Carlos Soto Campos. 28 marzo, 2016
Crypy ha publicado discos como Típico cerdo (2013) y A.C. D.C. (2014), Resistencia Subversiva para LN
Crypy ha publicado discos como Típico cerdo (2013) y A.C. D.C. (2014), Resistencia Subversiva para LN

No hay un tema que sea tabú en la lírica del MC Crypy, un rapero turrialbeño que decidió tomar como seudónimo el nombre de un tipo de marihuana.

Seis dosis contiene 13 canciones originales, con beats o pistas producidas por Kingstar del estudio La Fábrica de Beats y un tema (Stand Firm) producido por Disto, de San Ramón.

El disco es editado por el sello Resistencia Subversiva de Kingstar y se vende en digital en la página del sello a $7 (uno ¢3.700) y en iTunes, Google Play y Amazon. Se puede escuchar sin costo en Spotify.

Seis dosis se compra en La Fábrica de Beats en San Pedro; Tienda Superstar, frente a la Pops, en Turrialba y la Tienda Subterráneo en Siquirres, Limón.

En su sexta producción, Crypy enfrenta la forma en que es visto como rapero, como persona, como costarricense; enfrenta los estereotipos que le imprimen. El término MC proviene de “maestro de ceremonia” y nació al mismo que el rap. El MC es el artista hábil que toma un micrófono y, con sus rimas, comenta lo que está pasando.

Así, Crypy aborda los temas de manera honesta y por ello no teme exponer sus propias experiencias para conversar sobre violencia doméstica, la envidia en la escena hip-hop y otros temas.

¿A qué se debe el nombre Seis dosis ?

Seis dosis es un juego de palabras con seis-dos-seis, que era como me hacía llamar antes (Crypy 626), también me gusta porque salió en el 2016 y en la portada el arte se basa en el número seis. El disco se llama así porque es mi sexta producción.

Es un disco bastante variado en géneros, tiene drum and bass, hip-hop, rap . ¿Qué buscaba a la hora de producir?

Nunca he sido de enfocarme un solo tipo de instrumental en específico, ni buscaba ningún sonido en particular. Pero el disco sí tiene una textura diferente en los beats porque así produce Kingstar de La Fábrica de Beats.

¿Cómo fue para usted adaptarse a esos otro géneros?

En realidad no tuve que adaptarme a nada, yo puedo rapear con cualquier pista instrumental que me den. Soy músico, no solo un rapero y puedo cantar en un beat de roots , en una salsa, en boom-bop . Es un disco hecho sin pensar en que a la gente le vaya a gustar, sino más bien disfrutar nosotros el proceso de la producción y disfrutar la música.

¿Qué lo motivó a tocar el tema del racismo en Vándalo?

Es más que todo por todo esto que ha estado pasando en Estados Unidos, la violencia policial. Cuando digo ‘Pero, ¿quién soy yo para denuniciarlos si ante sus ojos yo soy el malo?’ es porque soy la típica persona que la gente tiende a estereotipar, alguien con tatuajes, que fuma weed (marihuana), que hace música rap; para la mayoría eso es ser alguien malo, o lo relacionan con delincuencia y eso es culpa del gangsta rap, que incita a cosas que no son realmente hip-hop .

”El hip-hop trae buenos valores, es empoderamiento, liberarse del sistema y el gangsta rap promueve una imagen errónea del hip-hop , porque trata de armas, drogas y mujeres. Considero que en Costa Rica hay aún problemas de racismo y no solo contra los afrodescendientes. La canción Vándalo dice ‘En la calle por racismo mueren hermanos’. Cuando digo ‘racismo’ no solo hablo de personas negras y cuando digo ‘hermanos’ hablo de todos los seres humanos”

En este disco también ha abordado más su historia personal, en una canción como Una historia....

Mis discos siempre son bastante personales y eso es lo que hace un MC. Yo no puedo hablar de las experiencias de nadie más que de las propias, trato de contar experiencias. Ya había tocado esos temas pero no tan profundo como en esta ocasión. ”Este disco no fue pensado como una estrategia de mercadeo ni nada así, es hecho por amor, sin pensar en fama ni nada de esas cosas; de todo esto hablo en la pieza que le da el nombre al disco.