Jessica Rojas Ch.. 29 junio
La intención del espectáculo es crear conciencia sobre los problemas de depresión en los jóvenes. Foto: Cortesía.
La intención del espectáculo es crear conciencia sobre los problemas de depresión en los jóvenes. Foto: Cortesía.

La población joven que sufre de depresión y trastornos afectivos encuentra en la Fundación Amy: Alas Abiertas, un apoyo en tiempos difíciles. La fundación ayuda a concientizar sobre las diferentes problemáticas que viven los muchachos y para continuar con su loable labor necesitan recaudar fondos.

Es por esto que este sábado 4 de julio varios artistas costarricenses donarán su talento y su música para apoyar el trabajo de Fundación Amy. A partir de las 2 p. m., y hasta las 7:45 p. m., mediante una transmisión de Facebook se podrá disfrutar de la música de Chillax, Arimaren Ibaia, Marifé, Sebastián Guillem, Julián Garita (vocalista de Magpie Jay) y Mustang 65.

El espectáculo será transmitido desde el Auditorio Viña del Este, en San Rafael de Montes de Oca. El concierto es gratuito ya que también tiene como objetivo brindar un espacio artístico para los músicos y para el público, con el fin de destinar un espacio a la música y al bienestar personal, dando énfasis en la importancia de la salud mental.

Durante el recital se abrirá un espacio para recibir donaciones económicas de forma voluntaria al programa de terapias psicológicas, que la fundacioń acaba de lanzar para atender a pacientes que necesitan atención de calidad en salud mental, explicó la organización del concierto en un comunicado de prensa.

La campaña de donación empieza este sábado 4 de julio y se extenderá hasta el martes 4 de agosto.

“El evento se va a realizar como parte de la campaña de concientización sobre salud mental que la fundación está realizando durante todo el mes de junio, además como conmemoración al primer año de la fundación”, explicó Jessica Viales, coordinadora de Fundraising & Alianzas.

“Nuestro modelo de atención profesional se compone de un paquete de terapias psicológicas breves. Es decir, un promedio de 10 sesiones por paciente. Estas estarán enfocadas en adolescentes desde los 13 hasta los 24 años y en jóvenes desde los 24 hasta los 35 años”, agregó Viales.

Según explicó por cada $25 que se recauden, se le garantiza una sesión de terapia a un joven y con $250 se cubre el costo completo de un paquete de terapias breves. Además, la fundación también está abierta a recibir personas en su programa de voluntariado; si está interesado puede acceder a la página web www.fundacionamy.org/voluntariado y llenar el formulario.

La Fundación Amy es un homenaje a una jovencita que sufrió de depresión y perdió la batalla ante la enfermedad en el 2019. Desde hace varios años se dedican con especialistas a apoyar y acompañar a jóvenes que se enfrentan a este tipo de situaciones.

En su página web manejan diferentes informaciones para ayudar a los jóvenes y a sus familias, además de información para la prevención del suicidio a través de cambios educativo, social y cultural.