Viva

Los libros costarricenses que darán de que hablar en la Feria del Libro 2019

Durante los diez días de feria se llevarán a cabo 84 presentaciones de libros, dentro de las que destacan varias propuestas nacionales que traerán nuevas miradas hacia la literatura local.

Desde su anuncio, la vigésima edición de la Feria Internacional del Libro de Costa Rica (FILCR) ha destacado por la magnitud de su envergadura. A las decenas de conversatorios, talleres, recitales y conferencias que se suelen llevar a cabo en el marco de su celebración, se le ha sumado el prestigioso cartel de invitados internacionales y los estimulantes espacios de discusión que trae consigo Centroamérica Cuenta, máximo encuentro de escritores en la región.

Para aquellos afines al mundo de las letras, la vasta oferta de actividades puede percibirse tan alucinante como sobrecogedora, por lo que se vuelve indispensable focalizar la esencia del magno evento: la creación literaria.

Entre el 10 y el 19 de mayo, San José se transformará en un epicentro cultural; una valiosa vitrina en donde la literatura costarricense dialogará y se complementará con los máximos exponentes de Iberoamérica.

Dentro de las novedades locales de esta edición destacan estilos rompedores, relatos imaginativos y visiones de mundo refrescantes que, desde su creatividad y lucidez, dan una pincelada del diverso acontecer nacional.

Áspera noche, de Paul Benavides (Letra Maya)

En su nuevo poemario, la pluma del escritor nacido en Heredia promete sumergir al lector en una introspección intima y sin tapujos; una colección de autorreflexiones donde la memoria y la nostalgia se entrelazan para comprender la naturaleza de las sensaciones que perduran.

Para un siglo con cédula. 18 años de poesía Perro Azul, G. A . Chaves (Perro Azul)

Para una persona cualquiera, llegar a la mayoría de edad suele representar un momento donde la incertidumbre y la gratificación conviven. En el caso de una editorial independiente, ambos sentimientos se amplifican. Desde el amanecer del nuevo milenio Perro Azul se ha dado a la tarea de difundir y dar una plataforma para las voces emergentes más osadas de la poesía nacional. Más allá de la inapelable riqueza estética de los versos compilados, Para un siglo con cédula se acentúa como un testamento de consulta obligada para todo aquel interesado en la evolución literaria en Costa Rica.

Transhumano. Demasiado transhumano, de Fernando Contreras (Editorial Costa Rica)

En esta ocasión, el connotado escritor de libros como Única mirando al mar (1993) y Los Peor (1995) traduce sus agudos señalamientos sociopolíticos en una “colección de delirios futuristasque exploran la esencia del ser humano y el futuro del planeta.

El conejo de la quebrada, de Fabián Coto Chaves (Encino)

El joven autor cartaginés presenta su cuarta publicación, una novela a manera de estado de consciencia. La escritura de Coto fluye con libertad y se libera de las ataduras del incidente, enalteciendo así sus ácidas observaciones sobre memorias y entornos cotidianos.

Pequeña Bichopedia ilustrada, de Jaime Gamboa (La Jirafa y Yo)

A través de la literatura infantil, el músico Jaime Gamboa (de Malpaís) encuentra formas novedosas de balancear el activismo social con su sensibilidad artística. En la Pequeña Bichopedia ilustrada la misión de familiarizar a los más pequeños con fauna autóctona y generarles consciencia ambiental se expresa desde cuentos tan vibrantes como las coloridas ilustraciones que los acompañan.

Extrañamiento, de Paula Piedra (1390 Ediciones)

La singularidad que caracteriza la mirada de Paula Piedra se refiere tanto a los lugares que enfoca como a las formas en que lo hace. En Extrañamiento, una de las publicaciones finales de 1390 Ediciones, su prosa concreta sirve como una especie de gramática propia desde donde sus señalamientos cotidianos se entienden como cuestionamientos de lo universal.

Abrazos de matapalo, de Santiago Porras (Editorial UNED)

La pluma de Santiago Porras esquiva cualquier pudor a la hora de retratar su concepción de la identidad guanacasteca. Alejado de los costumbrismos idealizados y de las superficies turísticas, su propósito yace en problematizar aquellos tejidos sociales que rara vez se confrontan, en este caso la afectación de la violencia machista y el patriarcado a un entorno usualmente invisibilizado.

Infedelicias, de Arabella Salaverry (Uruk)

La experimentada actriz y escritora construye un mundo onírico donde lo prohibido sucumbe ante los deseos primarios y las limitaciones se difuminan entre panoramas ocultos. Asentados ahí, sus relatos navegan los inciertos mares del subconsciente a través de relaciones entre lo erótico, lo desolado y lo aspiracional.

Atrevidas. Relatos polifónicos de mujeres trans, de Camila Schumacher (Perro Azul)

Las crudas realidades que implica ser una mujer transexual solo pueden dimensionarse al ser vividas en carne propia. En Atrevidas, Camila Schumacher lo sabe, y por ello, desde la riqueza de su pluma, brinda un espacio para que estas mismas voces pinten sus propios retratos, cada una añadiendo matices específicos desde sus experiencias, y a la vez evocando sentimientos representativos de toda una comunidad.

Calladas nunca más, Antología poética feminista (Cartón-Era) / Mi desamor es una dulzura invaluable, antología de mujeres jóvenes (Encino)

Dos antologías, diversas estéticas, y múltiples miradas singulares. Cada selección parte de su propia propuesta, pero ambas llegan para hacer luz en aquellas vivencias y preocupaciones que no son parte de los cánones establecidos. Desde la prosa, la poesía, la dramaturgia y la ilustración, cada una de las artistas representa una voz transgresora que debe ser escuchada.

Alonso Aguilar

Alonso Aguilar

Periodista y productor audiovisual de la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre cine, música, arte y demás expresiones culturales.