Pequeños entes de ahorro y crédito analizan fusionarse para no desaparecer

Por: Óscar Rodríguez 21 mayo, 2013
 Margarita Alpízar esperaba ayer su turno para ser atendida en Coopeaserrí. En esta entidad temen que las nuevas normas de regulación de la Sugef resulten muy costosas para las instituciones financieras pequeñas. | JORGE ARCE
Margarita Alpízar esperaba ayer su turno para ser atendida en Coopeaserrí. En esta entidad temen que las nuevas normas de regulación de la Sugef resulten muy costosas para las instituciones financieras pequeñas. | JORGE ARCE

Las cooperativas de ahorro y crédito del país hacen números para determinar si lograrán sobrevivir a la nueva regulación de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), que viene en camino.

La mayor preocupación reina en las entidades calificadas como pequeñas –25 de un total de 30 cooperativas– que no saben si pasarán por el tamiz de la supervisión, que las obligará a invertir en tecnología, hacer provisión de su cartera crediticia y aplicar pruebas más rigurosas a sus clientes antes de dar un préstamo.

La normativa propuesta por Sugef está actualmente en consulta en las entidades financieras y entraría a regir durante el segundo semestre del año, según confirmó Javier Cascante, superintendente de ese órgano.

Análisis. Durante esta semana, las cooperativas terminarán de estudiar las repercusiones de la nueva normativa. Sin embargo, desde ya una de las conclusiones es que se reducirá el número de cooperativas de ahorro y crédito.

“Tenemos que ser realistas, el que no está a la altura de la competencia, se va quedando atrás”, dijo Gerardo Marín, presidente de la Federación de Cooperativas de Ahorro y Crédito, al referirse a los efectos de la nueva reglamentación.

Cascante enfatizó que no puede crear normativa diferenciada para unas entidades y para otras.

“Obviamente, medimos los impactos y por eso aplicamos gradualidad a las normas. Todo lo hacemos a nivel de sistema financiero; el día que me ponga a hacer supervisión diferenciada, me pongo a hacer otras cosas”, recalcó.

Opciones. La fusión entre cooperativas es el panorama que las propias entidades vislumbran para subsistir a las nuevas reglas. De hecho, la semana anterior, se publicaron nuevas disposiciones sobre este tema.

“Los efectos que nos traerá son fortísimos. Nosotros mismos analizamos unirnos con otras seis cooperativas de la zona de occidente hasta Guanacaste y al final agruparíamos 80.000 personas”, dijo Sergio Somarribas, gerente general de Coopemapro, que reúne a maestros de Santa Cruz, Guanacaste.

José Luis Arce, presidente del Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero, expresó que el costo de la nueva normativa podría generar fusiones. “Sucede con frecuencia en la industria financiera, tanto bancaria como de otra naturaleza, que se presentan economías de escala que conducen a que en términos de eficiencia haya tendencias a la concentración del mercado”, dijo a La Nación.