Televisión

Ted Bundy Alto, oscuro y letal

Guapo, elegante, romántico, tierno, encantador, era la imagen que proyectaba entre sus amistades, para ocultar a un perfecto depredador.

El olor impregna el aire. Durante días se pega al cuerpo, como el látigo a la piel del caballo. Hiede a zapato viejo quemado o como a una bola de sebo frita en una parrilla.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.