Fernanda Matarrita Chaves. Hace 18 horas
Nelson Hoffmann, su esposa doña Zully Rodríguez y el hijo de ambos: Mauricio. Foto: Instagram Mauricio Hoffmann
Nelson Hoffmann, su esposa doña Zully Rodríguez y el hijo de ambos: Mauricio. Foto: Instagram Mauricio Hoffmann

Nelson Hoffmann, de 70 años, y su esposa Zully Rodríguez, de 68, se contagiaron de covid-19, según comentó a Viva el veterano expresentador y actual productor de Sábado Feliz.

“Ahora me tocó a mí. Así es la cosa. Caí también en esta cuestión del coronavirus junto a mi esposa. Los dos (estamos) en la casa, solitos, encerraditos como manda el Ministerio de Salud y obviamente eso no permite que pueda hacer Sábado Feliz”, comentó Hoffmann.

“No ha habido tiempo de preparar un programa que reemplace en un caso de estos. Entonces este sábado (12 de junio) no va a haber programa de Sábado Feliz”, agregó Hoffmann, quien dice que espera que el programa regrese al aire la semana que viene.

Don Nelson dijo que espera salir del complejo proceso el martes o miércoles de la próxima semana. Él no detalló cuándo se dio cuenta que contrajo el virus.

Lo que sí se sabe es que el 23 de mayo su hijo Mauricio Hoffmann se enteró que estaba con la enfermedad. El día 26 dio una entrevista a La Nación en la que habló de su proceso, el cual calificó de “duro”.

Ya Mauricio se recuperó y en sus redes sociales contó que “está muy bien”.

Don Nelson, por su parte, habló de cómo ha enfrentado él su proceso con la covid-19:“Yo soy asintomático. No he tenido efectos del asunto más que bajonazo de pilas, bajo de energía. Sobre todo ese tipo de cosas”, añadió don Nelson

Acerca de su esposa, Hoffmann comenta que ella “está respondiendo favorablemente”.

Don Nelson cuenta que él y su esposa aún no están vacunados contra el coronavirus.

Pausa necesaria

Nelson Hoffmann mencionó que en los casi 20 años de existencia del programa de entretenimiento, que se transmite los sábados por la tarde en Teletica, nunca se había tenido que cancelar por un tema de salud.

“Es la primera vez que por una cuestión de tipo médica tengamos qué no hacerlo. Antes había sido por Semana Santa o fin de Año o por la transmisión de algún partido de fútbol internacional, pero nunca por una situación médica”, precisó.

“Por las órdenes del Ministerio de Salud y Teletica no se puede hacer el programa. No estamos seguros de que la próxima semana se pueda hacer, pero eso es todo. Todo va bien y nos vamos a reponer. De eso se trata la vida: de seguir luchando para seguir adelante”, agregó.

Nelson Hoffmann asumió la conducción de 'Sábado Feliz' mientras su hijo Mauricio se recuperaba de la covid-19. En la imagen de la derecha aparece el presentador en sus primeros años en Costa Rica. Fotos: Facebook y Archivo
Nelson Hoffmann asumió la conducción de 'Sábado Feliz' mientras su hijo Mauricio se recuperaba de la covid-19. En la imagen de la derecha aparece el presentador en sus primeros años en Costa Rica. Fotos: Facebook y Archivo
De regreso a la pantalla

Nelson Hoffmann asumió el rol de presentador de Sábado Feliz, junto a Natalia Rodríguez, durante los dos sábados anteriores. Lo hizo mientras su hijo Mauricio Hoffmann, conductor de este espacio y De boca en boca se recuperaba de la covid-19.

“Hoy me tocó presentar y serán dos programas más en los que estaré presentando con Natalia, si Dios lo permite y hay salud. Para mí ha sido muy bonito el contacto con la gente otra vez y animar con Natalia que es una gran persona también”, comentó Hoffmann el día que regresó, momentáneamente, a su rol de animador.

“Me sentí como en los viejos tiempos. Me siento bien y bien animando. Todo salió fluido y bien”, continuó Hoffmann, quien hace un par de años participó en segmentos en los que se recordó Hola Juventud, su emblemático programa.

“Esta es la primera vez que presento en casi 21 años que cumple Sábado Feliz”, contó aquella vez.

Hoffmann llegó a Costa Rica desde su natal Chile a mediados de los 70 y decidió no irse más. Desde entonces desarrolló varios proyectos y su presencia en la televisión se convirtió en una constante. Su programa Hola Juventud, que se transmitió por dos décadas, lo convirtió en una figura inolvidable.