Música

Óscar Marín puso el grito de ‘¡Pura vida!’ en el escenario de los Latin Grammy

El experimentado ingeniero de sonido sumó dos gramófonos más a su colección de premios. El tico habló con ‘Viva’ tras la gala de Las Vegas, donde ganó al lado de su amigo Rubén Blades

Al ingeniero de sonido costarricense Óscar Marín nunca le ha gustado tener mucha exposición. No le encanta ir a las entregas de premios, ni aunque sean los Latin Grammy; él prefiere ser una de esas figuras detrás del artista. Sin embargo, el jueves 18 de noviembre era una noche especial.

El cantautor panameño Rubén Blades, su amigo y con el que trabaja desde hace aproximadamente 25 años, era la Persona del Año y lo homenajearían como tal, por lo que Marín quería acompañarlo.

“Para mí eso era algo muy bonito, estar ahí con él; y aunque él no le gusta y estaba un poquito incómodo, los dos hicimos el esfuerzo que hay que hacer”, confiesa el ingeniero, de 51 años.

Ahora, más en frío, reconoce que todo valió la pena. Esa noche Marín sumó dos gramófonos más a su colección, que ya asciende a seis (tomando en cuenta un Grammy Award). Blades y su equipo se dejaron las estatuillas en las categorías mejor álbum de salsa por Salsa Plus! y mejor álbum del año por Salswing!, ambos con la participación del ingeniero de sonido costarricense.

Al subir al escenario a recoger el premio, el salsero panameño cedió la palabra a sus acompañantes, entre ellos Marín, quien se acercó al micrófono para gritar “¡Costa Rica, pura vida!”.

“En todas las entrevistas que nos hicieron previo a los premios decían que éramos panameños, pero todo el crew que anda con Rubén es tico: el mánager, el productor audiovisual, el encargado de luces... y cuando subimos al escenario a recibir el reconocimiento, todo el mundo gritaba ‘Panamá'.

“Pensé que yo no iba a decir nada porque sabía que Rubén iba hablar, pero también sé que a él no le gusta mucho hacer eso y nos mandó a los demás a hablar. Entonces a mí lo único que se me ocurrió fue agradecer y decir con ese ‘Costa Rica, pura vida’ que Costa Rica estaba ahí presente”, detalla Marín.

Óscar afirma que destacar el nombre de Costa Rica es importante para él y que luego de la ceremonia recibió varias llamadas y mensajes de amigos cercanos (y otros no tanto), quienes lo felicitaron por haber ganado dos premios más.

Y aunque asegura que fue un momento “bonito”, es una noche que no le quita el sueño al ingeniero alajuelense, quien ha estado nominado al Latin Grammy en 10 ocasiones (y una más en los Grammy estadounidenses).

“Yo estoy muy agradecido con todo el mundo, porque si bien ya tenía cuatro Grammy, nadie nunca me había dicho nada y se siente bonito, se siente bien, pero uno nunca hace las cosas para estar nominado.

“De hecho, yo a veces ni me doy cuenta cuando me nominan, me entero hasta el día siguiente porque yo nunca pienso en ese tipo de cosas. Y sí, es un premio y uno lo agradece y se siente bien ser reconocido por el trabajo que uno hace, pero cuando yo estoy haciendo el disco no pienso en salir nominado o en ganar”, dice.

No trabaja, disfruta

Aunque reconoce que ha sido agotador, que ha hecho muchos sacrificios y que el tiempo que pasaba en Costa Rica antes de la pandemia era de máximo una semana, Óscar Marín tiene algo claro: nunca ha trabajado. Hasta ahora, todo lo que ha hecho ha sido por gusto.

Asegura que siempre estará agradecido con sus padres, quienes a pesar de ser el único en su familia que no se dedicó a la medicina, lo impulsaron a hacer lo que realmente le gustara.

“Yo creo que una de las cosas más difíciles de descubrir que nos gusta realmente, pero una vez que uno lo hace tiene que trabajar por eso y enfocarse en hacer bien el trabajo. Mi papá me decía: ‘usted puede hacer lo que usted quiera, si usted quiere barrer los caños de la calle , hágalo, pero tiene que ser el que mejor barra los caños. Ellos me decían: ‘sea lo que quiera ser, pero hágalo bien’.

“Hay que enfocarse siempre en lo que a uno lo haga feliz. Como decía Armando Manzanero: ‘yo no he trabajado un solo día en mi vida’ y yo me levanto a hacer lo que me gusta siempre. Pero hay que poner empeño, estar listo para cuando las oportunidades toquen a la puerta.

“Y tal vez yo no soy el mejor ingeniero, pero nunca he tratado de serlo. Siempre he tratado de hacer lo mejor que pueda mi trabajo”, agrega.

A lo largo de sus tres décadas de trayectoria, Marín ha trabajado también con artistas como Ricardo Arjona, Chayanne, Armando Manzanaro, Juan Luis Guerra y Ricky Martín.

Tras la gala de los Latin Grammy, el costarricense abordó un avión hacia San Francisco, California, donde este sábado 20 de noviembre entre muchos nervios y ansiedad inició la primera gira en casi dos años, luego de que la pandemia le arrebatara la oportunidad de continuar el tour que estaba realizando con Chayanne.

En esta ocasión el recorrido será al lado de Rubén Blades, con quien ha ganado los seis Grammy que tiene hasta ahora.

Latin GRAMMYs

¡Felicidades! Rubén Blades Roberto Delgado & Orquesta Álbum del Año 🎶👏👏👏 #LatinGRAMMY

Posted by Latin GRAMMYs on Thursday, November 18, 2021
Kimberly Herrera

Kimberly Herrera Salazar

Periodista graduada de la Universidad Internacional de las Américas. Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.