Música

'Señorita Abril y Miss Cometas', un videoclip tico para burlarse de la censura

Con una versión "limpia" y otra "sucia" del mismo videoclip, el grupo nacional Señorita Abril critica los límites de la censura en el arte

Si usted da clic en el video de Señorita Abril y Miss Cometas salta un mensaje que advierte: "Este vídeo puede ser inadecuado para algunos usuarios."

Fue por una canción de Prince, en 1984, que en Estados Unidos se etiquetó las canciones que tuvieran material "explícito", es decir, malas palabras o temáticas sexuales. La canción de Prince en cuestión hablaba, por supuesto, de sexo.

Del hábito de diferenciar, la industria de la música empezó a crear versiones "limpias" y "sucias" de una misma canción: una limpia que pudiera aparecer en las radios y televisión y una sucia que obligara –a punta de morbo– a comprar el disco.

Una misma escena y dos versiones: la "sucia" y la "limpia". GIF CORTESÍA SE SEÑORITA ABRIL

Así, el grupo nacional Señorita Abril formuló dos versiones del videoclip de su canción Señorita Abril y Miss Cometas, una sucia que muestra nalgadas, desnudos, prácticas fetichistas y sadomasoquistas y otra en la que cada plano del video es cubierto con caricaturas o las imágenes aparecen borrosas.

"La versión 'limpia' es una sátira de la censura. Funciona como un puente para poder publicar y hacer llegar –mediante un enlace– la versión "sucia" al público, y así evitar ser bloqueados en redes sociales y medios", explica un comunicado de prensa enviado por el grupo.

Ambos videos tienen colores fuertes y excentricidades inspiradas por los rincones más alocados de Internet, dos marcas presentes en otros videoclips realizados por el colectivo Menta Violenta (cuyos miembros ha colaborado de cerca en todos los clips de Señorita Abril).

Aún cuando el video limpio es divertido al principio, las imágenes usadas para cubrir nalgas o senos y los sonidos que interrumpen la música saturan los sentidos al punto en que la censura se vuelve insoportable. Ahí, el mensaje queda claro: la censura ha llegado muy lejos.

En el clip aparece LaCholla Jackson, parte del colectivo Haus of Weisas, criticado por sus intervenciones públicas. GIF CORTESÍA SE SEÑORITA ABRIL

Crítica sustanciosa. Señorita Abril se autodefine como "un show costarricense de rock que integra música con arte visual". Ese maridaje entre lo visual y lo sonoro condimenta sus conciertos: sus integrantes lucen como exploradores de otro planeta, con binóculos y máscaras, como aparecen en el video Señorita Abril y Miss Cometas.

En el videoclip sucio la música y la imagen se combinan en armonía: las nalgadas suenan al mismo tiempo que el redoblante y varios cuerpos en ropa interior colorida bailan animadamente mientras suena un coro animado.

La canción alcanza su clímax cuando baja el ritmo y los tonos de color se vuelven más oscuros. El espectador queda a frente a imágenes de cuerpos que disfrutan de su sexualidad con más intimidad y las sensaciones de la tela o el confeti rozando la piel se transmiten por la pantalla.

Stephanie Chaves (izquierda) quien se define como ilustradora erótica, participa del videoclip. GIF CORTESÍA SE SEÑORITA ABRIL

Es tan difícil hablar de censura como de autenticidad en una época en la cual un Botero, un selfi, un gato que toca piano y un video de guerra aparecen uno junto a la otra en Facebook. Señorita Abril supera esas dificultades usando la ineludible censura como trampolín.

Este sencillo es la carta de presentación de ¡Bang Pow! Clap., nuevo EP del grupo. Señorita Abril compuso una canción que está entre la frontera del pop y el rock, como lo hacen ahora las buenas bandas indie de San José y dirigió un video de colores fuertes, otra tendencia; pero el resultado supera la norma: es un video que no debería ser etiquetado coo obsceno, sino como hilarante.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.