Jorge Oller. 1 abril
La organización de fotos y videos es una nueva actividad lucrativa abierta por la tecnología.
La organización de fotos y videos es una nueva actividad lucrativa abierta por la tecnología.

En los tiempos en lo que Marie Kondo nos ha ayudado a muchos a organizar nuestras casas, closets y gavetas, continúan apareciendo ideas de todo tipo para descongestionar y simplificar nuestras vidas.

Mientras tanto sucede, ¿quién nos podrá ayudar a ordenar y proteger todas las fotografías en nuestros celulares y archivos digitales? ¿Cómo nos podremos asegurar de repasar nuestros álbumes digitales en 20 ó 40 años sin hipos ni resfríos? ¿Qué vamos a hacer con tanto vídeo y foto inolvidable? Queremos proteger, organizar y compartir memorias.

Como nunca en la historia de la humanidad, contamos con imágenes que valen un tesoro. A la vez están a la deriva entre iCloud, Dropbox, Google Photos, Flickr, SmugMug y tanto más, sin la certeza de un sistema duradero o la robustez que merece tanta vida, alma y corazón. Por esto, creo que se ha abierto el espacio para un nuevo oficio: organización de fotografías y videos.

Asumo que es un tema relevante pues al buscar en Google obtuve 27.3 millones de respuestas. Y al hacerlo en inglés resultaron 305 millones. Si aceptamos 7,5 mil millones de personas en el planeta y 4 mil millones con un celular con cámara en la mano, basta estimar un promedio de fotos por año para concluir que se trata de un mercado de oportunidad importante a la espera.

Entonces, ¿qué sigue? En mi opinión, para cualquier persona que lo vea en su área de interés, los tiempos nos han traído una nueva ocupación que podría llegar a ser un gran negocio también. Después de todo, se trata de resolver un problema a la sociedad y se tiene en las yemas de los dedos un punto de inflexión y rentabilidad.

Dicho esto, no encargaría la organización, respaldo y protección de las fotografías a una persona improvisada en el tema. Y al igual que para cualquier profesión delicada, buscaría una credencial que me asegure estar frente a una persona o compañía profesional.

Por el momento, encuentro interesante la opción de certificación que ofrece APPO ––acrónimo en inglés de la asociación de organizadores personales de fotografías. Al hacer la búsqueda de organizadores en Costa Rica no encontré una sola opción, por lo que podría estar abierta la oportunidad para un nuevo emprendimiento sin competencia hoy.

¿Le interesa? ¿Conoce Usted alguna persona a quien le pueda atraer la idea? La organización de fotos y videos es una nueva actividad lucrativa abierta por la tecnología, y con estos breves párrafos le quiero dar la bienvenida.

Solo una petición quiero dejar: cuando contemos en Costa Rica con la primera persona o compañía certificada, ¿me avisan?

Clic.