9 junio, 2012
 EMI Music para La NaciónFotografías:
EMI Music para La NaciónFotografías:

Cuando tenía solo siete años, dejó de ser Martín Cuevas para que todo el mundo lo llamara Pedrito Fernández.

Desde entonces, ha dado vida a 38 discos, seis telenovelas y 25 películas; les ha cantado a dos Papas, a la reina Sofía y a varios presidentes.

Sin dejar la imagen de charro, su voz y su particular estilo han cautivado almas en su natal México, el resto de Latinoamérica y Europa, cosechando miles de fanáticos de todas las edades.

Lleva 34 años de carrera artística, pero sigue más activo que nunca. Hace unas semanas, lanzó un nuevo disco y, en pocos días, estrenará la telenovela Cachito de cielo.

Fernández conversó en exclusiva con Viva acerca de sus nuevos “hijos” y les echó la culpa a sus seguidores por hacer de él un charro incansable.

¿Qué trae este nuevo disco?

La propuesta es muy interesante, desde el punto de vista de equilibrio musical. Tenemos canciones románticas, alegres y divertidas; hay clásicos como Guantanamera, El jinete y Ahí nos vemos, cocodrilo. Eso, entre las canciones conocidas, que son covers, pero también tenemos canciones inéditas muy interesantes, como Santito, Lluvia de medianoche y Ya no te vayas; en fin, ojalá que al público le guste y que el repertorio le sea muy atractivo.

¿A qué viene el nombre del nuevo disco: No que no?

(Ríe) Primero porque incluye un tema que se llama así, de la autoría de Rigo Tovar, que fue un ídolo popular en México. Decir “no que no” es una forma de demostrar que sí se pueden hacer las cosas. La canción habla de un “no que no” más inclinado al romance: “No que no ibas a llorar por mí”, “no que no ibas a extrañar mis besos”. Es una cumbia, rítmica, ligera y divertida.

El primer sencillo, Lluvia, es un tema muy conocido, pero viene con el sello de Pedro Fernández...

La idea de hacer los covers es hacerlos muy a nuestro estilo y que el público los disfrute de una forma diferente a como los conocieron en su versión original. A Lluvia, unos la conocieron con Luis Ángel, otros con Eddy Santiago, en la versión salsa. Nosotros lo hemos asumido con mucho respeto y con las mejores intenciones de que la gente disfrute de este hermoso tema en otro género.

¿Es una costumbre que sus discos incluyan al menos un cover?

Es una costumbre y no, en el anterior no incluimos ninguno, pero en producciones anteriores sí lo hemos hecho. Siempre tratamos de tener ese contraste entre canciones conocidas e inéditas. Y nos ha funcionado bastante bien, al público le ha sido atractivo.

Trae una canción muy conocida pero pocas veces grabada, El mariachi loco. ¿Por qué incluirla?

Acepté la idea de grabar este tema, muy impulsado por mi compadre Manuel Calderón. Acepté porque, efectivamente, es un tema que tiene muchas versiones, pero ninguna de un intérprete, han sido versiones de grupos de mariachis. Tuvimos la flexibilidad y el permiso del dueño de los derechos de este tema para poder hacerlo más nuestro. Incluso, le pusimos un poco de letra, porque la original es muy corta. La verdad es que la canción quedó muy padre, es igual de bailable, pero ya no es la letra improvisada que se canta muchas veces, le hicimos versos, pero el alma del tema sigue siendo la misma.

No que no es el primer material que publica en EMI Music. ¿Qué tal la experiencia con esa disquera?

Ha sido buena. Estamos comenzando con esta mancuerna, de la que tengo mucha esperanza de que funcione por mucho tiempo. Estamos conociéndonos, comprendiéndonos, gritándonos y queriéndolos. Me han recibido muy bien y espero que este sea el primero de muchos discos en esta casa.

El disco trae una canción (Lluvia de medianoche) compuesta por su hija Karina. ¿Lo llena de orgullo?

Combinada con la parte profesional, en el plano emocional, es algo que me emociona mucho. Estoy muy contento, agradecido con Dios porque tengo una familia preciosa; mis hijas son lo más preciado. El tener la oportunidad de que una de ellas esté escribiendo música y que una de sus canciones conforme parte de este proyecto, me entusiasma mucho. Lo que más me gustaría es que la gente lo acepte bien, que les guste cómo escribe Karina y que muy pronto podamos escuchar canciones de ella interpretadas por otros cantantes.

¿Qué nos puede decir de su nueva telenovela, Cachito de cielo?

Es una producción muy bonita, un proyecto muy padre; la historia les va a encantar. Es un proyecto para toda la familia. Tiene los elementos que son siempre esperados en una telenovela, como el romance y el melodrama, pero también música y esa parte de comedia que hace entretenido un proyecto. Estoy muy contento. Espero que no tarde mucho en estrenarse en Costa Rica.

¿Cómo es su personaje? ¿Mantiene toques de humor como en Hasta que el dinero nos separe?

Es una temática muy divertida, el personaje empieza siendo Cachito y se convierte en el Padre Chava, involuntariamente. Lo chistoso recaerá en que él, siendo un sacerdote, está enamorado. Tiene un toque de comedia muy alto, se van a divertir mucho. ¡Imagínese la cantidad de imprudencias que comete un sacerdote al no tener ni la menor idea de cómo comportarse, cómo oficiar una misa y, para colmo, estar enamorado!

¿Será difícil quitarse la imagen de un personaje como Rafita?Ese es el reto. La intención es que el público no se olvide de Rafa Medina, sino que se enamore del Padre Chava y no se olvide de Rafita que es un personaje precioso. El reto inmediato es superar lo hecho por Hasta que el dinero nos separe y obviamente por “Rafita, Rafita, gol”, para ser “Cachito está aquí”.

¿34 años de carrera artística se viven tan fácil como se dicen?

Para qué te voy a decir que sí, si no. Ha sido complicado, lleva consigo muchas experiencias, tropiezos, aciertos, grandes éxitos y momentos. 34 años en la música han sido maravillosos, llenos de muchas cosas muy bonitas; acompañado siempre por el cariño de un público al que no tengo con qué agradecerle. Eso es lo que lo ha hecho menos complicado y difícil, el sentirse amado, querido, protegido por un público y acompañado en las buenas y en las malas; es lo que me ha impulsado a luchar por mis sueños, por mis ideas. Nadie me ha regalado nada; me ha costado muchísimo trabajo; eso lo valoro mucho.

¿Siente que le ha hecho honor a los mentores de quienes heredó su nombre: Pedro Infante y Vicente Fernández?

No sé si lo he logrado, pero de que lo he intentado, ¡lo he intentado! ¡No tengan la menor duda! Siempre he querido hacer valer el nombre y el apellido de dos grandes artistas, también he querido poner muy en alto nuestra bandera, nuestra tradición, nuestro folclor mexicano en cualquier parte del mundo. Será el publico quien tenga una mejor opinión acerca de si lo he logrado o no, y de en qué dimensión nos encontramos. No tengan la menor duda de que lo he intentado y lo seguiré intentando, y siempre será mi propósito el poner por encima nuestro folclor y hacer honor a estos dos grandes artistas, que me dieron la oportunidad de darme a conocer al mundo como Pedro Fernández.

¿Seguirá hasta donde el cuerpo aguante?

Mientras que Dios me permita, me dé salud y la oportunidad de seguir en esto, lo voy a seguir intentando. Está claro que no me va a alcanzar ninguna cantidad de tiempo para agradecerle al público tanto amor y cariño que me ha regalado, pero cada vez que tenga oportunidad y, cada vez que Dios me permita un nuevo proyecto, lo haré con el mismo amor, con el mejor de los propósitos de seguir siendo el favorito del público.