, la colonia británica que comprendía los actuales países India, Pakistán, Bangladesh, entre otros). Los británicos no logran hacerse con el control de Afganistán.

1926: Afganistán se convierte en una monarquía.

1933: El rey Zahir Shah toma el poder y gobernará por unos 40 años, hasta 1973. El país conoce un período de cierta estabilidad.

1947: Reino Unido sale de India. Se crean la nación hindú secular de India y la nación islámica de Pakistán, que comparte una frontera porosa, geográficamente compleja y militarmente incontrolable con Afganistán (la “Línea Durand”).

1950s-60s: La Unión Soviética (URSS) se convierte en aliada de Afganistán. Se forman partidos políticos comunistas y se hacen reformas con esa ideología. Se permite que las mujeres vayan a las universidades y se integren a la vida laboral.

1973: El primer ministro Mohammed Daoud Khan, primo del rey Zahir Shah, toma el poder vía golpe militar. El país robustece sus vínculos con la Unión Soviética.

1978: Daoud Khan es asesinado por el Partido Comunista Afgano. Uno de los miembros fundadores del partido, Mohammad Taraki, toma el poder y proclama la independencia de la influencia soviética. Las políticas son ahora basadas en “principios islámicos, nacionalismo afgano y justicia socioeconómica”. Taraki firma un acuerdo de amistad con la Unión Soviética, pero pasa algo:

Grupos armados de afganos islámicos conservadores se alzan en las zonas rurales para levantarse en contra de un estado con ideología comunista. A este movimiento guerrillero se le conoce como los Muyahidín, y comienzan a combatir contra el gobierno apoyado por la URSS.

1979: El embajador estadounidense en Afganistán es secuestrado y muere en la operación de rescate. El presidente Taraki también es asesinado en luchas internas entre líderes comunistas, y el nuevo presidente es Babrak Karmal, impopular entre miles de afganos.

1979-1989: Los Muyahidín ganan fuerza y se unen en diversos puntos del país. Comienza la Guerra Afgana-Soviética, entre el gobierno apoyado por soldados de la URSS y los rebeldes afganos Muyahidín, que serán apoyados militarmente por Estados Unidos.

--Casi 3 millones de afganos huyen de la guerra y se marchan a Pakistán. 1,5 millones parten a Irán. Las guerrillas afganas ganan control de zonas rurales y las tropas soviéticas controlan las zonas urbanas.

--El joven militar y millonario saudí, Osama Bin Laden, entra en Afganistán para ayudar a los Muyahidín anti soviéticos. Bin Laden y otros 15 islamistas forman en 1988 el grupo llamado al-Qaeda (“La Base”) y continúan su Yihad (“guerra santa”) primero en Afganistán y luego en varios países de la región.

--El grupo al-Qaeda llevará a cabo atentados terroristas en las siguientes décadas por todo el mundo. Notablemente serán culpados por el bombardeo y el derribo del World Trade Center en Nueva York, en 1993 y 2001 respectivamente.

1989-1996: La Unión Soviética abandona Afganistán y comienza una guerra civil entre caudillos de distintas facciones militares y guerrilleras entre los mismos Muyahidín. Diferentes líderes se pelean por el futuro del país.

--Entre 1995 y 1996, el recientemente formado movimiento ultraconservador Talibán (“Los Estudiantes”) sube al poder y promete paz y justicia en cada pueblo y ciudad que toma. Miles de afganos, hartos de la guerra y la hambruna, simpatizan con los talibanes por los valores islámicos que estos defienden.

Ojo: En Afganistán viven no menos de 15 pueblos étnicos y lingüísticos distintos, pero más del 99% de la población practica el islam (en alguna de sus ramas).

1996-2001: primer gobierno Talibán en Afganistán. Pasa lo que indicamos en la introducción.

En 1996, además, los talibanes asaltan un edificio de Naciones Unidas para secuestrar a Mohammad Najibulá y su hermano. El primero fue presidente del país entre 1987 y 1992. Ambos fueron torturados y cercenados vivos en público, y asesinados al día siguiente. Sus cadáveres fueron expuestos mientras los talibanes se burlaban poniéndoles dinero en los dedos cadavéricos. Las imágenes de estas ejecuciones fueron divulgadas en la prensa internacional, y son muestra de cómo opera el régimen que ha regresado al poder en Kabul.

11 de setiembre de 2001: Ocurren los ataques terroristas contra Estados Unidos. Cuatro aviones comerciales son secuestrados y tripulados por terroristas suicidas, que los estrellan en las Torres Gemelas de Nueva York, en el Pentágono de Washington DC y en un campo boscoso en Pennsylvania, matando a más de 3.000 personas. Días después, Estados Unidos culpabiliza a Osama Bin Laden y a al-Qaeda por los ataques.

Octubre de 2001-agosto de 2021: EE.UU. demanda al régimen talibán afgano que entregue a Bin Laden, instalado allí, pero los talibanes se rehúsan. Desde entonces y hasta 2021, Estados Unidos invade el país e instaura un gobierno afgano al que da apoyo militar y financiero.

Durante este período, EE.UU. y un nuevo ejército afgano sostienen una guerra irregular de 20 años con fuerzas talibanes y de otras facciones a lo largo del territorio afgano.

--Entre 2001 y 2014, el presidente del país es Hamid Karzai.

--Entre 2014 y 2021, el presidente del país es Ashraf Ghani, (actualmente se encuentra en el exilio --16 de agosto).

2 de mayo de 2011: El presidente estadounidense Barack Obama anuncia la muerte de Osama Bin Laden en una redada de fuerzas especiales (Seal Team 6) norteamericanas en Abbottabad, Pakistán.

2018: EE.UU., bajo la administración de Donald Trump, comienzan negociaciones oficiales para terminar el conflicto con los talibanes sin involucrar al presidente Ashraf Ghani ni a su gobierno afgano, ni tampoco a otros miembros de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte).

Febrero de 2020: EE.UU. y los talibanes firman los Acuerdos de Doha (Catar). Los talibanes se proclaman vencedores de la guerra contra EE.UU y la OTAN, ya que las fuerzas militares foráneas se retirarán del país.

El 20 de febrero de 2020 el New York Times publicó un artículo de opinión titulado: “Lo que nosotros, los talibanes, queremos”. El autor es Sirajuddin Haqqani, líder militar talibán. Sobre las mujeres afganas escribió:

“Confío en que, una vez liberados de la dominación y la interferencia extranjera, juntos encontraremos la manera de construir un sistema islámico en el que todos los afganos tengan los mismos derechos, donde los derechos de las mujeres que son otorgados por el Islam --desde el derecho a la educación hasta el derecho trabajar-- estén protegidos, y donde el mérito sea la base para la igualdad de oportunidades”.

Setiembre de 2020: Comienzan a entablarse acuerdos de paz entre afganos (gobierno y talibanes), pero pronto se interrumpen y quedan en nada.

Abril-Julio de 2021: Joe Biden anuncia que será el último presidente de EE.UU. en gestionar la guerra de 20 años en Afganistán, ya que retirará todas las tropas antes del 11 de septiembre. En julio, las tropas abandonan la base aérea de Bagram y se la dejan al ejército afgano.

Agosto de 2021: Las fuerzas talibanas, que se estiman en aproximadamente 200.000 soldados, toman decenas de ciudades por la fuerza, asesinando a civiles y militares afganos, e ingresan a Kabul el 15 de agosto. Entran al palacio de gobierno e izan su bandera, tras bajar la bandera de Afganistán. Oficialmente, se hacen con el poder político del país. Miles de civiles tratan de huir antes de que regrese su autoritarismo de los años 90.

Este lunes 16 de agosto, en conferencia de prensa, el presidente Joe Biden dijo a sus conciudadanos estadounidenses que la misión, al invadir Afganistán, nunca fue construir una democracia estable sino destruir al-Qaeda y la amenaza terrorista. Y reclamó también a los soldados afganos de no querer luchar contra los talibanes.

“No podía seguir en una guerra que los afganos no están dispuestos a librar”, dijo Biden.

Ahora, EE.UU. dejará a su suerte a aproximadamente 30 millones de afganos con un nuevo régimen talibán, que logró colarse en Kabul dejando cientos de cadáveres en las calles y pueblos.

Aunque hay afganos que sí simpatizan con los talibanes, una de las respuestas a su nueva llegada son las imágenes de terror que hemos visto en los últimos días: personas que prefieren arriesgar su vida al guindarse de un avión en movimiento, antes que vivir bajo las nuevas reglas.

En diciembre de 2019, el Washington Post publicó documentos secretos de inteligencia militar estadounidense sobre las dos décadas en Afganistán. En gran medida explican que EE.UU. no hizo prácticamente nada bien en Afganistán para construir un modelo de nación estable.

El país fue duramente criticado por una gestión tan deficiente. Los “Afghanistan Papers” revelaron lo siguiente, sobre 20 años de guerra:

--La guerra ha costado $1 millón de millones (12 ceros; $1.000.000.000.000) a los contribuyentes norteamericanos. Un oficial no identificado dice, en los documentos: “Se nos asignó un presupuesto, se nos dijo que lo gastáramos y eso hicimos. Sin razón alguna”.

--Entre civiles afganos, fuerzas militares afganas y estadounidenses, ayudantes humanitarios y periodistas, han muerto 115.000 personas (sin contar a talibanes y sus aliados).

--La estrategia fue un caos. A pesar de lo dicho este lunes por Biden, durante 20 años, la estrategia norteamericana osciló entre combatir extremistas y ayudar a estabilizar el gobierno en Kabul. Ni una cosa ni la otra se logró satisfactoriamente.

--Nunca se llegó a entender al enemigo. Las fuerzas norteamericanas no pudieron establecer con claridad a cuáles facciones o grupos guerrilleros se estaba atacando en qué momento. La relación entre los talibanes y al-Qaeda permanece en una nebulosa, al punto que no se sabe cuál es el enemigo #1 en el conflicto. En un memorándum de 2003, el secretario de defensa, Donald H. Rumsfeld escribió: “No tengo claridad acerca de quiénes son los chicos malos”.

--La corrupción es enorme. Los documentos militares estadounidenses hablan de una “cleptocracia” donde todos roban del presupuesto; desde jueces hasta oficiales de seguridad.

--Un esfuerzo de construcción de nación diseñado para el fracaso. Se trató de instaurar un modelo democrático europeizado en pocos años y a la fuerza, pero en Afganistán la norma histórica ha sido más tribal-comunitaria (hay más relación individual entre pueblos --más de 15 pueblos diferentes-- que un sentido de nación bajo una bandera afgana), o bien según leyes islámicas. Se trató de imponer un cambio duradera sin estudiar ni diseñar bien cómo.

--Ni algunos estadounidenses se tomaron en serio lo que hacían en Afganistán. Un oficial no identificado dice, en los reportes oficiales: “Tras matar a Osama Bin Laden, dije que Osama seguramente estaría riéndose en su tumba acuática considerando cuánto hemos gastado y seguimos gastando en Afganistán”.

Fabrice Le Lous

Fabrice Le Lous

Periodista francés radicado en Centroamérica. Becario ICFJ. Exeditor en La Prensa (Nicaragua). Autor del blog El Explicador, un nuevo formato para comprender noticias nacionales e internacionales.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.