Doriam Díaz. 26 febrero
Víctor Román y Alfredo Corrales, de la empresa Allianz Moving de Costa Rica, descargaron las obras de Picasso en los bajos de la plaza de la Cultura. Foto: Doriam Díaz.
Víctor Román y Alfredo Corrales, de la empresa Allianz Moving de Costa Rica, descargaron las obras de Picasso en los bajos de la plaza de la Cultura. Foto: Doriam Díaz.

Un gran camión ingresó en reversa a la parte baja de la plaza de la Cultura en San José. Traía un cargamento valiosísimo, nunca visto en Costa Rica: ocho cajas con los 100 grabados del artista español Pablo Picasso, que se exhibirán en los Museos del Banco Central a partir del 6 de marzo.

Había expectativas, videos grabando, un dron sobre el lugar y, por supuesto, personal de los Museos (incluido su equipo de seguridad) esperando las obras del español que conforman la exposición Picasso: Suite Vollard, que pertenece al Instituto de Crédito Oficial (ICO) de España.

Suite Vollard consta de 100 piezas que Picasso hizo entre 1930 y 1937 para el galerista francés Ambroise Vollard. La muestra, considerada una de las obras cumbres del grabado en el siglo XX, hace una estación en Costa Rica, luego de haberse expuesto en 35 ciudades de 15 países, como Argentina, Brasil, Colombia, Estados Unidos y Japón.

(Video) Grabados de Picasso llegaron a Costa Rica

Sin contratiempos ni sobresaltos, cuatro trabajadores de la empresa de mudanzas Allianz Moving descargaron las ocho cajas, las cuales arribaron al país en un vuelo comercial el martes 25 de febrero.

Esta colección de grabados permanecerá resguardada en una de las salas de los Museos, pues será el lunes cuando sea desembalada con la presencia de Gonzalo Doval Sánchez, responsable del Área de Arte de la Fundación ICO, y se instalen los grabados en el todo el segundo nivel de los Museos del Banco Central.

Del 6 de marzo al 7 de junio, el público podrá ver las piezas, que estarán distribuidas en las dos salas de ese nivel. Como parte de las medidas especiales para Picasso: Suite Vollard, habrá ingreso controlado a esos espacios con el fin de garantizar que no estén más de 40 personas a la vez en cada una de las salas.

Aunque el montaje de la exhibición se hará la próxima semana, los Museos del Banco Central tendrán esos espacios listos para recibir estos trabajos de Picasso.

Las obras están resguardadas en los Museos del Banco Central. Será hasta el lunes que sean sacadas de las cajas para comenzar el montaje en las salas. Foto: Doriam Díaz.
Las obras están resguardadas en los Museos del Banco Central. Será hasta el lunes que sean sacadas de las cajas para comenzar el montaje en las salas. Foto: Doriam Díaz.

Además de los refuerzos que habrá en seguridad, ese nivel estará siempre entre 20°C y 22°C de temperatura con una humedad relativa entre el 45% y 50% para preservar en buenas condiciones el papel de los grabados.También se cambió la iluminación: las obras será iluminadas por bombillos de 50 lúmenes.

La entrada a Picasso: Suite Vollard costará ¢3.000 para costarricenses y extranjeros y ¢2.000 para estudiantes con carné; además, entrarán de forma gratuita los niños menores de 12 años y los adultos mayores.

Estos Museos ubicados en la calle 5 de San José abren todos los días de 9:15 a. m. a 5 p. m. Debido a esta importante exhibición internacional habrá dos días en que se extenderá el horario habitual para atraer a la gente que sale de sus trabajos: los martes y jueves cerrarán a las 7 p. m., detalló Dayana González, coordinadora de Comunicación y Promoción.

“Su amplitud, un centenar de obras, permite recorrer una de las décadas más decisivas en la vida de Picasso que plasmó en ellas tanto sus vivencias personales como las tendencias artísticas más importantes del momento. Es también una especie de catálogo de las técnicas del grabado que Picasso utilizó con maestría”, asegura Fundación ICO, que gestiona la muestra, en su página web.

En las dos décadas pasadas, estos museos han ofrecido otras grandes muestras de grandes figuras en la historia del arte mundial: en el 2007 expusieron Escultura moderna española con dibujo; en el 2008, una colección de grabados de Rembrandt van Rijn (1606-1669) y en el 2014 y 2015, las obras de Alberto Durero (1471-1528).