9 diciembre, 2017

En la noche del 8 de diciembre del 2012, la cantante Jenni Rivera se encontraba en los cuernos de la luna, acababa de dar un concierto en la Arena Monterrey, la cual había sido abarrotada por 17.000 personas, a las que les cantó durante cuatro horas sobre el amor y el desamor.

Jenni Rivera murió el 9 de diciembre de 2012, tenía 43 años. Foto: Archivo
Jenni Rivera murió el 9 de diciembre de 2012, tenía 43 años. Foto: Archivo

Al bajar del escenario su disquera la esperaba para entregarle un Disco de Oro y Platino por las altas ventas de su material La misma gran señora y además era coach de La Voz México. La vida le sonreía a la llamada Diva de la Banda, pero el destino tenía otros planes para ella y la muerte la sorprendió.

Después de esa madrugada del 9 de diciembre, cuando su avión se desplomó en la Sierra Madre Oriental en el municipio de Iturbide en Nuevo León, México, muchas cosas han pasado en la historia de su familia y su legado a cinco años de su fallecimiento.

Al momento de su muerte la fortuna de Jenni estaba valorada en $25 millones, concentrados en la empresa Jenni Rivera Enterprises (JRE), que englobaba sus programas de televisión, ropa, fragancias y cosméticos, todo administrado por su hermana Rosie, quien es la albacea y que en dos años incrementó esa cantidad a $300 millones.

La hermana de Jenni ha declarado que todo lo que se ha trabajado en JRE es para los hijos de la cantante, excepto “Chiquis” quien quedó fuera de su testamento, pero Rosie no la desamparó y le dio empleo dentro de la empresa, donde percibe un sueldo al igual que ella.

La única película que Jenni hizo como actriz fue Filly Brown, que se estrenó en el 2013 y recaudó $2,8 millones, cuando su costo de producción fue de $427.000. En años pasados fue vendida la mansión de Rivera, ubicada en Encino, California, por $4 millones, fue adquirida por Nick Lachey, exesposo de Jessica Simpson.

En 2017 un juez ordenó la indemnización a las familias de las víctimas que la acompañaban: Arturo Rivera Ruiz, los pilotos Miguel Pérez Soto y Alessandro Torres Álvarez, el abogado Mario Macías Pacheco, el maquillista Jacob Yebale y el peinador Jorge Armando Sánchez, con la cantidad de $10 millones.

Esta cantante mexicoamericana que inició su carrera artística en 1991, logró vender un millón de discos en vida y otro millón más de manera póstuma.

Su historia

Este año también salieron a la luz dos series biográficas realizadas por dos televisoras: Su nombre era Dolores, la Jenni que yo conocí (Univisión) y Jenni Rivera: mariposa de barrio (Telemundo). La primera se realizó sin el apoyo de la familia de la cantante y demandaron a la cadena de televisión, por considerar que tiene escenas difamatorias y fue realizada con testimonio de Pete Salgado, exmánager de Jenni, con quien tenía firmado un contrato de confidencialidad. La demanda es por $10 millones por compensación de daños.

Varios libros se han escrito sobre la historia de “la gran señora”, comenzando por su autobiografía Inquebrantable, la cual fue publicada en el 2013 pero fue escrita por ella en colaboración con su amiga Laura Lucio meses antes de su muerte; en una semana vendió más de 19.000 copias en Estados Unidos. En el 2015 su hija "Chiquis" editó un libro titulado Perdón, en el cual cuenta su verdad en torno a la relación que tenía con su mamá, pasajes oscuros de su vida y que motivó el alejamiento con su progenitora. Su libro ha recaudado $5 millones con lo vendido en México y Estados Unidos.

La artista mexicana obtuvo varios premios durante su carrera, entre ellos, los reconocimientos Lo Nuestro. Foto: Archivo.
La artista mexicana obtuvo varios premios durante su carrera, entre ellos, los reconocimientos Lo Nuestro. Foto: Archivo.

También se editaron We love Jenni y Jenni Rivera: la increíble vida de una mariposa guerrera; está en proceso Su nombre era Dolores, la Jenni que yo conocí, escrito por Pete Salgado y Gabriel Vázquez, quienes trabajaron con ella durante 10 años y fue el texto base de la serie.

El pasado noviembre Vance Owen, representante de las víctimas, por fin reveló cual fue la causa del este accidente, “un tornillo que controla el elevador, que es como un volante del avión (que causa que suba y baje), tuvo un problema”, declaró a un programa estadounidense, de acuerdo a las investigaciones realizadas por la Agencia Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA), en colaboración con la Dirección General de Aviación Civil mexicana.

Actualmente su hija “Chiquis” Rivera es una conocida cantante en el género de la música regional mexicana, que ha comenzado a ganarse un sitio en este mercado por méritos propios; por ejemplo, ha estado nominada a artista femenina regional del año en los Premios Lo Nuestro, en el 2015. Su hermano menor Johnny López se declaró abiertamente gay hace unas semanas, lo que causó polémica pero fue apoyado por la propia “Chiquis”.