Columna de Ismael Cala

Meditar no es poner la mente en blanco

La mente es como un monito borracho, que va saltando de rama en rama. Es muy difícil librarnos de los pensamientos, porque la mente está regida por las órdenes de un gran dictador que se llama ego

El tema de la meditación ha caído en un gran saco, y usualmente se le confunde con prácticas espirituales o religiosas. En principio, todos tenemos la posibilidad de observarnos conscientemente en cuerpo, mente, energía y emociones, para dejar salir y liberar lo tóxico que a veces nos guardamos dentro.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.