Doriam Díaz. 29 agosto
Uriel Quesada reside en Nueva Orleans y es el decano de Ciencias y Letras de la Universidad de Loyola. Foto: Graciela Solís.
Uriel Quesada reside en Nueva Orleans y es el decano de Ciencias y Letras de la Universidad de Loyola. Foto: Graciela Solís.

Cada vez que el escritor Uriel Quesada (San José, 1962), radicado en Estados Unidos, aparece en Costa Rica viene con la agenda repleta y cargado de libros y proyectos. En esta ocasión, el autor de Lejos, tan lejos y El gato de sí mismo llega a la Feria Internacional del Libro con dos nuevas publicaciones bajo el sello de Uruk Editores: El mundo era otro y La invención y el olvido.

Son dos libros diferentísimos, aunque se emparentan, de alguna forma, por su preocupación por la memoria y el olvido. El mundo era otro es una colección de cartas de 16 escritores costarricenses acerca de la elecciones presidenciales de este 2018, mientras que La invención y el olvido son siete cuentos de Quesada unidos por el papel de la memoria en la narración de la propia vida.

Esta última obra será presentada este jueves 30, a las 4 p. m., en la carpa artístico-literaria en la Antigua Aduana, con la participación de Quesada y del escritor Carlos Cortés.

Escribir la historia inmediata

El mundo era otro tiene ese tono íntimo que le imprimen 16 cartas personales que los escritores les dirigen a niños, hijos, amigos y hasta personajes que ya no están. Tales escritos pretenden articular una respuesta a muchas preguntas, así como expresar miedos y esperanzas que dejó un proceso electoral que cambió al país.

“Son ensayos cortos en formato de carta. Hay momentos en la vida personal y en la vida de los países en que cambian radicalmente las dinámicas; esto nos pasó. Precisamente, el tema que recorre estos textos es el darse cuenta de que lo que dábamos por sentado, lo que imaginábamos sobre Costa Rica, para bien o para mal, no existe”, explica Uriel.

A esto responde el título de este conjunto: nuestro mundo ya no es el mismo. “Todo lo que pasó me dejó muy asustado, sentí que me quedaba sin país, sin un lugar adónde regresar. Este es un intento para sacar lo que pasó y empezar a pensar en la nueva realidad y en el futuro”, agregó.

A modo de introducción, Quesada escribe la primera carta, que va dirigida a los lectores, y luego vienen textos de Anacristina Rossi, Rafael Ángel Herra, Arabella Salaverry, Carlos Cortés, Dorelia Barahona, Ana Coralia Fernández, Iván Molina, Yadira Calvo, Jéssica Clark, Warren Ulloa y José Ricardo Chaves, entre otros.

Los lectores hallarán desde cartas muy racionales hasta mensajes en que se expone la vulnerabilidad del emisor, desde un texto político hasta otro que habla acerca del humor como forma de resistencia, así como lecturas que se preocupan por el temor a la femenino y el deseo de control sobre los cuerpos, que se detienen en la importancia de ciertos momentos en la vida o que expresan la voluntad de darse e involucrarse.

“Este tipo de proyectos son de historia inmediata, son escritos en calientes. Casi todas las cartas se escribieron en abril. Los colaboradores respondieron a lo que estaban viviendo. Esto tiene mucho valor. Me gusta mucho el tema de la historia del pensamiento: este libro es como pensaba un grupo de gente”, explicó el decano de Ciencias y Letras de la Universidad de Loyola, en Nueva Orleans (Estados Unidos).

La vida es lo que decimos que nos pasa
La invención y el olvido.
La invención y el olvido.

La invención y el olvido le debe su nombre a frases de Francisco Ayala y Jorge Luis Borges sobre la memoria y el olvido, que se quedan en el libro de Uriel Quesada como los epígrafes que marcarán la lectura de los siete cuentos escritos entre el 2010 y el 2017.

La obra reúne textos acerca de cómo hacemos literatura a partir de experiencias de vida y del papel que juega la memoria en configurar la narración de lo vivido, detalla el autor.

De esta forma, la vida es lo que se cuenta sobre la misma. “La vida no es lo que nos pasa, sino lo que decimos sobre lo que nos pasa. Es nuestra narración de algo donde nos sentimos protagonistas”, amplía Quesada.

A este escritor le gusta tratar de innovar en su propia literatura, según contó, por lo cual experimenta y, por ejemplo, incorpora pequeñas reflexiones aquí y allá, como si fuera un ensayo, o escribe notas al pie que modifican lo que está pasando.

En El circulante, el tema es el olvido, ya que una familia debe afrontar un doloroso recuerdo escondido. Aquella memoria se irá reconstruyendo con la ayuda del narrador.

Hay un cuento policíaco, Apuntes para un cuento policíaco, así como dos textos de ciencia ficción: La máquina de la memoria, en que hay hipnosis y visiones sobre el futuro, y Sutil es el verdugo que plantea cómo se puede alterar la historia a partir de sistemas de vigilancia por medio de la imagen.

Durante la Feria del Libro, estos títulos se pueden encontrar en el puesto de Uruk Editores; además, se encuentran ya en las librerías nacionales. La invención y el olvido cuesta ¢6.800 y El mundo era otro, ¢7.000.