Jairo Villegas S.. 14 marzo
El crucero Norwegian Bliss es de los más grandes del mundo, con capacidad para 4.000 personas y navega a Alaska y otros destinos. El año pasado estuvo en Costa Rica. Fotografía José Cordero
El crucero Norwegian Bliss es de los más grandes del mundo, con capacidad para 4.000 personas y navega a Alaska y otros destinos. El año pasado estuvo en Costa Rica. Fotografía José Cordero

Aguas cristalinas, fauna exuberante, paisajes inolvidables y sitios icónicos. Algunos viajeros optan por viajar en un crucero para conocer lugares inimaginables.

A bordo de uno de estos grandes barcos, los turistas pueden recorrer las islas Galápagos, en Ecuador, para admirar diversos animales, conocer formaciones geológicas y hasta sumergirse en el mar para hacer snorkeling.

Otros prefieren maravillarse con un paseo por el Ártico, mientras que algunos más aventureros incluso optan por ir de la Antártida a la Micronesia o sorprenderse con Sudáfrica.

También es posible deleitarse con los fiordos en Noruega, esas impresionantes depresiones continentales estrechas que están tomadas por el mar.

O bien, un periplo romántico por las asombrosas islas griegas, una expedición por el Mediterráneo, Asia o la incomparable Alaska.

(Video) Viajar en crucero

Igualmente hay opciones más tradicionales, como navegar por el majestuoso Caribe.

“La mejor manera de descubrir el mundo es abordo de un crucero, porque llegas a cada puerto, descubres la magia de cada destino sin tener que cargar el equipaje o buscar hospedaje, pues todo lo tienes a bordo, además de múltiples opciones de entretenimiento y alimentación”, expresa Sofía Castro, gerenta de mercadeo de Terranova Diseños de Viajes, una de las agencias que representa en Costa Rica a empresas que ofrecen esos servicios.

“Hay dos razones importantes para que los clientes opten por un crucero, que son la cantidad de destinos que pueden conocer en un solo viaje y además que son todo incluido en una ciudad flotante, que cuenta con todas las comunidades”, opinó, por su parte, Kathya Garrido, directora corporativa de ventas de Viajes Colón, que también representa a otras firmas navieras.

Conozca el impresionante crucero Norwegian Bliss

Castro agrega que las opciones son tan amplias que el turista puede escoger un crucero de lujo, uno contemporáneo, un upper premium, de expedición e incluso de río, por lo que zarpan de océanos o ríos más emblemáticos de Europa y Asia.

Sobre el costo económico, la funcionaria de Terranova Cruceros asegura que existen opciones que se ajustan a todos los presupuestos, gustos y preferencias de los viajeros.

“Hay cabinas internas desde los $500 en adelante por persona; todo depende de la naviera, los destinos e inclusiones”, resalta Castro.

Por su parte, Garrido indicó que la cotización varía según la fecha, categoría de la cabina, cantidad de personas y ocupación.

“Hay promociones y se pueden obtener tarifas muy económicas de menos de $300 por persona con todos los impuestos incluidos, según la ruta”.

Incluso, dijo que es posible conseguir espacios por $199, en los barcos que tienen salida desde Colón, en Panamá, y Miami, Estados Unidos, en ciertos momentos específicos.

“En temporada baja, las tarifas son mucho más accesibles. También hay cruceros de tres o cuatro noches, aún más accesibles. Se debe estar atento que la promoción mostrada tenga los impuestos incluidos, porque normalmente es un monto importante en el precio”, expresó Garrido.

Ella enumeró que la época más barata podría ser en mayo, setiembre y octubre, mientras que la más cara en enero, febrero, julio y diciembre.

La falta de visa estadounidense no debe desalentar sus deseos de darse un viaje por alta mar. Tanto Castro como Garrido resaltan que hay rutas que no incluyen territorio estadounidense.

No obstante, Castro advierte que puede ser que otros países sí exijan un visado.

“Hay cruceros zarpando en múltiples destinos donde no se requiere visa americana. Por ejemplo, si va a tomar un crucero en Europa, hay vuelos directos que no necesitan visa; sin embargo, hay destinos en Europa que necesitan visas locales”, apuntó Castro, a la vez que dijo que la propia agencia de viajes asesora en este tema.

Garrido, asimismo, puso como ejemplos los recorridos que se inician en Barcelona, Colón (Panamá), Cartagena o La Habana. “En Suramérica también hay opciones”, añadió.

¿La mejor época para viajar? La representante de Terranova dice que cada itinerario tiene su temporada idónea de viaje, como por ejemplo Alaska (junio a setiembre). Resaltó que todo depende de las condiciones climáticas que mejor se ajustan al itinerario.

“Existen cruceros como los de lujo donde todo está incluido en su mayoría; otros tienen opciones gastronómicas que deben ser canceladas por aparte o bien, pueden asistir a los restaurantes o comedores que incluye cada paquete, por lo tanto, los viajeros pueden elegir paquetes distintos que se ajusten a sus necesidades”, concluyó Castro.