Carlos Soto Campos. 2 junio
'Dear White People' tiene como protagonistas a varios jóvenes negros que lidian con el racismo y la discriminación solapada. Joelle Brooks (interpretada por Ashley Blaine Featherson) y Samantha White (Logan Browning) son compañeras de cuarto y dos de los personajes principales. Netflix
'Dear White People' tiene como protagonistas a varios jóvenes negros que lidian con el racismo y la discriminación solapada. Joelle Brooks (interpretada por Ashley Blaine Featherson) y Samantha White (Logan Browning) son compañeras de cuarto y dos de los personajes principales. Netflix

Después de ir a una universidad rodeado de estadounidenses blancos, latinos, asiáticos y muy pocos negros –como él–, Justin Simien se propuso escribir una especie de manual para que la gente blanca supiera cono interactuar sin problemas con los no-blancos.

No, no está bien pintarse la cara con betún. No, no está bien asumir que todos los negros oyen rap. No, no se puede tocar el pelo de una persona sin preguntar (y la respuesta es no).

El resultado fue el guion de la película Dear White People (Querida gente blanca, en español), que desde su inicio se convirtió en un tráiler viral, un exitoso estreno en el festival de Sundance y, finalmente, una serie en Netflix.

“Imaginen si alguien hiciera una película que se llamara Querida gente negra”, fue el comentario que más leyó el director y guionista Justin Simien cuando estrenó su película en el 2014, y cuando salió el primer adelanto de su serie en Netflix, en el 2017.

Dear White People confronta los estereotipos, y desde la ficticia Universidad de Winchester, hace que los personajes reflejen las discusiones raciales (y las celebraciones, también) que ocurren en el resto de Estados Unidos.

Es una serie con un elenco en su mayoría negro, pero las experiencias que llevan a la mesa tienen importancia para todas las poblaciones. Dear White People no es ninguna quejadera, es una serie inteligente que invita a aprender.

Troy es el estudiante del que todos esperan lo mejor, el capitán del equipo, el presidente de la universidad. Lionel es el aspirante a periodista que pone en la mesa los temas raciales. Netflix
Troy es el estudiante del que todos esperan lo mejor, el capitán del equipo, el presidente de la universidad. Lionel es el aspirante a periodista que pone en la mesa los temas raciales. Netflix
Queridas discusiones

Justin Simien empezó a escribir su guion en el 2006, al final del segundo término de la administración Bush.

El título original del guion era 2%, ya que solo ese porcentaje de afroamericanos ingresa a las mejores universidades de Estados Unidos, las Ivy League.

Dear White People, el nombre final, es como llamó al programa de radio que conduce Sam White, una de las protagonistas. En la radio de la Uiversidad de Winchester, Sam no se guarda nada ante la represión policial o la discriminación solapada.

Justin simien empezó a crear el guion que formaría 'Dear White People' en el 2006. Netflix
Justin simien empezó a crear el guion que formaría 'Dear White People' en el 2006. Netflix

A Simien le encantaba que la discusión sobre temas raciales iniciaba desde que la gente leía el título de su guion, “los blancos, los negros y todo lo que está en medio”, como dicen en su serie.

La película causó algo de sensación, pero cuando llegó el primer tráiler de la serie de Netflix, se abrió la caja de Pandora.

Primero fueron solo algunos comentarios de indignación en YouTube, luego campañas para calificar mal el video, luego un boicot contra Netflix, amenazas de muerte a los escritores de la serie (en la planilla hay blancos y negros).

Algunos se preguntaban si era necesaria una serie que criticara el racismo sistemático cuando Estados Unidos ya había tenido un presidente negro y había “avanzado”.

Ser el único alumno negro en un aula llena de personas blancas inspiró el guion de 'Dear White People'. Netflix
Ser el único alumno negro en un aula llena de personas blancas inspiró el guion de 'Dear White People'. Netflix

Pero cuando Simien se dio cuenta que los líderes del Ku Klux Klan estaban tratando de socavar su éxito –y que Trump estaba por entrar a la Casa Blanca–, supo que era más necesaria que nunca.

Una serie, múltiples experiencias

Con humor y crudeza, las dos temporadas de la serie nos muestran las vidas de los cuatro personajes principales y la forma en que ir a la universidad, tener un novio, forjar una carrera política, requiere esfuerzos extra cuando la piel no es del color “normal”.

“Hay una gran cantidad de formas de ser negro, así como hay muchas formas de blanco (...) No ser vistos como seres humanos completos es parte del problema del racismo”, dijo Justin Simien a The Huffington Post.

'Dear White People' se concentra en la experiencia de los universitarios. Eso incluye debates acalorados, exámenes finales y claro, fiestas. Netflix
'Dear White People' se concentra en la experiencia de los universitarios. Eso incluye debates acalorados, exámenes finales y claro, fiestas. Netflix

¿Son ajenas estas experiencias a nuestro contexto? Difícilmente. Pero la serie es una oportunidad para aprender a ver las diferencias y reírse ante el ingenio de los personajes.

“Mira la serie y aprende de una experiencia que no has tenido”, dijo a Vice Logan Browning, actriz que interpreta a Sam White, la protagonista de la serie.

“Mira la serie y conecta con estos personajes, porque a final de cuentas, son personas. Puede ser como Coco, Lionel, como Troy y no tienes que ser negro para entender lo que pasan”, finalizó.

Ficha de 'Dear White People'

País: Estados Unidos

Creador: Justin Simien

Duración: Dos temporadas, 20 capítulos de 60 minutos

Protagonistas: Brandon P. Bell, Antoinette Robertson, DeRon Horton, John Patrick Amedori y Ashley Blaine Featherson.

Plataforma: Netflix