Carlos Soto Campos. 3 marzo
Sebastián Yatra dio el 'show' más destacado en Picnic. El colombiano venía de presentarse en el Festival Viña del Mar. Foto Jeffrey Zamora
Sebastián Yatra dio el 'show' más destacado en Picnic. El colombiano venía de presentarse en el Festival Viña del Mar. Foto Jeffrey Zamora

Sebastián Yatra, Sean Paul, Danny Ocean y Nacho se presentaron este sábado 2 de marzo en el Centro de Eventos Pedregal, para el festival Picnic. Esta gran fiesta al aire libre organizada por la productora Jogo se ha ido perfilando como uno de los festivales más atractivos para el público tico y, el sábado, una asistencia récord de unas 20.000 personas así lo demostró.

Pero como la naturaleza es caprichosa, la quinta edición del festival tuvo una visita furtiva de la lluvia a eso de las 5 p. m., un evento que marcó el resto de la jornada.

Era común saludar a amigos que seguían empapados dos o tres horas después y era común que la gente se preguntara “¿y vos qué hiciste durante la lluvia?”.

Patterns fue de las pocas bandas nacionales que se presentó en Picnic. Cuando finalizó su presentación, la lluvia obligó a clausurar el escenario dedicado al talento tico. Foto Jeffrey Zamora
Patterns fue de las pocas bandas nacionales que se presentó en Picnic. Cuando finalizó su presentación, la lluvia obligó a clausurar el escenario dedicado al talento tico. Foto Jeffrey Zamora

Picnic reunió a artistas como Sean Paul, Sebastián Yatra y Danny Ocean, quienes lograron hacer que la gente se olvidara de la lluvia y se concentrara en disfrutar con sus amigos.

Esta es la mejor calidad de Picnic: llueva o truene es un espacio en donde cientos de grupos de jóvenes se reúnen a disfrutar y a tener una noche memorable (o mejor dicho, instagrameable).

Al calor de la lluvia

Empecemos la crónica por el final de la jornada. Alrededor de las 11:30 de la noche Sean Paul había terminado su concierto y había puesto a bailar a los ticos con canciones como Gimme the Light o colaboraciones nuevas como Cheap Thrills y Rockabye.

Para ese mismo punto el DJ R3hab estaba por tomar el escenario Blackout, el único techado. Grupos de amigos buscaban dónde seguir la fiesta o algo de comida para retirarse del espacio.

Diego Torres sorprendió con popurrís de canciones de 'reggae' y, por supuesto, que contagió de 'Color esperanza' a la audiencia. Foto: Jeffrey Zamora
Diego Torres sorprendió con popurrís de canciones de 'reggae' y, por supuesto, que contagió de 'Color esperanza' a la audiencia. Foto: Jeffrey Zamora

El venezolano Nacho también había hecho lo suyo cantando Me voy enamorando, o una versión diferente de Mi niña bonita en la que su banda empezó tocando la pista musical de Every Breathe You Take de The Police. Encantó, de igual manera, Diego Torres que armó un coro enorme para Color esperanza.

Durante todas esas presentaciones, las zonas vip (la Credomatic y la Jogo) aún tenían charcos de lluvia y llevaban horas sin sistema para comprar cervezas con tarjeta. El mismo problema con varios puestos de comida.

Era un final agridulce para un festival que prometía marcar tendencia, con cuatro escenarios, variedad musical, áreas de descanso, lugares de recreo y buena gastronomía.

El big bang
Juan David Gálvez de Alkilados llegó al escenario con una bota que le inmovilizaba el pie. Pero la emoción de volver a Costa Rica lo obligó a ponerse de pie (pese a las recomendaciones médicas). Foto: Jeffrey Zamora
Juan David Gálvez de Alkilados llegó al escenario con una bota que le inmovilizaba el pie. Pero la emoción de volver a Costa Rica lo obligó a ponerse de pie (pese a las recomendaciones médicas). Foto: Jeffrey Zamora

Uno de los primeros shows de Picnic fue el concierto de los colombianos de Alkilados, muy queridos por temas como Una cita. Ellos iniciaron su participación a las 4:30 p. m., con media hora de atraso. A partir de ese punto, los horarios de conciertos en los escenarios más grandes (puestos uno a la par del otro y llamados Credomatic e Imperial) se fueron atrasando.

A las 5 p. m. cayó el baldazo y ese fue el punto de giro, el big bang de todo el festival que hasta ahora había transcurrido sin problemas.

Buena parte del público salió huyendo del concierto hacia la zona de comidas, que estaba techada con plástico. Sin embargo este filtró el agua y los asistentes debieron correr a las zonas techadas de Pedregal para evitar mojarse.

En ese punto, los nacionales de Patterns recién habían terminado su concierto en el escenario Tropical (dedicado a bandas nacionales) y Juan Magán estaba por salir al escenario.

El escenario Credomatic y el Imperial de Picnic estaban lado a lado. En tarima, Danny Ocean, uno de los mejores recibidos por el público. Foto: Jeffrey Zamora
El escenario Credomatic y el Imperial de Picnic estaban lado a lado. En tarima, Danny Ocean, uno de los mejores recibidos por el público. Foto: Jeffrey Zamora

La ironía es que el escenario Tropical debió ser clausurado por los efectos de la lluvia, dejando a los asistentes con ganas de ver a grupos como 424, Cocofunka, Flamingo, Sonámbulo y a los DJ de Rising Sound.

Al dejar a todos los grupos nacionales en una sola tarima –no desperdigados en los escenarios principales como se ha hecho antes– la música nacional tuvo poca visibilidad durante Picnic.

Quizá el énfasis de festival no era brindar opciones para “descubrir” música, pero las bandas nacionales de seguro aprecian la oportunidad de causar un impacto en un festival de público tan variado como este.

Triunfantes
Sebastián Yatra no se quedó quieto en el escenario y le arrancó gritos a todo el público en su segunda visita al país. Foto Jeffrey Zamora
Sebastián Yatra no se quedó quieto en el escenario y le arrancó gritos a todo el público en su segunda visita al país. Foto Jeffrey Zamora

Si hubo ganadores en términos de exposición de seguro fueron Danny Ocean y Sebastián Yatra, dos de los artistas más jóvenes del cartel. El venezolano tocó muy poco, pero lo suficiente para gustar en su primera visita.

Danny Ocean, de 26 años, llegó al estrellato con su tema Me rehúso y es seguro que a muchos aún se les erice la piel escuchando los videos de esa presentación. Era literalmente miles de personas coreando junto a él este tema que narra el dolor de dejar a una pareja, y en su caso, una historia más complicada, al haber tenido que migrar de Venezuela en el 2015.

Ocean le contó al público que su baterista, Fernando Retana, es un tico y que con él estaría interpretando otros de sus sencillos, como Dembow.

En el caso de Sebastián Yatra, de 24 años, la expectativa era alta y la rompió de un portazo. El artista venía de cantar en Viña del Mar y demostró por qué fue que se ganó una gaviota de plata y otra de oro en ese festival.

Unas 20.000 personas asistieron a Picnic. en el público no faltaron banderas de Venezuela, y artistas como Sebastián Yatra clamaron por darle
Unas 20.000 personas asistieron a Picnic. en el público no faltaron banderas de Venezuela, y artistas como Sebastián Yatra clamaron por darle "libertad" al país suramericano. Foto: Jeffrey Zamora

El colombiano salió con toda la artillería: desde canciones sensuales como Sutra, seductoras como Por fin te encontré, y hasta baladas más tristonas como No hay nadie más, que él interpretó en guitarra.

Durante su sencillo más conocido, Traicionera, Yatra se quitó la camisa y el público enloqueció. Se puso una camisa de la Selección Nacional de fútbol pero rápidamente se la removió para volver a enloquecer al público. Se mantuvo sin camisa para cantar Déjame robarte un beso y así selló su éxito en suelo tico.

Momentos tan altos y tan memorables como estos son los que nos aseguran que Picnic aún tiene mucho que ofrecer y que el público seguirá emocionándose con sus alineaciones.