Carlos Soto Campos. 7 octubre

¿A qué le recuerda el nombre Bryan Adams? Quizá a escuchar alguna canción romántica en la radio y, aunque decimos alguna, son muchas: (Everything I Do) I Do It For You, Summer ‘69, Heaven o, quizá, All For Love, la cual cantó con Rod Stewart y Sting.

Bryan Adams se ha ganado el corazón de miles con sus canciones. Ha vendido más de 65 millones de discos en todo el mundo. AFP
Bryan Adams se ha ganado el corazón de miles con sus canciones. Ha vendido más de 65 millones de discos en todo el mundo. AFP

De esos tres mosqueteros, solo Sting ha cantado el país –en cuatro ocasiones–; sin embargo, esto está por cambiar este martes 8 de octubre, cuando Bryan Adams finalmente interprete sus entrañables éxitos en el país.

El cantautor canadiense se presentará este martes en el Anfiteatro Coca-Cola de Parque Viva, en una noche que promete estar llena de romanticismo.

Adams dejó su huella en la música romántica de los años 80 y 90 no solo con sus canciones, sino con un estilo sin complejos para hablar del amor y el sexo, sensible como él solo y siempre honesto como libro abierto. Muchos lo intentaron copiar, pero él es el único que perdura: él y su talento.

Antes de su presentación, Bryan Adams concedió una entrevista por correo electrónico a Viva, en la cual explicó que tiene altas expectativas sobre su primer concierto en el país.

“Conozco un poco de Costa Rica, pasamos algo de tiempo en el norte del país en nuestro camino a Suramérica en la última gira (en el 2017)”, recordó el cantante de 59 años.

“En esta ocasión tenemos la oportunidad de dar un show y eso siempre es algo bueno. Me emociona mucho poder volver a este país”, agregó.

Adams vendrá a cantar sus éxitos y también a promocionar los temas de su álbum Shine a Light, publicado en enero. El disco número 14 de su carrera tiene muchos temas personales y en este trabajo se permite abrir su corazón, como es costumbre, y lo hace desde el pop, el rock y el R&B.

En la conversación por correo electrónico abordó los hitos de su carrera, así como los retos de hacer un nuevo álbum.

Con altas expectativas, él le promete a los ticos que verán “una de la mejores giras que he hecho”.

Aún quedan boletos disponibles para el concierto en boleteria.cr, desde los ¢25.000 (de pie frente al escenario).

Su vida
Adams ha usado su voz para unirse a diferentes causas sociales. Ha cancelado dos conciertos en Misisipi en protesta contra la promulgación de leyes discriminatorias contra lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT). Archivo LN.
Adams ha usado su voz para unirse a diferentes causas sociales. Ha cancelado dos conciertos en Misisipi en protesta contra la promulgación de leyes discriminatorias contra lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT). Archivo LN.

Pocos saben que Bryan Adams, la voz que se ha encargado de enamorar a varias generaciones, creció viajando por el mundo. Su padre, un militar inglés, consiguió un puesto como diplomático en Lisboa, donde Bryan cursó la primaria; luego, esta familia viajó por Tel Aviv, Israel, y Viena, Austria.

En 1974, la familia regresó a Canadá, a la ciudad de Vancouver, donde Adams finalmente encontró su gran amor: la música. Fue parte de una banda llamada Sweeney Todd (que sorprendentemente sigue activa), pero solo un año.

A los 18 años conoce a Jim Vallance por medio de un amigo en común y ahí sucede magia: componen canciones como un dúo dinámico, como Elton John y Bernie Taupin, como Lennon y McCartney, y pronto son firmados por un sello disquero, que les ofreció un dólar por ser parte de la nómina.

La colaboración entre Adams y Vallance se mantiene; de hecho, la mitad de las nuevas canciones en su disco fueron co-escritas con él. Adams no habla mucho acerca de los procesos creativos que han sostenido como dupla y sí admite que la inspiración llega cuando se está trabajando.

“La inspiración realmente viene de los lugares en que uno menos se lo espera, pero sí puedo decir que ayuda trabajar en lo que uno ama para llegar ahí. Creo que esos momentos de inspiración vienen cuando estás listo”, afirmó.

La inspiración, como ya sabemos, le llegó con fuerza para escribir cuatro sencillos número uno en la lista Billboard Hot 100 y llegar a vender más de 65 millones de álbumes en toda su carrera.

Quizá el mayor golpe de inspiración lo recibió a los 25 años con el álbum Reckless (1984), que ha vendido más de 12 millones de copias alrededor del mundo.

Este disco –que contiene éxitos como Run to You– ahora es considerado un clásico. Su sonido romántico se coló de golpe en radios, televisión y otros medios; rápidamente, se volvió un nuevo estándar para muchos cantantes, en una época en la que el rock se estaba poniendo más pesado.

Adams es modesto recordando estos logros en su carrera. “Reckless fue la mejor colección de canciones que pude haber escrito en ese momento y curiosamente muchas de esas canciones funcionaron en Norteamérica, pero no se volvieron hits en el resto del mundo hasta 10 años después, cuando lancé el álbum Waking Up The Neighbours (1991)”, explicó.

Este otro álbum, que incluyó el megaéxito (Everything I Do) I Do It for You, lo catapultó durante la década de los 90 y así, él construyó su legado.

Nuevas canciones

Bryan Adams nunca le ha temido a la colaboración y, por eso, la canción que le da nombre a su nuevo trabajo discográfico, una obra íntima sobre sus padres, fue escrita con la ayuda de Ed Sheeran, que, por edad, fácilmente podría ser su hijo. Según aceptó Adams, todo fue “muy fácil y muy inspirador”

“Le envié mis ideas y él me envió las suyas, todo por correo electrónico. Fue muy divertido”, comentó.

La canción dice en su coro (traducido) “enciende una luz / porque estuve perdido en el mar / mientras las olas me arrastraban hacia el fondo”, un sentimiento pesado que Adams interpreta en una canción animada.

Esta es la portada del disco 'Shine a Light', nuevo disco de Bryan Adams. Imagen: cortesía de Move Concerts.
Esta es la portada del disco 'Shine a Light', nuevo disco de Bryan Adams. Imagen: cortesía de Move Concerts.

“Escribí el coro de la canción en un punto de mi vida en el que estaba perdiendo a mi padre y a mi madre. Solo ella sobrevive y lo veo como un homenaje a ellos”, contó Adams sobre el difícil momento.

El álbum tiene una sola invitada en las voces, Jennifer Lopez, quien canta junto a él That’s How Strong Our Love Is, pieza de R&B que fue lanzada como el segundo sencillo.

Talk to Me es un tema dedicado a sus hijas, Mirabella Bunny, de 8 años, y Lula Rosylea, de 6, pensando en las edades en las que “no tenían la capacidad de expresar lo que sentían” y cuando él no podía esperar para oír lo que tenían que decir.

Por el mundo

Además de músico, Bryan Adams es fotógrafo; ha expuesto varias veces en Europa y ha tenido frente su lente desde la reina Isabel II –en ocasión de su jubileo– y hasta a Amy Winehouse. La foto que tomó Bryan Adams de la diva británica adorna la portada de Lioness: Hidden Treasures, álbum publicado seis meses después de la muerte de Winehouse.

Él también ha fotografiado zonas en conflicto y a personas sin hogar; asegura que le gusta trabajar con “quien sea, no tengo preferencias específicas”.

Adams también se ha hecho fama como filántropo, apoyando causas ambientalistas y manifestándose en contra del maltrato animal. Su cuenta de Twitter –donde lo siguen unas 600.000 personas– está llena de mensajes para la protección de las ballenas, los elefantes, los tiburones y otras especies.

Ha donado millones a causas humanitarias y así, en su nueva gira, se alió con la empresa DHL para plantar un árbol por cada boleto que se compre de su gira Shine A Light.

Ha recibido múltiples galardones por sus fotos y su trabajo filantrópico, pero, aún así, Adams está claro en que su trabajo principal es hacer música y tocarla en distintas ciudades.

Volviendo a los tres mosqueteros que cantaron All For Love, Bryan Adams es el único de los tres que todavía no es parte del Salón de la Fama del Rock and Roll.

¿Le interesaría ser parte de esta icónica institución? “Claro, aunque no está en mi radar. Creo que hay personas muy importantes a las cuales incluir antes”, dijo, con la modestia que lo caracteriza.