Importantes líderes políticos estadounidenses también han sido invitados al programa

 8 noviembre, 2015
Esta es una foto del 3 de noviembre 2015 en la que Trump aparece con un miembro del elenco de SNL, Cecily Strong.
Esta es una foto del 3 de noviembre 2015 en la que Trump aparece con un miembro del elenco de SNL, Cecily Strong.

Nueva York

El magnate y precandidato presidencial estadounidense Donald Trump aprovechó este sábado para reirse de sí mismo durante su participación en uno de los programas de mayor audiencia de la televisión, que estuvo precedida de una fuerte polémica.

Trump, de 69 años, uno de los aspirantes republicanos a la Casa Blanca en los comicios del año próximo, fue anfitrión del programa Saturday Night Live (SNL), que transmite la cadena NBC, durante hora y media en donde ofreció una visión cómica del empresario.

— Saturday Night Live (@nbcsnl) noviembre 8, 2015

El magnate se presentó con traje oscuro y varias corbatas de colores intensos, pero también vestido con chaqueta de cuero y lentes cuando representaba el papel de productor musical, o con capa oscura mientras tocaba las notas de un arpa de láser.

Ya desde el comienzo dejó claro que era una "persona maravillosa y un tipo simpático que aspira a llegar a la Casa Blanca", mencionó, y que sólo estaba actuando como anfitrión de SNL porque "no tenía nada brillante que hacer”.

Recordó que la televisión lleva muchos años ridiculizándolo, incluyendo desde ese mismo programa de televisión, y llegó a aparecer junto a dos actores imitándolo, a izquierda y derecha, que se esmeraron por asemejarse al personaje real.

Parte de la sátira incluyó una parodia de reunión presidencial dos años después de su llegada al poder, acompañado por actores representando a distintos altos funcionarios, pero también estaba su hija Ivanka, que habla sobre la remodelación de la Casa Blanca.

También apareció un actor personificando al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, entregándole a Trump un cheque con un supuesto pago sobre el muro que hace meses prometió construir entre México y Estados Unidos para evitar el ingreso ilegal de inmigrantes, y que, según sostiene Trump, pagaría México.

Trump, acostumbrado desde hace años a las cámaras de televisión, aceptó también con humor el grito de "racista" que le hizo uno de los actores del programa, Larry David, un veterano de SNL y muy vinculado al mundo de la comedia en Estados Unidos.

"Me dijeron que si gritaba 'racista' me darían $5.000" , dijo David. "Como hombre de negocios, lo respeto enteramente", respondió Trump.

Al parecer, la escena surge de la promesa que hizo una organización para pagar esa suma a quien desde el público llamara racista a Trump.

El público pudo divertirse cuando Trump hablaba sobre Trump, pero también cuando callaba, incluyendo un momento en el que se une a un baile chabacano.

— Saturday Night Live (@nbcsnl) noviembre 8, 2015

La presentación de Trump en SNL, un programa que lleva en antena desde octubre de 1975, estuvo precedida de manifestaciones de protestas por sus comentarios despectivos hacia la inmigración mexicana.

El pasado jueves, diversas organizaciones, entre ellas grupos que defienden los derechos de los inmigrantes, protestaron frente a la sede de la cadena NBC para pedir que retirara la invitación a Trump en SNL.

Representantes de los manifestantes entregaron a representantes de NBC más de medio millón de firmas para respaldar su petición.

A comienzos de octubre estuvo invitada la precandidata presidencial demócrata Hillary Clinton, y poco después hizo una breve aparición el presidente estadounidense, Barack Obama.

El mismo Trump fue anfitrión de este programa en abril de 2004 como medio para promocionar “The Apprentice”, un programa de búsqueda de talentos en el mundo empresarial, y también ha tenido otras participaciones menores.

Etiquetado como: