Arnoldo Rivera J.. 24 abril, 2011

Alajuelense es el gran rival del Saprissa; sin embargo, se hermana con la S en la casualidad.

Los manudos usan el rojo y negro porque el Club Sport La Libertad agotó las camisetas blancas y negras verticales en la tienda Siglo Nuevo, único establecimiento que vendía artículos deportivos en Costa Rica.

Deseaban el blanco y negro debido a uno de los primeros equipos alajuelenses: el Once de Abril

Sucedió en 1925, cuando Rodolfo Castaing se regresó a Alajuela con las rojinegras para no perder el viaje a la capital.

Así se cuenta en un artículo publicado en la revista Proa, en mayo del 2005, citando el libro Memoria Liga Deportiva Alajuelense , de Armando Mórux (q. e. p. d.).

Otra historia que involucra rayas blancas y negras se relaciona con la Juventus de Turín.

Su primer color de uniforme fue rosado, porque sus jóvenes fundadores querían algo bien diferente.

Quisieron y no pudieron, porque la casa proveedora en Nottingham, Inglaterra se equivocó en uno de los envíos y mandó camisetas blanquinegras, ahora colores inconfundibles de la Vieja Señora.

El Boca Juniors también debe su azul y amarillo a la casualidad, porque los fundadores del club no se ponían de acuerdo acerca de cuáles colores utilizar.

Para zanjar la cosa, decidieron que usarían la bandera del siguiente barco mercante que llegara a puerto; llegó uno sueco y así los xeneizes forjaron su ADN cromático.

Inglaterra debe su camiseta blanca a un olvido: tras pactar el juego ante Escocia, en 1872, los jugadores ingleses cayeron en la cuenta de que no se había tomado una decisión acerca del color de camiseta para ese juego.

Decidieron usar la blanca, porque todos tenían una de ese color en sus casas.

Brasil adoptó la verdeamarela luego del Mundial de 1950, que perdieron en casa, ante Uruguay. Usaban blanca, pero la “jubilaron” por la mala suerte que les dio en el Maracanazo, dijeron los brasileños.