Carlos Soto Campos. 14 enero
Gimario Charles Benjamin es conocido por éxitos como
Gimario Charles Benjamin es conocido por éxitos como "La falsa'. Foto: Rafael Pacheco

Hace unos meses, Gimario podía caminar tranquilo por las calles de su barrio, en Pueblo Nuevo de Limón, sin tener que cuidar sus pasos. Pero desde que se mudó a San José se topó con otra realidad.

“Fui con un amigo al McDonald’s que está al lado de Multiplaza Curridabat. Cuando entré el lugar se quedó en silencio y me quedé en shock, es algo que nunca había pasado”, contó Gimario a Viva.

Después de la ronda obligatoria de saludos y selfies con varios muchachos (y muchachas, claro) Gimario pidió la comida para llevar. “¿Por qué tanta gente le pidió fotos?”, le preguntó la cajera del restaurante. “Yo soy cantante”, respondió él.

Gimario, de 25 años es una estrella en Limón, pero siente que le llegó la hora de buscar un panorama más grande dónde construir su carrera. Así, en mayo del 2019, el cantante de dancehall se mudó a San José para construir su sueño.

Él es el menor de tres hijos y la expectativa de toda la familia era que hiciera carrera en el fútbol, pues desde niño tuvo talento jugando, pero en su adolescencia encontró en la música una pasión que lo hizo reconsiderar todo.

Uno de sus primeros hits fue La falsa un tema que se hizo viral en su colegio y que ahora tiene más de un millón de reproducciones en YouTube. Hay cantantes en el Caribe que lo han copiado, pero Gimario, ese que llena casi cualquier tarima a la que se acerca, solo hay uno.

Conversamos largo y tendido con el cantante que hace poco estrenó La otra, el primer sencillo desde que se mudó a San Francisco de Dos Ríos, solo, a levantar una carrera en la música.

– ¿Cuáles fueron las primeras canciones que pegó?

– Empecé como en el 2008. Yo sé fue el primer hit y después de eso vinieron otras como Ella no es suya. Muchas canciones pegaron en Limón pero no llegaron aquí.

– ¿Cuándo decide dedicarse de lleno a la música?

– Al principio todo empezó como un vacilón, no lo veía como un sueño, porque el sueño era ser futbolista. Pero le empecé a agarrar cariño a la música y me quedé con esa decisión, porque sentía que no podía dividirme en dos cosas y un día decidí dejar el fútbol porque ya no tenía ganas de entrenar. Ahí fue cuando me dediqué a la música,

– ¿Qué pensó de ese cambio su familia?

– Pues todos querían que jugara fútbol, tal vez lo veían como el camino más fácil para mí, porque ya entrenaba con un equipo y todo. Seguro no les pareció buena la idea, pero hoy son los fans número uno.

– ¿Qué cree que lo ha diferenciado de la escena de cantantes que hay en Limón?

– Tal vez es la forma en la que veo las cosas. Siento que mucho artista no confía en lo que puede hacer o puede pasar si lo haría. Siempre he creído que yo podía hacer grandes cosas y por eso me fui de Limón, no porque sea un mal lugar, sino porque sentí que ya era hora de avanzar y tomar esos riesgos son lo que me hacen diferente. Por dicha allá hay mucho talento, pero tenemos que sacrificar y esforzarnos.

Gimario cree que entre sus pasos para el 2020 será buscar más oportunidades fuera del país. Foto: Rafael Pacheco
Gimario cree que entre sus pasos para el 2020 será buscar más oportunidades fuera del país. Foto: Rafael Pacheco

– ¿Cómo es el día a día de una persona que se dedica de lleno a la música?

– Siempre trato de estar trabajando. Sin exagerar podría sacar un álbum con las 11 canciones que ya tengo grabadas, pero uno siempre cuida y descarta entre lo que hace y lo que publica. Trato de hacerlo a diario porque la verdad me encanta.

“A veces me llegan ideas y las anoto en el celular y cuando escucho un beat trato de conectarlo con eso. Pero tampoco es una rutina estricta, eso solo lo satura uno y uno más bien necesita respirar, escuchar o vivir, porque así se compone”

– ¿Cómo fue pasarse a San José?

– Creo que ha sido la mejor decisión que he tomado. He conocido a muchas personas que me han ayudado, entre ellos Jay Kendall (cantante) y Roper (padre de Jay Kendall y manager de músicos) que me han tratado como familia y me han aconsejado.

“Cuando venía para San José tenía un poco de miedo de salirme de mi rutina, pero aquí han salido muchas posibilidades para cantar y para grabar, es todo lo que le pedía a Dios”.

– ¿Cómo le ha ido con el publico de San José?

– Muy bien, la verdad es que he tenido conciertos en los que me da la sensación de querer llorar. Yo no me imaginaba llegar a ser quien soy hoy, salir al escenario y sentir ese cariño de la gente.

– ¿Ha empezado a colaborar más con artistas de acá?

– Sí, ahorita tengo una colaboración que se llama La vuelta con Estradda, Avi y Jay Kendall. Estradda fue el que me contactó y yo sin saber que Jay Kendall estaba ahí me puse a investigar. A mí me gusta que las cosas se hagan bien y vi que él trabajaba con Dallaz, un productor muy bueno que yo conocí en la escuela. Ya con las referencias me sumé a la idea, porque soy muy exigente con lo que saco. Creo que esa canción es exportable, solo necesitamos que suene bastante aquí.

– ¿Tiene el apoyo de radios?

– A veces escucho a gente diciendo que en Costa Rica no se apoya y yo no creo en eso, creo que hay que ganarse ese apoyo. Lo que sí creo..., nunca lo había dicho, pero me parece importante hablarlo: no entiendo cómo las radios saben de un artista nacional pero no lo ponen porque creen que no les va a generar nada, o no sé por qué.

“No hablo por mí, sino porque hay mucha gente buena en este país y me parece injusto, deberíamos impulsar lo de aquí porque hay mucho talento de exportación. Siento que hay artistas aquí que son mejores que algunos de los que sí suenan pero son de afuera”.

“Si hay algo que no me gusta es el menosprecio, pero ante eso yo no me enojo y reclamo, sino que me esfuerzo por demostrar aún más, no me pongo a discutir. Algo debería pasar para que las radios se den cuenta de ese potencial, pero yo no voy a buscar eso, mucho de lo que he logrado es gracias a internet”.

“Mi meta es ser siempre yo y ser el mejor yo” - Gimario

– ¿Qué son las redes sociales para usted y su carrera?

– Son todo, la verdad, es gracias a eso y la fanaticada que tengo –que es muy fiel– que he podido estar en esto mucho tiempo. Hay muchos DJ que han estado firme conmigo y me han dado la mano y siempre les agradezco por eso. Hay gente que más bien trata de poner la zancadilla, pero yo no me voy a poner a pelear; si alguien no me apoya, pues está bien, mi prioridad es trabajar y que en algún momento me quiera apoyar porque algo va a pasar.

– ¿Han cambiado la esencia de los shows desde que está en San José?

– Creo que no, cuando me monto en una tarima solo trato de divertirme y disfrutarlo al máximo y cada uno de esos momentos lo veo como una oportunidad para ser feliz, no pienso en nada y trato de hacer a la gente feliz. Si eso pudiera durarme para toda la vida, sería genial.

“Hay una parte de los shows que siempre es algo motivacional, con mensaje positivo, porque sé que me sigue mucho joven y trato de motivarlos y decirles que si tienen un sueño tienen que seguir y seguir. Yo sabía que iba a tener de todo en el camino, entonces lo importante ha sido recordar que uno se levanta y sigue. Yo siempre digo que uno no pierde, uno aprende, y eso a la larga ha servido”.