Música

Adrenal desata toda su fuerza

Desde el 2006, la banda tica de death metal acariciaba la idea de un primer álbum. Le tomó tiempo, pero su hora llegó: el As Paradise Burns salió al mercado para dar testimonio de que aquí se hace rock y con garra

Adrenal venía cantando que esto iba a pasar desde hace años atrás, y eso no es una exageración. Casi en son de broma, la banda costarricense de deathmetal lo retoma cuando se le pregunta por el álbum debut, al fin publicado, As Paradise Burns: “Sí, es cierto. Desde el 2009 estamos diciendo que ‘el próximo año sacamos el disco, el próximo año...”.

Lo dice y se ríe, Diego Rodríguez Richmond, cuando tiene que contabilizar el tiempo que la banda, y la escena, han esperado el As Paradise Burns; casi tres años.

El guitarrista, que llegó a la formación en el 2006 poco tiempo después de que Emmanuel Sotela y Narayan Barrantes. –en ese momento y ahora unos Akasha– y Alberto Montero –para ese entonces recién salido de December’s Cold Winter– armaran Adrenal.

La banda nació porque era urgente para Emma Sotela –así le llaman en la escena– poder sacarse de adentro esa vena dura que no tiene sentido, ni espacio, en Akasha. O armaba Adrenal, o se iba a asfixiar, quizás.

Encontró los músicos afines a la idea. Diego Rodríguez Richmond fue de los primeros en apuntarse. “Vino a un ensayo y nunca se fue”, cuenta Emma en son de broma. Una frase en la que Diego asiente con la cabeza mientras hace una mueca y sube los hombros como diciendo: “pues sí”.

La alineación con la que empezó Adrenal no es la misma hoy. Los Adrenales ahora son: Alberto Montero (cantante), Emmanuel Sotela, Diego Rodríguez (ambos en las guitarras), Hermann de la Fuente (bajo), Allen Obando (teclados) y Fabián Sánchez (batería).

Es en sí esta formación la que celebra, finalmente, la llegada de un álbum debut que, al menos 2.899 seguidores de la cuenta de Facebook de Adrenal, han estado esperando.

En complicidad. Adrenal tenía dos caminos para lanzar su disco debut. Uno era sacarlo a cómo diera lugar si eso significaba publicar pronto, o bien tomarse las cosas con paciencia franciscana y sacar el disco cuando fuera el momento, sin importar el tiempo.

El segundo sendero fue el que escogió Adrenal. Y así, la banda que lleva el nombre de la glándula que produce la adrenalina, se aseguró de debutar con un álbum producido por Juan Pablo Calvo, cerebro de Time’s Forgotten, y masterizado por Jens Brogen de Fascination Street Studios, en Suecia, famoso por su trabajo con bandas como Opeth, Soilwork, Devin Townsend, Katatonia, entre otras.

“Pues sí, Lo bastante despacito. Una banda debe tener como cartas de presentación una buena grabación, sea un EP o un álbum, y un producto audiovisual de calidad. No tenía sentido sacar un disco por sacar un disco, teníamos que hacerlo bien”, confesó Emma Sotela.

Importante en el caso del As Paradise Burns es que tuvo un proceso de maduración. Varias de las maquetas del disco fueron naciendo a principios de la vida de Adrenal, cuando Narayan Barrantes era aún su baterista. Ya en ese entonces, Juan Pablo Calvo participaba del proceso de preproducción. Si alguien conocía bien la naturaleza de los temas que irían en el álbum debut ese era el Time’s Forgotten.

“Me acuerdo que Juan Pablo (Calvo) estaba comenzando la grabación del segundo disco de Time’s (Dandelion) y bueno, después de algunos ajustes con la alineación de Adrenal, y de buscar el presupuesto y otras cosas, yo terminé grabando casi paralelamente en el Cerca del Sol (disco que Akasha lanzó en el 2010) y en el As Paradise Burns”, recordó Sotela.

“Trabajamos duro en las maquetas. Grabábamos de 2 p. m. a 2 a. m. durante días”, dijo Diego Rodríguez. La alianza con Calvo fue un voto de confianza ante una figura que la banda respeta. “Admiramos mucho el trabajo que hace Juan Pablo con Time’s Forgotten, y eso nos dio una seguridad a la hora de trabajar el disco. Tenía buenas ideas y logró captar lo que queríamos hacer”, explicó Diego Rodríguez.

La mezcla final del disco estuvo lista el año pasado, pero Adrenal se tomó tres revisiones del material antes de dar el visto bueno.

100% adrenalina. ¿Qué era lo que Adrenal quería lograr?

La respuesta no es tan complicada: un disco intenso que reflejara el trabajo complejo en composición y con contenido en sus letras. La mayoría de los textos del As Paradise Burns son de Alberto Montero, un hombre que lee a mares, que siente afecto por lo científico y que tiene a la imaginación como gran aliada.

Es así, como el As Paradise Burns quedó armado por 11 temas que dieron un álbum intenso, de crítica social e individual pero no depresivo, ni oscuro.

“No somos la típica banda gritando ‘te odio’. Todas las letras tienen cosas científicas, de ciencia ficción, novelas convertidas en metáforas”, explicó Emma Sotela.

Pound, segundo tema del disco, es agresiva a los oídos y nació de la pasión de Alberto Montero por las artes marciales, mientras que Schrodinger’s Cat está inspirada en un experimento.

Ya para el 2006 a ese tema, Adrenal le decía El gato y a Cydonian Lander la apodaba La vikinga.

Las piezas del As Paradise Burns tuvieron un proceso de maduración largo, tanto así, que lo primero que le enseñó a tocar Adrenal a Diego Rodríguez cuando entró a la banda fue Con the Verses, que es el tema tres del As Paradise Burns.

El que sí es un tema de muy reciente factura es Ashes, composición creada en el Bushido Audio Productions, estudio de Juan Pablo Calvo, como una idea de Emma Sotela. Él quería una especie de respiro con un tema instrumental y quedó como el tema siete del tracklist.

El álbum debut le está dando a Adrenal un resultado que no esperaba. Ha sido tan bien acogido que en velozmente ha colocado tres canciones en rotación en Nueveunocinco (91.5 FM): Schrodinger’s Cat, The Bleakness y Pound.

“Este disco nos puso en el mapa sin esperarlo. Estamos teniendo cerca de 1.500 visitas en nuestro perfil de gente de Estados Unidos escuchando nuestra música y eso nos motiva mucho”, concluyó Diego Rodríguez. La banda espera que la buena estrella los siga en el camino del As Paradise Burns.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.