Allan Andino. 13 diciembre, 2014
Pantalla completa Reproducir
1 de 14

Los levantines, el grito de ¡puerta!, las repeticiones para atrás y adelante con la cumbia El Sonidito del Grupo Maravilla de fondo (la que dice: “¡un, dos, tres, cuatro!” y que usa Repretel en sus corridas taurinas) serán solo parte del condimento que pondrá ese canal para sus transmisiones de fin y principio de año en el redondel de toros de Zapote. Esto porque una nueva propuesta “asoma los cuernos”.

Se trata de la telenovela Los toros también lloran producida por Repretel y que se anuncia como la gran novedad dentro del paquete de entretenimiento en sus transmisiones taurinas edición 2014, que arrancan este 25 de diciembre en la corrida de la tarde (3 p. m).

Allí se suman el ingenio de la Selección Mayor del Humor, integrado por el equipo del programa de radio Pelando el ojo ; los humoristas Nel López; Franklin Vargas; Édgar Cartín El Galán ; la participación especial del actor y presentador de Giros Leonardo Perucci; la periodista Maricruz Leiva y Jeinol Salas.

El novelón cumple una característica en la mayoría de sus personajes, y es que son ellos quienes caracterizan a los protagonistas de esta historia, no así los actores reales.

El culebrón se centra en la desaparición inexplicable del toro llamado a ser el número uno en estas próximas corridas de Zapote: El Maleducancia .

Su dueño es Leonardo Ponte Arriba (interpretado por Perucci), un viudo ganadero muy allegado al expresidente Óscar Arias (Norval Calvo). ¿Y qué tiene que ver el expresidente de la República en todo este lío? “Pues es el que pone “el huevo”, la plata de recompensa a quien logre recuperar al toro perdido”, según explica Calvo como adelanto.

Esta misteriosa desaparición coloca a todos los que salen en cámaras como sospechosos. No se salva nadie, ni siquiera el mismísimo dueño Ponte Arriba.

Sus hijos Tabito (interpretado por Tulio, el personaje que hace Gustavo Ramírez) y Gloria Camila (la chica fresa Cinthia de la O en la voz de Natalia Monge) intentarán ayudarle a su padre.

La empleada de la casa, Doña Merry (Roque Ramírez) y el espíritu de la viuda Doña Perpetua (caracterizada por la acelerada Camelia Llanta, en la voz de Norval Calvo) también darán de qué hablar en esta trama taurina.

Como ocurre en toda historia, en alguna parte deben aparecer uno, dos o más héroes que intenten resolver los cabos sueltos, y para ello contratan a Los Espléndidos.

Ellos son cuatro personalidades distintas, muy distintas, en una parodia a la serie de los ochenta Los Magníficos.

Liderados por El Profesor (Giovanny Calderón), lo acuerpan Galán Baraco ( El Galán , personaje de Édgar Cartín y a cuyo maquillaje hay que prestarle atención), Burdoc Camacho (Franklin Vargas) y Chuck Furris (en la piel de Nel López).

No obstante como a ellos todo le sale al revés, en vez de despejar la incógnita la enredan más. Allí es donde entra en acción el detective Esteban Quito (Cristian Hernández) quien intentará descifrar el paradero de El Maleducancia .

A refrescar la oferta.El cerebro de toda esta operación viene de Islas Canarias. Se trata del gerente de producción Enrique Gutiérrez (a cargo de las transmisiones taurinas a partir de este año tras la salida de Óscar Sánchez), quien se trajo de su natal España a dos creativos para que le asistan en el proyecto: Felipe Aguilera y Sacha Martín.

“Los productos de ficción en Costa Rica no están muy explotados. Ya tengo experiencia en España en hacer este tipo de espacios y lo que hicimos fue aprovechar al mejor elenco de humor que existe en el país. El toro como eje central es la excusa para que alrededor de ello pasen situaciones disparatadas. Mientras llega el final de la novela todos son sospechosos”, manifestó Gutiérrez.

Un aspecto que vigiló al máximo el productor a fin de velar por la calidad de la trama, fue la improvisación. Felipe Aguilera escribió y pulió el guion, además de la dirigir a los actores, y Sacha Martín fue el realizador. El equipo de producción lo completaron Diana Rosa, Daniel Monge y Álvaro Rojas.

Este trabajo no se trata de un sketch , como explicó el director de Pelando el Ojo , Norval Calvo.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

“El sketch es algo muy corto, algo que muere en el momento. Es una secuencia de humor corta. En cambio este trabajo, que consideramos novela, es una continuidad, una trama desarrollada donde tenés diferentes situaciones ocurriendo al mismo tiempo”, explicó el humorista.

La novela se divide en once episodios que van del 25 de diciembre al 4 de enero –lo que duran las fiestas de Zapote–. Cada capítulo se divide en tres segmentos, los que serán presentados a lo largo de la transmisión de toros.

Como en toda novela, el televidente podrá ver un resumen de lo que ocurrió en el capítulo anterior, así como también un avance del siguiente episodio.

“Llevamos dos meses de dura producción. Lo rodamos entre las instalaciones de Repretel y la Hacienda El Coyol en Alajuela, una finca con muy buenos exteriores. Han sido dos meses complicados porque el elenco es muy popular y tienen agendas muy saturadas. La metodología fue intensa, se repitieron muchas escenas hasta que saliera bien. El grupo quedó muy contento y a pesar de un esfuerzo tan duro el producto final quedó muy pulido”, manifestó Gutiérrez.

Lo que sucede detrás de cámaras.Uno de los sacrificios que debieron asumir los protagonistas fue el tiempo con las familias, pues la mayoría de las escenas se grabaron los sábados y domingos, con jornadas que comenzaban desde las 4 de la madrugada hasta la las 3 p. m.

“Fue sumamente desgastante, agotador. Levantarse los sábados, que es el día libre que tenemos casi a las 3 a. m. para estar en maquillaje a las 4: 15 a. m. A pesar de eso estoy muy motivado, impresionado. Llevo 20 años en transmisiones de Zapote con diferentes canales, y voy muy satisfecho por la idea de esta novela y la calidad de trabajo que se va a presentar, en alta definición”, contó Calvo.

El humorista agregó que uno de los puntos altos de esta propuesta es que todos tienen un peso importante en la trama, un rol protagónico repartido.

“En esta serie hay un equilibrio completo en el guion. Todos somos exactamente iguales con papeles diferentes. No hay un protagonista que sobresalga por encima del otro. Todos tienen sus pinceladas humorísticas. Nos sentimos todos tan en familia que le pusimos mucho cariño, compenetración y empeño. Disfrutábamos el momento. Nadie lo vio como trabajo”, relató Calvo.

Por su parte, Gutiérrez confesó que una de las gratas sorpresas fue el papel que realiza Jeinol Salas. El chico, oriundo de Limón y de 22 años personifica a un peón nicaragüense, que termina enamorándose de Gloria Camila.

Lo curioso fue que el joven fue elegido para el papel cuando los productores lo descubrieron realizando una dinámica en el programa Combate , donde ingresó primero como refuerzo y luego se mantuvo durante un año.

”Estamos explorando terreno. Significa un gran reto en producción. Esperemos que les guste”, Enrique Gutiérrez, productor de Repretel.

“Necesitábamos un tipo musculoso, atractivo y que hiciera bien de nicaragüense. De repente cuando estábamos con la idea apareció este señor en la pantalla de Combate . Ahí hizo un juego de interpretación y era perfecto para el papel. Es muy divertido porque se supone que tiene una relación escondida con la hija del ganadero”, confesó el productor.

El mismo Jeinol se sorprendió que lo llamaran para integrarse al equipo.

“Cuando me llamaron dije: ‘¿voy a actuar? ¿voy a salir en cámaras?’ Era muy diferente a lo que hacía en el otro programa. Me dieron el guion, lo aprendí y todo salió bien. Estoy un poco nervioso. Soy cristiano, me agarro mucho de Dios y espero que a la gente le guste”, contó Salas, quien trabaja en eventos como modelo.

También sucedieron algunos pachos durante la filmación de la novela según contó Calvo.

“Yo soy muy bruto para aprender diálogos guionizados. A nivel de radio te apoyás en la improvisación, pero cuando te dan muchas páginas de diálogos soy medio caballo. Me decían algo mil veces, según yo me lo aprendía y a la hora de decirlo escuchaba a todos: ‘¡que nooooo, que así no es!’. Mino Padilla se ponía rojo burlándose de mí y teníamos que repetirlo todo de nuevo. Muchas de las peladas son mías”, confesó entre risas Norval.

Las emociones del ruedo están por comenzar y Los toros también lloran “piden puerta” para colarse en su pantalla este fin de año por canal 6.