Alexánder Sánchez. 4 agosto
Actualmente, Neil Young tiene 74 años. Es considerado uno de los mayores exponentes de la música norteamericana. Foto: Wikicommons
Actualmente, Neil Young tiene 74 años. Es considerado uno de los mayores exponentes de la música norteamericana. Foto: Wikicommons

Según el sitio Deadline.com, el cantautor canadiense Neil Young, quien recientemente recibió la ciudadanía estadounidense, demandó a la campaña presidencial de Donald Trump, por infracción de derechos de autor.

Según el alegato interpuesto por el artista, en dicha campaña se ha utilizado sin autorización el tema Rockin’ in the Free World y Devil’s Sidewalk.

“Esta queja no tiene la intención de faltarle el respeto a los derechos y opiniones de los ciudadanos estadounidenses, que son libres de apoyar al candidato de su elección”, indicó la demanda, según reveló Deadline.

“Sin embargo, el demandante no puede permitir que su música se use como una canción temática para una campaña divisiva, de ignorancia y odio”, agregó el documento.

La demanda especifica que el equipo de campaña de Trump programó ambas canciones en un mitin realizado en Tulsa, Oklahoma, en el mes de junio.

Sin embargo, nunca se habría tramitado la licencia para usarlas.

En el artículo publicado por Deadline, se consultó a un portavoz de la campaña de Trump sobre el tema, pero no respondió las consultas.

Antecedente.

Según recapituló Deadline, en el 2015 Trump usó el tema Rockin’ in the Free World para presentar su candidatura. En ese oportunidad Young también se opuso, pero al asunto no trascendió a más.

En muchas ocasiones, Young ha dicho que sus reclamos han sido ignorados sistemáticamente.

“Cuando descubrí que Trump usó una canción mía como parte de su campaña, mi equipo legal llamó a su oficina y le pidieron que se detuviera. Desafortunadamente, lo ha seguido haciendo”, dijo el artista en el 2015, por medio de un escrito digital.

La carta de Young incluía un video en el que Young grita, durante un concierto, “Fuck you , Trump”.

Sin embargo, ahora Young sí acudió a la vía legal para defender sus intereses. El artista, en su demanda, busca una orden judicial para evitar que la campaña reproduzca la música y el pago de $150.000 por cada infracción.

“Young es solo el último entre varios músicos que acusan a la campaña de Trump por el uso indebido de sus canciones. Por ejemplo, los Rolling Stones se han opuesto al uso de su música, que incluye una canción que se ha convertido en un pilar después de que Trump habla en los eventos, You Can’t Always Get What You Want. En junio, BMI advirtió que el uso de la canción por parte de la campaña sería una violación a su licencia musical”, finalizó Deadline.