Áncora

‘La curación infinita’: relatos de enfermedad mental en las voces del doctor y su paciente

En este nuevo episodio de ‘El librero’ le contamos sobre un libro que reúne los testimonios del académico que fue internado en la década de 1920 por esquizofrenia y del psiquiatra que lo atendió

Una historia escrita a cuatro manos y que, poco a poco, se va dibujando. Así se puede describir la atractiva novedad que ha llegado a la Librería Buhólica para este primer trimestre del año.

Se trata de La curación infinita, un libro de Ludwig Binswager –el psiquiatra suizo que desarrolló la terapia existencial– y el académico Aby Warburg –el historiador alemán más importante del siglo XX–. En este nuevo episodio de El librero, le contamos sobre esta novedad literaria que revela una de las historias más apetecidas sobre el tratamiento de las enfermedades mentales.

Las manos de Binswager y Warburg se entrecruzan para dejar un documento histórico sobre el tratamiento de las enfermedades mentales en la década de 1920.

Entre 1921 y 1924, Warburg fue internado en un instituto psiquiátrico bajo el tratamiento directo de Ludwig Binswanger. Fue ingresado bajo el diagnóstico de esquizofrenia y con un pronóstico “completamente desfavorable”. El historiador se mostraba abrumado por delirios, alucinaciones, intentos de suicidio y actos violentos.

Este libro, por primera vez, presenta los textos autobiográficos de Warburg relativos a su estadía en la clínica. Además, muestra el epistolario entre ambos autores a través del cual establecen un importante intercambio intelectual sobre la idea y la experiencia de una “cura infinita”.

“La curación infinita pertenece a una tradición testimonial de las enfermedades mentales, donde podrían figurar otros dos libros desgarrantes: Down Below, de Leonara Carrington, y Cartas desde Rodez, de Antonin Artaud. Sin embargo, el libro de Warburg, es más moderado y menos visceral que los anteriores”, apunta Noé Totoyo, librero de Buhólica.

La curación infinita se puede conseguir en la tienda Buhólica, ubicada en Combai Mercado Urbano, Escazú. Puede reservar el libro llamando al 4112-1252.

Aprovechando el recorrido por la biblioteca Buhólica, conviene repasar otras novedades que han llegado a la tienda.

  • Seguir con el problema, de Donna J. Haraway

Escapando del cinismo amargo de la crítica del capitalismo, Donna Haraway intenta ir más allá e imagina otros mundos posibles, teniendo en cuenta el inminente colapso ambiental provocado por la superproducción y el consumo desmesurado de la humanidad. La propuesta feminista multiespecie de Haraway piensa a partir de pensadoras ambientales y escritoras de ciencia ficción, enseñándonos cómo cohabitar con otras personas y animales no-humanos, en un mundo que se está desvaneciendo.

  • La calavera de Mengele, de Thomas Keenan y Eval Weizman

Josef Mengele, el ángel de la muerte de la Segunda Guerra Mundial (realizó experimentación inhumana en los campos de concentración de Auschwitz) huyó a Sudamérica: allí encontró otro nombre y una tranquilidad que no merecía. Aunque murió en 1979, entidades internacionales encontraron su rastro hasta 1985. La confirmación de la identidad de un esqueleto nunca había sido tan importante. Los huesos forman buenos testigos, susurran, nunca mienten, ni olvidan. Todo un equipo de trabajo desplegó la más alta tecnología de mediados de los ochenta para dar con el cráneo de Mengele, en una historia que se relata en este libro.

  • Escritos, de Edward Hopper

Edward Hopper es uno de los pintores imprescindibles para entender el arte estadounidense del siglo XX. Famoso por sus cuadros de figuras solitarias en cafés, estaciones de trenes y cuartos, en Escritos se presentan sus declaraciones estéticas y sus perspectivas sobre el arte pictórico.

‘El librero’ es una sección de literatura del espacio ‘Ancora’, que ahora goza de una versión web en que se recomiendan títulos refrescantes. Si quiere ser considerado para este espacio puede escribir a jmora@nacion.com.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.