Jessica Rojas Ch.. 5 agosto
La Bruja del 71 siempre se mostró como la eterna enamorada de Don Ramón en la ficción, pero en la vida real Angelines Fernández y Ramón Valdés eran grandes amigos. Foto: Archivo
La Bruja del 71 siempre se mostró como la eterna enamorada de Don Ramón en la ficción, pero en la vida real Angelines Fernández y Ramón Valdés eran grandes amigos. Foto: Archivo

Tras el anuncio de que los programas de Chespirito salieron del aire, los seguidores de los entrañables personajes, creados por Roberto Gómez Bolaños, han mostrado su dolor ante la noticia y los medios han traído a la vida ciertas curiosidades de aquellos actores y actrices que dieran vida a todo el universo en torno a El Chavo del 8 y del Chapulín Colorado.

Una noticia que ha tomado relevancia en los últimos días es sobre la vida de Angelines Fernández, quien diera vida en la pantalla chica a doña Clotilde, la Bruja del 71, aquella mujer de avanzada edad, soltera y eterna enamorada de Don Ramón, que siempre le provocó a los niños de la vecindad cierto temor.

Angelines Fernández fue española de nacimiento y durante su juventud vivió los terribles embates de la dictadura de Francisco Franco. Angelines fue guerrillera, tomó las armas y se enfrentó al dictador junto con los movimientos obreros, sindicalistas, feministas y republicanos que combatían al bloque fascista, según información de medios internacionales como Infobae, El Comercio, Semana y ABC.

“Nacida en Madrid, colaboraba con las guerrillas que luchaban contra el entonces general y futuro dictador Francisco Franco, que tomó el poder tras el fin de la Guerra Civil Española en 1939. Al considerar que peligraba su vida en su país natal, se vio en la necesidad de emigrar a México en 1947″, recopiló ABC.

Tras su participación en el intento de derrocar a Franco y su régimen militar, Fernández tuvo que huir de su país ya que la dictadura la emprendió con sus detractores causando un conflicto que dejó cerca de 500.000 muertos y más de 100.000 desaparecidos, según datos oficiales publicados por Semana.

“Franco con el apoyo bélico de Benitto Mussolini en Italia y de Adolf Hitler en Alemania, se empeñó en censurar todo aquello que se le pareciera a la izquierda o que le oliera al comunismo que lideraba la Unión Soviética”, agregó Semana.

Angelines, con apenas 25 años, emigró a México país que la recibió a ella y a miles de españoles con los brazos abiertos para protegerlos de la persecución. Bajo las políticas del presidente Lázaro Cárdenas, el país azteca albergó a más de 25.000 refugiados en aquella época.

Carrera en las artes

Poco a poco Angelines se fue metiendo en el mundo de las artes. A su llegada a México fue actriz de teleteatros donde llegó como invitada por su compatriota Ángel Garasa, además trabajó como actriz radiofónica.

En el camino conoció a Mario Moreno Cantinflas quien le tendió la mano para meterla de lleno en el mundo de la actuación y de la maravillosa época dorada del cine mexicano. Angelines participó en largometrajes del comediante como El profe (1971), El padrecito (1964) y Un Quijote sin mancha (1969).

Pero sin duda fue el papel de la Bruja del 71 el que quedó en los corazones de todos los amantes de Chespirito y sus historias. Esta mujer soltera que vivía en el departamento 71 de la vieja vecindad de El Chavo llevó a Angelines no solo a consagrarse como una gran actriz, sino a ser considerada por los mexicanos (y también los latinos) como una artista propia de la región.

¿Cómo llegó a ponerse el vestido de doña Clotilde? Fue Ramón Valdés (don Ramón), su gran amigo quien la llevó a trabajar con Chespirito. Fernández y Valdés habían forjado una gran amistad gracias a sus encuentros en el cine, como por ejemplo cuando compartieron créditos en El profe.

“Ella siempre le tuvo muchísimo respeto a don Roberto Gómez Bolaños, a quien nunca defraudó, e incluso se ponía tensa para no quedarle mal a él. Y así era feliz. Al principio le costaba hacer reír a los demás, porque era actriz dramática que nada tenía que ver con la comedia”, dijo su hija Paloma en una entrevista que replica El Comercio. Paloma contó que el personaje de doña Clotilde nació porque a don Ramón le hacía falta una contraparte ya que doña Florinda le pegaba y se necesitaba de alguien que lo quisiera.

Además de la Bruja, Fernández también tenía un personaje recurrente en la serie de Los caquitos, ella interpretaba a doña Nachita, la vecina metiche de El Botija y La Chimoltrufia que además estaba enamorada de El Chómpiras.

Fernández fue parte de las historias de Chespirito desde 1971 y hasta 1991.

Se dice que cuando su entrañable amigo Ramón Valdés murió, ella fue una de las pocas actrices del elenco que estuvo en el velorio del actor. Uno de los nietos de Valdés contó que la artista se quedó toda la noche al lado del ataúd llorando y diciendo: “Mi Roro, mi Roro”.

Angelines Fernández murió el 25 de marzo de 1994 a los 71 años. Falleció por causa de un cáncer provocado por su adicción a los cigarrillos.