Carlos Soto Campos. 19 octubre, 2017

En noviembre del 2015, el Centro Cultural de España (CCE), abrió las puertas de la Casa Caníbal, en Barrio Escalante, un espacio para extender su labor de apoyo a la cultura en el país.

Las habitaciones se llenaron de obras para exponer, camas para los huéspedes y los utensilios propios de una casa. Pero una de las habitaciones, un viejo estudio de grabación, permanecía sellada hasta hace unos meses. Eso hasta que inició La Movida Caníbal.

“Queríamos reactivar el estudio y lo hicimos de una forma muy guerrillera. Había mucho hardware obsoleto, algunos equipos se dañaron, y como se usaba como bodega el espacio estaba un poco dañado, pero poco a poco vamos sacándole provecho”, explicó Fo León, encargado del proyecto.

Desde mayo del 2016, León se ha involucrado con el CCE como coordinador del ciclo de conciertos gratuitos “...en el Farolito”, en el que pretende acercar al público a distintas propuestas de música original costarricense.

El estudio se reactivó en agosto y a partir de ese momento se han dedicado a registrar algunas de esas propuestas, sobre todo aquellas que no habían tenido oportunidad de grabar antes y “cuyo momento de documentación debe ser este, (son) sonidos que tal vez no tienen la capacidad de gestión para documentarse”, explicó.

La cantautora Ánama grabó un álbum en el estudio de La movida caníbal, el 8 de agosto.
La cantautora Ánama grabó un álbum en el estudio de La movida caníbal, el 8 de agosto.

Su aliado en el proceso ha sido Daniel Ortuño, guitarrista de los grupos Los Waldners y Rabia y que además ha grabado a otros grupos nacionales, como Las Robertas y The Great Wilderness.

“Esta primera temporada –por así llamarla– fue escogida por La Movida Caníbal, pero la idea es que más adelante la convocatoria sea abierta en un futuro”, comentó Ortuño.

”Al ser una inversión de la cooperación internacional, creo que permite cierta proyección que tal vez un emprendimiento más amateur o local”, agregó.

A la fecha, La Movida Caníbal ha publicado tres sesiones grabados en vivo junto a las cantautoras Ánama y Emma Brott y una tercera junto al grupo de punk rock A Merced. Las tres pueden descargarse gratis en la página en Bandcamp del CCE.

Según León, el trato es que los artistas no pagan y el público tampoco. Las grabaciones de La Movida Caníbal quedarán de manera perpetua como descargas gratuitas, pero los artistas pueden tomar esas grabaciones y remezclarlas en una nueva versión de la canción, si así lo quieren. El objetivo es que la música circule y que las nuevas voces lleguen a nuevos oídos.

Emma Brott en el estudio de La movida caníbal, el 14 de agosto.
Emma Brott en el estudio de La movida caníbal, el 14 de agosto.
Procesos

Una parte del equipo de grabación en la Casa Caníbal estaba obsoleto, pero Ortuño y León hicieron frente a esto pidiendo equipo prestado y buscando colaborar con artistas que se ajustaran a esas limitaciones.

“Empezamos con dos cantautoras, dos personas que sabíamos iban a poder grabar en vivo sin problemas. Con ellas identificamos algunas limitaciones y las resolvimos.

”Luego, trabajamos con A Merced, un power trio (guitarra, bajo y batería), con el que pudimos ver otras cosas qué mejorar. Así vamos ganando confianza de qué es lo que se puede hacer en ese espacio”, detalló Fo León.

Fo León dijo que este primer año, van a trabajar con artistas cercanos de San José (el próximo lanzamiento será del grupo Leche de Coco, de calipso). Pero entre sus metas está extender la movida.

Daniel Ortuño, productor de La movida caníbal, junto a Nanuka de A Merced.
Daniel Ortuño, productor de La movida caníbal, junto a Nanuka de A Merced.

“Esperamos que de aquí a enero o febrero nos lleguen propuestas de lugares que no conocemos, para ampliar el espacio de trabajo y el diálogo con otros lugares; incluso tratar de llevar este proyecto a otros países”, señaló León.