Columna de Ismael Cala

Blog: La empatía es la llave para un diálogo asertivo

Según investigaciones de la Universidad de Zurich, si tenemos intercambios alegres y positivos con gente desconocida, más se amplía la red neuronal de la empatía

Los seres humanos somos sociales, esto quiere decir que nuestro cerebro está configurado para cooperar, para vivir en comunidad. Para que ello suceda de manera exitosa, es necesaria la empatía, que es un elemento para la cognición social, que nos permite percibir y entender las emociones ajenas.

De acuerdo con los estudios practicados por investigadores de la Universidad de Boulder (Colorado), la empatía está compuesta por dos procesos específicos: la identificación con el sufrimiento ajeno y la compasión, que es un sentimiento que nace de la simpatía y la ternura.

Es por esta razón que cuando somos testigos del sufrimiento ajeno, buscamos ayudar para aliviar el dolor, y así deshacernos de la impotencia. Sin embargo, cuando el comportamiento de los demás nos afecta de manera negativa, allí… Allí a la mayoría se nos acaba la empatía.

Por ejemplo, supongamos que un ser querido o un compañero de trabajo, de pronto nos ha agredido verbalmente sin nosotros haberlo provocado o por lo menos, sin entender por qué esa persona nos está hablando mal. Probablemente pienses que lo más lógico sería devolverle el grito o comportarnos de igual manera, pero en realidad; es en esa situación cuando debemos hacer nuestro mayor esfuerzo por ser empáticos.

Cuando dejamos que en una situación como esa sea la empatía la que tome el mando en nosotros y no el impulso primario de atacar, entonces podremos racionalizar la situación: nosotros solo podemos controlar nuestra reacción ante los demás o las circunstancias que nos rodean.

Cuando alguien nos lastima a nosotros o a algún ser querido, es por una serie de situaciones que han llevado a esa persona a explotar o porque se ha equivocado en su accionar y no porque sea una mala persona.

Ser conscientes de esta situación, nos permitirá manejar nuestra comunicación diaria con los demás a otro nivel. Imaginemos todos los malentendidos que nos ahorraríamos si en vez de reaccionar visceralmente a la acción del otro, pensáramos por un segundo que lo que estamos viendo realmente es solo la punta del iceberg, cuando debajo del agua hay todo un corretaje emocional enorme.

Por esta razón es importante aprender a no tomarse las cosas a término personal. Aprender a entrenar nuestra empatía es fundamental para vivir mejor. De hecho, según investigaciones de la Universidad de Zurich, si tenemos intercambios alegres y positivos con gente desconocida, más se amplía la red neuronal de la empatía.

Es decir, que mientras más veces interactuemos con gente extraña, más empáticos nos volvemos. Mi recomendación, sobre todo en estos momentos tan particulares que estamos experimentando como humanidad es que, te tomes un tiempo durante esta semana, puede ser en tu descanso y te escribas o converses personalmente con ese grupo de personas que trabajan contigo, pero con las que usualmente no compartes tanto.

Atrévete a buscarle conversación a esa persona que sueles ver apartada del grupo, o con quien usualmente no te escribes con frecuencia. Lo mejor es que además de ti, esa persona también aumentará su capacidad de empatía y ayudarás a crear una red expansiva hacia tu comunidad.

Alimentemos nuestra vida con pequeños gestos cotidianos y hagamos del altruismo una ola que abrace al mundo. Empieza con una sonrisa. Créeme, esa es la magia de la comunicación asertiva.

Ismael Cala

Ismael Cala

Estratega de vida y de negocios. Empresario y emprendedor social. Autor de ocho bestsellers en temas de liderazgo, emprendimiento y desarrollo personal, incluyendo "El poder de escuchar" y "Despierta con Cala". Es presidente y fundador de Cala Enterprises Corporation y de la Fundación Ismael Cala.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.