Fabrice Le Lous. 29 febrero

Tasa de usura para Costa Rica. Un tema que revolotea el ambiente político, económico y social del país desde hace meses. Por ahora, una propuesta de diputados dictaminada positivamente en comisión legislativa, propone tasas tope del 39% para créditos en colones y 55% para microcréditos que también sean en moneda local.

En este Explicador exploramos lo que significa esta propuesta, para quién será útil, y cómo se compara con las tasas de usura de otros países de Latinoamérica.

¿Qué es una tasa de usura?

Para empezar, es vital saber qué son los intereses.

Los intereses son el pago en el tiempo por el servicio de un préstamo de dinero. Por ejemplo:

1) Yo necesito dinero para mi educación. Digamos que necesito ¢1 millón.

2) Voy a un banco o una entidad financiera a sacar un préstamo.

3) El banco o la entidad financiera me hacen firmar un contrato, me dan el millón de colones, y yo me comprometo a devolverlo pagando intereses. No devolveré solamente c1 milón; devolveré el millón más el precio del servicio de préstamo, que son los intereses. Es lo que gana el banco por darme el dinero.

4) Los intereses pueden variar según la tasa porcentual que hayamos acordado en el contrato. Entre más grande sea el dígito, más tendré que pagar en total.

5) Por ejemplo, en el Banco Nacional, si saco un préstamo BN Educación sin fiador por ¢1 millón, terminaré pagando ¢1,83 millones por 8 años (96 meses). ¢832.000 en intereses con una tasa de interés de 16.95%; la que ofrecen actualmente. Si la tasa fuera más alta, yo terminaría pagando más dinero.

Una tasa de usura es, entonces, la máxima tasa de interés que un banco, entidad financiera o persona puede cobrar por prestarle dinero a alguien en un país. Es el límite legal. Cualquier crédito cuya tasa de interés supere ese límite, será considerado ilegal.

Así define la Real Academia Española la palabra usura:

1. f. Interés excesivo en un préstamo.

2. f. Ganancia, fruto, utilidad o aumento que se saca de algo, especialmente cuando es excesivo.

En economía, la usura es definida como el cobro excesivo y abusivo de intereses por un préstamo. Pero su legalidad o ilegalidad es una nebulosa que depende de cuál sea la delimitación que le ponga cada país.

En Costa Rica, el Código Penal castiga el delito de usura desde 1971, por medio del artículo 243, pero no define a partir de cuál monto se considera que una tasa de interés es usuraria. Plop.

Llevamos casi 40 años sabiendo que una tasa de usura es ilegal, pero sin saber a cuánto equivale esta tasa.

Por eso, en 2020, cuando el desempleo llega a 12,4% y la pobreza sigue en 21%, crece la urgencia de estipular cuándo un préstamo conlleva una tasa de interés usurera que vulnera la situación económica de una persona.

No obstante, el proyecto de ley que espera votación en el plenario legislativo, contempla tasas de usura que a simple vista parecen elevadas.

El proyecto de ley para la tasa de usura en Costa Rica

El pasado 20 de febrero, la Comisión de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa, aprobó por unanimidad el proyecto de ley para delimitar las tasas de usura (expediente 20.861). Este documento se encuentra en estos momentos en el plenario legislativo, donde podría ser votado en las próximas semanas si el Gobierno así lo propone (hasta abril, el Congreso está en sesiones legislativas extraordinarias, donde se trabaja según la agenda del Ejecutivo).

Estas son las tasas de interés anual de usura que propone el proyecto de ley:

Todos los microcréditos (préstamos inferiores o iguales a ¢675.000)

--55% para microcréditos en colones

--45,66% para microcréditos en dólares

Resto de los créditos (préstamos superiores a ¢675.000)

--39% para créditos en colones

--31,35% para créditos en dólares

Todo los créditos en tarjetas de crédito (todos; toditos)

--39% para créditos en colones

--31,35% para créditos en dólares

Para determinar el valor del microcrédito se usó el equivalente a 1,5 salarios base de un oficinista del Poder Judicial.

Cuando se publicó la noticia anunciando estas tasas, una lectora de La Nación comentó: “Qué ridículo. Lo que están haciendo es legalizando la usura actual”.

El diputado liberacionista David Hubert Gourzong, uno de los impulsores del proyecto de ley, dijo para este Explicador que no comparte ese criterio, y asegura que, para él, este proyecto “crea un alivio tangible y actual para las personas que están tomando crédito a tasas irracionales, injustas y predatorias”.

Por su parte, Bernardo Alfaro, director de la Sugef, nos dice: “Cuando se fijan tasas para penalizar la usura (primer caso descrito, y objetivo planteado en el proyecto de reforma de ley), lo usual es que sean altas para no incidir en el normal desempeño del sistema. En tal caso, se beneficia a quienes están siendo financiados por los ‘depredadores del crédito’, es decir, por personas que cobran tasas elevadísimas que tienen un impacto sustancial en el bienestar de los consumidores”.

La actual tasa de interés activa (la de los créditos) promedio para bancos estatales es de 12,9% en febrero de 2020, según el Banco Central de Costa Rica. Para bancos privados es de 13,45%, para cooperativas es de 17,62% y para financieras es de 20,2%.

Estos promedios engloban todo tipo de préstamos regulados, desde créditos para viviendas, que suelen tener tasas entre el 8 y el 15%, hasta créditos personales de consumo, con tasas mucho más elevadas, que pueden superar fácilmente el 30% anual.

La gran mayoría de estos préstamos, básicamente, no se verían afectados por el proyecto de ley.

Hasta aquí --y ojo con esto-- estamos hablando de entidades financieras reguladas. En el mercado no regulado, con entidades no adscritas a la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), se ofrecen préstamos que van desde los ¢75.000 a los ¢10 millones, con tasas de interés anuales cercanas del 55%.

Este es el caso de la financiera ‘Beto Te Presta’, como pudimos verificar para esta publicación, con tasas del 4.55% mensual por 5 años (esto rondaría el 70% anual. OJO siempre con las tasas mensuales. Hay que hacer la conversión para realmente entender cuántos intereses se estarán pagando).

Conversación con agente de Beto Te Presta, donde se ofrecen préstamos con tasas de interés de más del 70% anual. Imagen: captura de pantalla.
Conversación con agente de Beto Te Presta, donde se ofrecen préstamos con tasas de interés de más del 70% anual. Imagen: captura de pantalla.

Con esta opción, en 5 años, el usuario que pide prestado ¢1 millón termina pagando más de ¢3 millones. Según la propuesta de ley, este tipo de crédito sería ilegal y considerado como usura.

Otros negocios como Beto Te Presta, que generalmente no son regulados, son Kuiki Credit, Multimoneycr y Rapipresta.

Hay que tener en cuenta que muchas de las personas susceptibles a endeudarse con estas entidades son las más vulnerables financieramente, quienes buscan opciones que soliciten menos papeleo para aprobar un préstamo. Menos burocracia, sin embargo, se traduce casi siempre en mayores tasas de interés. Y cuando la ley de tasas de usura tiene un vacío legal, el terreno está abierto para tasas antojadizas.

En el campo de las tarjetas de crédito, el proyecto de ley de tasas de usura sí tendría un impacto en más de 2 millones de tarjetas del país. Recordemos cómo quedarían los techos de tasas de usura para los plásticos:

Todo los créditos en tarjetas de crédito

--39% para créditos en colones

--31,35% para créditos en dólares

Según estos gráficos del MEIC, en su informe del cuarto trimestre de 2019, en Costa Rica hay 1.676.242 tarjetas de crédito en colones con tasas de interés mayores entre el 40 y el 49,9%. Todas estas quedarían en el umbral de la usura.

En cuanto a las tarjetas en dólares, hay 1.490.665 plásticos con tasas de interés entre el 30 y el 38% anual. La mayoría de estas también cruzaría el nuevo techo de usura.

Gráfico del MEIC sobre tarjetas de crédito en Costa Rica (octubre 2019).
Gráfico del MEIC sobre tarjetas de crédito en Costa Rica (octubre 2019).

También las tasas de interés en comercios de electrodomésticos (que sí son empresas formales) pueden ser elevadas y podrían verse corregidas con el proyecto de ley. Ya en el pasado el MEIC ha alertado a la población de que estas entidades ofrecen créditos cuyas tasas anuales pueden oscilar entre el 40% y el 117%, con promedios de 68.7% anual.

¿Qué pasará con los créditos actuales?

Según informaciones del MEIC, cerca del 70% de los créditos actuales en tarjetas de crédito, oscilan entre tasas de interés del 40% y el 50%. Todos ellos quedarían por encima del umbral de la usura, según el proyecto de ley.

Los diputados que impulsan esta iniciativa han dicho que los consumidores con créditos vigentes que superen los porcentajes tope podrán renegociar sus contratos o bien podrán buscar otros agentes que ofrezcan productos con tasas de interés más bajas.

Parte del proyecto de ley contiene la creación de un Índice de Comparabilidad de toda la oferta de productos crediticios que ofrecen las personas físicas y jurídicas dentro de Costa Rica. Esta herramienta sería ideal para que las personas con préstamos vigentes cuyas tasas de interés sean consideradas como usureras, puedan elegir un nuevo producto para así renegociar.

Comparación con tasas de usura de otros países

A pesar de que el proyecto de ley para establecer las tasas de intereses de usura sí generaría cambios en Costa Rica, las nuevas tasas todavía quedan por encima de las que se manejan en otros países. Estas son las tasas de usura promedio de los siguientes países:

Colombia 28.65% (créditos de consumo y ordinarios)

Los legisladores David Hubert Gourzong (PLN) y Welner Ramos (PAC), quienes impulsan el proyecto, respondieron preguntas que les hicimos sobre las tasas de usura propuestas para Costa Rica.

1-- En Colombia, la tasa usura es de 28,65 % para créditos de consumo y ordinarios. ¿No considera que las tasas de usura para Costa Rica son muy elevadas?

DG: Desearíamos tasas iguales a las de Colombia, pero nos movemos en el campo de la política y la negociación. Las tasas que se incluyen en el texto dictaminado reflejan el ámbito de lo políticamente posible y crea condiciones más beneficiosas para los tomadores de crédito.

WR: Actualmente, hay personas pagando 120% anual (o incluso más) en intereses. Efectivamente, queríamos una tasa más baja; semejante a la que indicaban los estudios de las universidades o de Flacso. Acordes con lo que hoy tienen países de la OCDE como Corea del Sur, Japón, Francia, Colombia...

2-- ¿Quién se beneficiará con estas tasas de usura elevadas? ¿Qué cambiaría en el país con la aprobación de estas tasas?

DG: Se beneficiarían, en primer lugar, los tomadores de crédito, porque muchos costarricenses actualmente estamos pagando tasas más altas. En segundo lugar, la economía en su conjunto, el consumo y el ahorro, porque libera una cantidad importante de dinero que actualmente se dedica al pago de tasas de interés desproporcionadas. Dichos ahorros mejorarán las condiciones de las familias.

Cito como ejemplo de cambio el ordenamiento penal, porque permite hacer efectiva la norma del Código Penal que sanciona la usura tanto para las entidades financieras reguladas como las no reguladas.

WR: Lo que le puedo decir es quiénes se benefician con la usura de hoy: los bancos y entidades financieras que cobran tasas por encima del 40% anual. Por ejemplo, la gran mayoría de tarjetas de crédito tienen tasas superiores a ese nivel. Con esta ley vamos a promover tasas más bajas, que la gente cambie a opciones más cómodas, que renegocien sus contratos, etc.

3-- Los micropréstamos, inferiores o iguales a ¢675.000, podrían tener tasas de interés del 55%. Sabemos que quienes más recurren a préstamos pequeños son las familias menos pudientes; los ticos en situaciones financieras más vulnerables. ¿No los deja desprotegidos una tasa de usura del 55%?

DG: No. Al contrario, garantiza el acceso al crédito. Esa tasa de interés máxima no aplicará para tarjetas de crédito de bajos montos.

WR: Esa tasa, a pesar que nosotros queríamos una tasa única, permite acceso al crédito a esas personas bajo esas condiciones específicas; las cuales no incluye a las tarjetas de crédito. Pues lo que algunos diputados han alegado es que los microcréditos son de muy corto plazo, por montos muy bajos y con pocas garantías. Sin embargo, la tasa establecida está muy elevada.

Listo. ¿Vos qué opinás sobre el tema? Dejanos tus ideas y comentarios.