6 septiembre, 2010
Pantalla completa Reproducir
1 de 5

No hay día, no hay hora. Tampoco hay año ni momento exacto para decir: “aquí empieza la historia de cuando María Pretiz Beaumont comenzó a tocar el piano”, porque en ella sentarse frente al instrumento fue tan natural como caminar.

Papá tocaba el piano, ¿por qué no iba a hacerlo entonces la niña pequeña de la casa? Y si en el cine sus hermanos Loida y Daniel –hoy artistas plásticos– le improvisaban una cumbre con suéteres y chaquetas para que pudiera desde su asiento ver la cinta, entonces era natural que los libros más gordos que habían en casa sirvieran de escalera para que las manos de María alcanzaran la larga corrida de teclas negras y blancas de su juguete. Sí, el piano era su juguete.

Jugaba a sacar la música que escuchaba, jugaba a hacer canciones. Pero aún así, la niña jamás imaginó que de grande escribiría canciones que la harían llegar a los primeros lugares de la radio Stereo Azul, –Háblame y Tierra firme– .

La chiquitita María jamás imaginó que en el 2010 alcanzaría los 20 años de una carrera en solitario.

Un andar que le registraría siete discos propios y 40 producciones como invitada; no imaginó que , de grande, al pronunciar su nombre dirían: “María Pretiz, pianista, cantante, compositora, arreglista y productora”.

Buena compañía.Cuando María Pretiz ingresó en la universidad lo hizo para estudiar psicología. No terminó en ella; entró a composición musical en la Universidad de Costa Rica.

Fue casi un paso instintivo. “En ese momento no sabía en qué iba a terminar. Si iba a dar clases el resto de mi vida o qué”, cuenta María mientras toma un café en la intimidad de su casa.

María Pretiz , daba, sin saberlo, sus primeros pasos en el camino que este año la reconoció con un premio ACAM a la música nacional como mejor compositora y autora de nueva canción costarricense por su disco En Braille.

Era parte del grupo de música cristiana Dynamis junto al, ahora famosísimo, Martín Valverde.

“Cantar sola me daba terror. Me acuerdo que era supertímida”. Y pensar que hoy ya ha compartido escenario con Alux Nahual, Armando Manzanero, Tania Libertad y una larga lista de artistas.

Paralelo a sus estudios de composición integró, orgánicamente, Pentadrama con el siempre combativo Rubén Pagura y el prolífico Juan Carlos Ureña. Entraba ella como música para La Cantanta Centroamericana una obra teatro-musical de fuerte y bien afinado contenido social. Eso pasó cuando era 1986, tenia 22 años e iba de gira a Holanda y España.

Un año después Pagura, Ureña y María Pretiz integraban el Grupo de Música de la Municipalidad de San José. Era música con trabajo de base, pues tocaban en centros comunales y en barrios josefinos y para 1990 llegaron a tocar a Canadá y Cuba con el objetivo de difundir la música costarricense.

Para 1990 el abanico de posibilidades se abre y Juan Carlos Ureña, junto a María Pretiz y otros músicos forman Oveja Negra.

Es con esa formación que ella empieza a cantar de forma un tanto más protagónica, pero siempre acuerpada por otros. Oveja Negra actuaba en escuelas y salones comunales y en las noches llenaba los bares y los restaurantes.

El escenario la iba madurando y la artista que no quería más acompañar a otros, sino que quería decir lo que llevaba entre pecho y espalda comenzó a manifestarse.

Y un buen día decidió no tocar más para nadie y tocar para ella. ¡Oh, la magia de las circunstancias! Luis Ángel Castro, que cantaba por aquel entonces todos los sábados en la Galería Shakespeare –en Paseo Colón– la invitó a cantar y esa fue su primera vez como compositora y cantante solitaria.

Luego pasó al extinto El Tablado, en el barrio La California, y cuando el dueño le dijo que no quería más solistas, que prefería un grupo, fue la llave de ignición que desató su papel de mujer lider en una banda. “Yo le dije, ‘si me da un mes yo le tengo un grupo. Y armé Contrarreloj”.

Así comenzó esta historia de solista. Y todo se fue manifestando a favor. Sin tener dinero para grabar, un buen día dos fans le regalaron $1.000 y con ello Contrarreloj grabó, en 1991, Ruta al Sol donde apareció aquella canción que fue una carta a una amiga, Háblame.

Contrarreloj fue fundamental en la historia de la música contemporánea tica. Era la época en que Guadalupe Urbina hacia notable trabajo en el folclor y géneros afines y Miriam Jarquín como cantante de rock duro; habían formaciones fuertes de jazz y trabajo experimental pero ¿una mujer con canción de autor e híbridos musicales que iban desde la base pianistica hasta el rock, la trova y el jazz? Y que encima fueran líder de un grupo. Eso era nuevo. Y eso lo hacía Pretiz junto a la flautista y saxofonista Clea Torales.

Y no fue un asunto de género. “Tuve la dicha de siempre rodearme de compañeros de trabajo que nunca me pusieron ni más arriba, ni mas abajo, por ser mujer. Me hace gracia ser mujer, pero no lo escogí así. Soy mujer pero no es una batalla de género, es una catarsis”, evalúa ahora Pretiz.

Dulce catarsis.Si algo ha marcado la carrera de María Pretiz es que nunca compuso con las reglas de éxito del mercado comercial. Tampoco compuso abanderándose en que la canción inteligente tiene que ser la que lleva la contraria a todo lo establecido.

La canción de Maria Pretiz es psicológica, es dulce pero irónica, es de preguntarse cosas. Eso lo dejó claro en Un 6% más feliz que es su disco más irónico, o bien, en Detrás de tus ojos donde los razonamientos sobre la relación de pareja tienen que ver con la perspectiva femenina de la búsqueda.

“Se me ha hecho importante tratar de entender las razones detrás de lo que digo y hago. Es importante conocernos a nosotros mismos, re-conocernos y aceptarnos al ir cambiando. Creo en la necesidad de dejar la comodidad de lo conocido con tal de crecer”, ha escrito ella misma en el texto de presentación de su concierto para la serie de recitales Diversus.

Es que si en algo se ha mantenido firme María Pretiz es en no hacer “comida rápida” para el oído. Que no suena entonces en las radios comerciales... pegar no es su objetivo de vida profesional.

Por eso no hay etiqueta posible para su sonido. Es un híbrido porque es artista de amplio conocimiento y de amplias posibilidades. En sus discos hay baladas, hay rock, hay pop, pop-rock, jazz , ritmos latinos y caribeños y también arreglos de cuerdas y de oboes, de cornos y de brass.

Su versatilidad la llevó incluso a elaborar, junto a su hermana pintora Loida, y a su amiga, la escritora Camila Schumacher un libro-disco para niños, Más de una manera, que rompe los esquemas.

“No hicimos canciones de la ‘cucarachita’ que va caminando... no. Es música para niños como Mafalda. Abordamos temas tan brutales como la verdad y la autoestima, el consumo, la política y el infinito. Y no era dar respuestas, sino potenciar las preguntas”.

¿Y como no seria ese el norte? Si María Pretiz es maestra en poner en bonito y fino la catarsis.

“Creo en la creación como expresión, como catarsis. En mi caso, desde niña me pasaba preguntando ¿por qué? y esa preguntadera necia, lógicamente me lleva a hacer canciones como las que hago”.

Su versatilidad de capacidad la ha llevado también a ser productora, no solo de sí misma, sino también del disco Espacio de luz de Juan Carlos y Jeana Ureña.

Sus canciones han sido grabadas por otros. Álvaro Aguilar, de Alux Nahual, grabó Háblame y Grace Abarca lo hizo con Ojos de agua para el disco Sobreviviré.

En la historia de María Pretiz no pasa lo que canta un tango, “que 20 años no es nada”. Veinte años de trabajo intenso abren cada día más el abanico de sus ideas y, aparte de seguir haciendo música, quizás algún día María Pretiz publique un libro. Será de cuentos cortos, porque hoy una canción a veces le queda pequeña para todo lo que aún tiene qué decir.