Música

La Luna hecha canción en siete clásicos del rock fuera de este mundo

Caminan en ella, la siguen o le ladran: la Luna es inspiración y protagonista del cancionero popular. A propósito del lanzamiento de la campaña global Taco Moon, de Taco Bell, repasamos los grandes éxitos musicales del satélite natural.

Contenido patrocinado

Trovadores medievales; roqueros psicodélicos y compositores clásicos de las cortes europeas en algún momento de sus vidas plantaron la vista en lo más alto y le robaron inspiración a la Luna, madre por excelencia de música memorable.

Canciones escritas en referencia a la Luna abundan, así como otras tantas que utilizan a ese cuerpo celeste como un gancho en el título o en sentido figurado. De todo hay cuando en el cancionero se exploran los términos “moon” o “luna”, sea que hablemos de Beethoven, los Beatles, David Bowie, Frank Sinatra o, digamos, Paulo Londra.

Estos días han resultado especialmente lunares, pues coinciden con Taco Moon, campaña global para la que la cadena Taco Bell reclutó a la Luna como influencer y le señaló a los Taco Lovers la afinidad entre nuestro satélite natural y el emblemático taco (la Luna dos veces al mes toma la forma de ese producto).

Por eso, en honor a esa Luna a la que tantos le cantan, acá repasamos la historia de siete clásicos lunares.

Bad Moon Rising, de Creedence Clearwater Revival

Álbum: Green River, 1969.

El ritmo alegre y contagioso de este clásico del rock and roll facilita que mucha gente no preste particular atención a su letra sombría. Esta creación de John Fogerty hace referencia a una visión apocalíptica que el líder de la banda tuvo tras ver la película The Devil And Daniel Webster.

Si bien la canción no tiene mayor relación con el espacio exterior, la asociación ha sido inevitable, especialmente porque en su momento de más popularidad coincidió con la misión del Apolo 11 que llevó a los primeros astronautas a la Luna: Bad Moon Rising alcanzó el puesto #2 en la lista de las 100 piezas más populares en Estados Unidos, según Billboard, el 28 de julio de 1969, apenas ocho días después de la hazaña de Neil Armstrong y Buzz Aldrin. Eso es tener buen timing.

Siguiendo la luna, de Los Fabulosos Cadillacs

Álbum: El León, 1992.

Compuesta y escrita por el saxofonista Sergio Rotman, Siguiendo la luna es una de las piezas más emblemáticas de Los Fabulosos Cadillacs e infaltable en cualquier concierto de la banda argentina. Las versiones de otros artistas para esta balada son incontables, aunque su cover por excelencia es el que hizo la agrupación mexicana de cumbia Simba Musical.

Según cuenta Rotman, la canción nació durante el período de tiempo que compartió apartamento con el también músico Fidel Nadal, conocido por su trabajo con Todos Tus Muertos y Lumumba. Dado que Nadal escuchaba música a un volumen desmedido, Rotman optaba por cerrar todas las puertas y encerrarse en su cuarto, donde apenas percibía la base musical de lo que su roommate oía, siendo que un disco de los jamaiquinos Gladiators llamó su atención. De ahí en adelante lo que siguió fue la creación de uno de los temas de reggae más representativos de los Cadillacs.

Walking on the Moon, de The Police

Álbum: Reggatta de Blanc, 1979.

Otro clásico lunar con una evidente influencia reggae, la pieza fue escrita por Sting después de una noche de mucho licor en Múnich. Cuando el bajista y cantante se acostó en su cama de hotel, el riff principal rondaba su cabeza; al rato empezó a caminar por la habitación repitiendo una y otra vez “walking around the room, walking around the room...”.

A la mañana siguiente, ya más fresco y recuperado, el músico retomó la idea pero cambió la frase, que a esa altura ya le parecía tonta, por “walking on the moon”. Con eso empezó a darle forma a una canción que luego Sting definiría como “más liviana que el aire” y que refleja su interés por los temas espaciales en el contexto de las misiones Apolo, pero también la vida extraña que llevaba el trío inglés, entre aviones y conciertos y poco contacto con el mundo “real”.

Luna roja, de Soda Stereo

Álbum: Dynamo, 1992.

A los fanáticos de Soda Stereo les tomó años dimensionar correctamente lo que la banda propuso con Dynamo, uno de sus discos menos comprendidos. Es de ese vanguardista álbum que se desprende Luna roja, pieza fundamental en el cancionero del trío albiceleste.

Compuesta por Gustavo Cerati y Zeta Bosio, la pieza se alínea dentro de la tradición de Soda de no ser explicita en su mensaje, por lo que su letra está sujeta a la interpretación de quien la escucha. Sin embargo, sí está claro que desde el inicio Cerati no hacía referencia a la Luna, sino más bien a la epidemia del sida.

“Estaba inspirada en el peligro que significa no cuidarse y no cuidar al otro, porque a veces uno puede llegar a ser autodestructivo, pero ser destructivo con los demás es todavía peor”, explicó el líder de la banda, quien incluso cedió los derechos de la canción a la Fundación Huésped, la cual trabaja en prevención del VIH/Sida.

Bark at the Moon, de Ozzy Osbourne

Álbum: Bark at the Moon, 1983.

Obsesionado con los cuentos clásicos de terror, Ozzy se presentó tanto en la letra de la canción como en su respectivo videoclip emulando a una criatura semejante a un hombre lobo, cuya transformación es desatada por el efecto de la Luna. Tanto en la portada del disco como en el video, Osbourne aparece como el monstruo, adelantándose un mes al estreno de Thriller, de Michael Jackson, donde el Rey del Pop como bien es sabido mostró una transformación similar.

Y como Ozzy es Ozzy, el mito del heavy metal se dio el lujo de interpretar Bark at the Moon en medio de un eclipse solar, el 21 de agosto del 2017, en Carterville, Illinois: sus aullidos se dieron justo cuando el Sol se oscureció por completo.

Hijo de la luna, de Mecano

Álbum: Entre el cielo y el suelo, 1986

José María Cano escribió Hijo de la luna para Isabel Pantoja pero la venerada artista rechazó la pieza pues no iba acorde a su estilo. Irónicamente, aquel mal trance fue lo mejor que le pudo pasar al autor, quien decidió grabarla con su banda, Mecano.

El popular trío español logró uno de sus mayores éxitos con esta pieza, no solo en su país y Latinoamérica, sino también en otros mercados europeos, gracias a sus versiones en italiano y francés.

La letra presenta una historia trágica en extremo: una gitana se enamora de un gitano perteneciente a otra tribu, por lo que les es prohibido casarse. Con tal de concretar su amor, la mujer implora su ayuda a la Luna, que accede siempre y cuando la gitana le entregue el primogénito que nazca de la relación. La pareja logra su unión y la mujer queda embarazada, dando a luz un bebé blanco de ojos grises sin ningún parecido a sus padres de piel oscura. El hombre, creyendo que el hijo no es suyo, asesina a su esposa y abandona al recién nacido a su suerte en el bosque, donde la Luna lo rescata y adopta.

Así, un relato de abandono infantil y feminicidio se convirtió en uno de los mayores éxitos del pop en español de los años 80.

Harvest Moon, de Neil Young

Álbum: Harvest Moon, 1992.

Neil Young nunca se ha andado por las ramas para reflejar en su música la importancia que la Luna ejerce en su vida: el roquero canadiense habla del satélite natural de la Tierra en al menos 30 canciones.

Harvest Moon le da título al álbum que la incluye y es una hermosa balada, dedicada a la esposa de Young, Pegi, y con coros de Linda Ronstadt.

Sobre la Luna, Neil la ha definido como lo más cercano a una religión para él. El músico rige mucho de su calendario artístico en función de las fases lunares y ha tomado inspiración en los rituales de las antiguas civilizaciones.

***

De la Luna y la música podríamos seguir hablando largo y tendido. Algunas otras canciones del cancionero pop y rock exitosas, que de alguna manera hacen menciones lunares son Talking to the Moon, Bruno Mars; Man on the Moon, R.E.M.; Luna, Zoé; The Moon Song; Karen O; Luna, Flavio César; To the Moon and Back, Savage Garden; Caraluna, Bacilos; The Killing Moon, Echo & The Bunnymen; Sail to the Moon, Radiohead; Fly to the Moon, de Frank Sinatra, y excelentes aportes de grupos nacionales, como Muchacha y luna, de Malpaís, Moonlight, de Passiflora y, desde luego, Luna liberiana, del maestro Mario Ulloa. Para un mejor repaso, aquí le compartimos el playlist especial que preparó Taco Bell, en el marco de su campaña Taco Moon.

Si ya tomó nota de nuestras sugerencias musicales, apunte también en su agenda que el martes 4 de mayo Taco Bell, en celebración de la nueva fase lunar (¿recuerda, la forma de un taco en la Luna?) estará dando a sus fans tacos gratis todo el día, por medio del servicio Autobell; delivery (Uber Eats, Pedidos Ya y Rappi) y Taco para Llevar (Whatsapp: 8555-8226).

Víctor Fernández G.

Víctor Fernández G.

Jefe de información de Entretenimiento. Ingresó al Grupo Nación como periodista de espectáculos al diario Al Día en 1999 y luego pasó a La Nación y al periódico juvenil Vuelta en U, del cual fue su director. Graduado de la Universidad de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.