Fabrice Le Lous, Lucía Sánchez. 11 octubre
El presidente estadounidense Donald Trump en la Casa Blanca, en setiembre de 2018.
El presidente estadounidense Donald Trump en la Casa Blanca, en setiembre de 2018.

El Partido Republicano va por el muro de Trump, esa colosal línea divisora de máxima seguridad entre Estados Unidos y México que ha sido quizás la promesa más bombástica del mandatario norteamericano.

La construcción de tal muro, sin mencionar el tema de derechos humanos, supone un reto estructural y financiero que pocos creen que sea posible, pero se acercan las elecciones legislativas de noviembre y el tema ha vuelto a salir a flote.

En las últimas semanas, el presidente nacido en el Hospital Jamaica (Nueva York) ha logrado asegurar apenas un 6% del dinero que necesita para construir su megaobra antimigrantes, pero ahora, su mano derecha en el Congreso de Washington DC asegura que los republicanos van por el 94% restante.

El ruido de esta noticia ha sido sofocado por el escándalo de Brett Kavanaugh primero y por el Huracán Michael después, pero aquí te tenemos la esencia de lo que pasa con “The Trump Wall”.

Efectivos de un escuadrón de ingenieros de la Guardia Nacional de Ohio participaban en labores de construcción en una parte de un muro fronterizo con México en Nogales, Arizona, en junio de 2018.
Efectivos de un escuadrón de ingenieros de la Guardia Nacional de Ohio participaban en labores de construcción en una parte de un muro fronterizo con México en Nogales, Arizona, en junio de 2018.
¿Qué es lo nuevo?

Lo último es que Donald J. Trump ya dispone de una cantidad de dinero para su querido muro. El político cuenta con $1.600 millones aprobados para sus aspiraciones fronterizas en el nuevo Presupuesto de los Estados Unidos. Son $23.400 millones menos de lo que él quería, pero el rubio magnate pujará por esos $23.000 millones, según publicó su medio de comunicación preferido, Breitbart News.

El pasado 29 de setiembre el presidente firmó la ley de presupuesto que financiará al Gobierno estadounidense hasta diciembre, evitando el cierre parcial de su administración que se habría dado el 30 de setiembre por falta de fondos si él no aprobaba la legislación.

Trump había amenazado con no firmar la ley y dejar que el Gobierno se cerrara como en enero a menos que la propuesta de los congresistas colocara $25.000 millones para la construcción de su muro entre EE.UU. y México. Los congresistas le dijeron “ño” y Trump igual firmó el documento, porque un cierre de Gobierno no le caería nada bien a un mes de las elecciones legislativas.

Lo último 2.0, sin embargo, es que líder de la mayoría del Congreso, el diputado republicano Kevin McCarthy, anunció este 10 de octubre que su partido irá en busca de todo el presupuesto para el muro fronterizo. Se espera que McCarthy presente un proyecto de ley llamado “Construyan el muro, apliquen la ley”, que incluye la financiación total para el muro equivalente a los $23.400 millones que le faltan a Trump.

Además, los republicanos pretenden presentar otro proyecto de ley en contra de las “ciudades santuario”, esas localidades como San Francisco o Los Ángeles que son menos severas en su trato con migrantes indocumentados.

WAIT! ¿No se suponía que sería México el que pagaría por el muro? Yep… Trump lo prometió en campaña y lo ha repetido muchas veces en sus conferencias, pero ahora pretende sacar el dinero de los contribuyentes. O sea, del pueblo estadounidense.

Aprendamos juntos: A pesar de que el partido de Donald Trump tiene la mayoría en el Congreso y el Senado, las leyes presupuestarias deben contar con al menos 60 votos en el Senado, y Trump tiene ventaja de solamente un voto: 51 republicanos contra 49 demócratas. Así que el muro soñado por Trump podría no estar tan cercano como él dice.

¿De verdad hará el muro?

Lo que pasa es que ya hay un muro. La frontera entre los dos países mide 3.145 kilómetros, de los cuales un tercio ya tiene algún tipo de barrera para prevenir cruces ilegales de migrantes. Queda ver si Trump será capaz de completar sus ambiciones de construir un muro nuevo y más seguro, pero en casi dos años de gobierno lo único que ha hecho hasta ahora es reemplazar vallas por muros en algunas zonas del límite sur de EE.UU.

Veamos esta línea de tiempo de la historia moderna del famoso muro:

1994: El gobierno de Bill Clinton instala vallas en 1.050 kilómetros en la frontera con México.

1996: Se inician obras para erigir una doble valla fronteriza en San Diego (California).

2006: Durante la administración de George W. Bush el Senado aprueba la construcción de un muro de 1.200 km en la frontera de México con 80 votos a favor (entre esos el de Hillary Clinton) y 19 en contra.

Los datos reales del muro de Trump

3.145 kilómetros. Esta es la longitud de la frontera terrestre entre EE.UU. y México.

1.046 kilómetros. La distancia de la frontera que ya cuenta con algún tipo de barrera (vallas, muros, etc.) sobre todo en los estados de California, Arizona y Nuevo México. Texas es el estado que menos barreras tiene.

12.000. La cantidad de sensores térmicos que ya funcionan en la frontera, además de sistemas de rayos X, y más de 20.000 agentes fronterizos.

1.609 kilómetros. La distancia del muro que Trump quiere hacer.

15 metros. La altura del muro que desea Trump.

3 metros. La profundidad del muro con la que sueña el mandatario.

Estos son los prototipos del estilo de muro que pretendería poner Donald Trump en la frontera de México
Estos son los prototipos del estilo de muro que pretendería poner Donald Trump en la frontera de México

Un tercio. Casi 1.000 kilómetros de la frontera tiene un “muro” natural que no requiere de reforzamiento. Los ríos y desiertos de Sonora y Chihuahua, con temperaturas de hasta 50 grados centígrados, son los agentes fronterizos más efectivos. En los últimos 20 años unos 8.000 migrantes han muerto tratando de cruzar por esta zona.

$25.000 millones. La cantidad de dinero que costaría hacer un muro de 1.600 kilómetros con las características que quiere Trump, según el Washington Post.

Siglo XIV. En un artículo del New York Times se explica que construir el muro es darle a un problema del siglo XXI una solución del siglo XIV. De acuerdo a una investigación del medio, saldría mucho más barato y efectivo invertir en cámaras y drones como los que ya se usan.

Sahara. Trump le sugirió al ministro de Relaciones Exteriores de España hace unas semanas que construyera un muro en el desierto del Sahara para frenar la inmigración. LOL.

Bonus | Muros que ya existen: las fronteras más tensas del mundo

La Zona Desmilitarizada entre Corea del Sur y Corea del Norte

Estados Unidos y México

La franja de Gaza (frontera entre Palestina e Israel)

Bonus 2.0 | Ya que estamos aquí: un vistazo a las fronteras más light del mundo

Una librería ubicada entre Estados Unidos y Canadá

La triple frontera entre Alemania, Holanda y Bélgica

Svalbard, en Noruega, es una isla “libre de visas”. El país incluso garantiza un trato idéntico a foráneos y a noruegos, y paga incentivos para quienes desean vivir allí. En la isla está la ciudad más al norte del mundo: Longyearbyen

¿Quedaste con dudas? ¿Preguntas? Escribinos para cualquier información adicional a: fabrice.lelous@nacion.com